‘Star Wars: The Force Awakens’: ¿En qué consistirá el Despertar de la Fuerza?

La nueva entrega de la saga galáctica ya tiene título: te ofrecemos teorías a granel sobre su significado.

Por
07 de noviembre de 2014

En lo que a títulos (o subtítulos) se refiere, reconozcamos que este es de los buenos. Tras muchos dimes y diretes, resulta que el Episodio VII de Star Wars dirigido por J. J. Abrams ha sido bautizado como The Force Awakens. Una rúbrica que, aun sin romper la pana, resulta concisa, eufónica, capaz de tentar por igual a los fans veteranos y a los jóvenes padawan… y  que admite dos posibles versiones en castellano. Si los distribuidores hispanoparlantes del filme quieren tirar por lo literal a costa de los matices, conoceremos a esta película como “La Fuerza despierta”, palabras que se prestarán a cierta confusión (¿se acaba de despertar la Fuerza de una siesta más o menos larga? ¿Nos intentan decir que la susodicha es muy espabilada?), mientras que otra posible versión, más elegante y precisa por lo demás, sería “El despertar de la Fuerza”. En todo caso, y ateniéndonos al original en inglés, parece que ese campo de energía que une a todas las cosas vivas (así lo definió Obi-Wan Kenobi hace la friolera de 37 años) va a experimentar un pico de actividad cuando el filme se estrene en diciembre de 2015. Y, como warsies de pro que somos por acá, en CINEMANÍA nos hemos dedicado a cotejar rumores, cribar teorías y consultar nuestros holocrones para descifrar todo lo que implica ese título.

Primera deducción: A más Fuerza, más Jedi

star-wars-epiosde-7-cast-image

¿A qué dedicaba sus esfuerzos Luke Skywalker tras la Batalla de Endor y el final de El retorno del Jedi? Pues, según ese Universo Expandido del que Lucasfilm, Disney y Abrams no quieren ni oír hablar a día de hoy, a reconstruir la Orden Jedi fundando una Academia a tal efecto. Si bien el estreno de The Force Awakens borrará de un plumazo todas esas historias (incluyendo, muy a nuestro pesar, las estupendas novelas de Timothy Zahn) debemos asumir un hecho cierto: sin caballeros espaciales con sable de luz, Star Wars tiene muy poca gracia. Sumemos a ello que la nueva entrega tiene un reparto lleno de rostros noveles, y llegaremos a la conclusión de que entre ellos debe hallarse, por narices, algún candidato a recibir las antiguas enseñanzas. ¿Se tratará de John Boyega? Posiblemente, porque los rumores le adjudican el personaje de “un desertor imperial que siente la llamada de la Fuerza”. ¿Encarnarán Daisy Ridley, Crystal Clarke y/o Lupita Nyong’o a las primeras damas Jedi con un protagonismo destacado en la saga? Pues ojalá. ¿Cumplirán los fans de Juego de tronos su sueño de ver a Gwendolyne Christie empuñando una espada láser? Crucemos los dedos… y recordemos que, entre nuestras aspiraciones de fans para el Episodio VIIse hallaba la de encontrarnos con nuevos personajes jóvenes y carismáticos. Esta podría ser la ocasión ideal para ello.

Segunda deducción: A más Fuerza, más Sith (¡oh, cielos!)

SithWarriors-TORtrailer

Basta con recordar los estrangulamientos telequinéticos de Darth Vader, los manejos de Palpatine en el Senado Imperial y a ese Darth Maul atravesando a Qui-Gon Jin con su sable doble para recordarlo: la Fuerza tiene dos caras, y una de ellas es particularmente desagradable. Nos referimos, por supuesto, al Reverso Tenebroso y a sus seguidores, los siempre amanosos Lores del Sith. Si, por las razones que sean, el poder cósmico de la Galaxia Muy, Muy Lejana va a ponerse al rojo vivo, es lógico pensar que esto no sólo afectará a los buenos de la película. Por lo pronto, uno de los mil y un rumores sobre el argumento señalan como villanos a los Inquisidorespersonajes que conocemos ahora gracias a la serie de animación Star Wars Rebels y a cuyo cargo corrió el exterminio de aquellos Jedi que sobrevivieron a La venganza de los Sith y su memorable Orden 66. Si resulta que ahora están surgiendo nuevos jovenzuelos con poderes, dichos Inquisidores (¿será Max Von Sydow su líder?) tendrán que hacer horas extras, con o sin stormtroopers de nueva generación para echarles una mano. Por no mencionar que alguno de esos jóvenes talentos podría hallarse de parte de los malos, claro. Y, en cuanto a los presuntos regresos de Lord Vader o del mismísimo Emperador… pues a nosotros se nos antoja que no sólo los Jedi buenos podrán volver al mundo de los vivos tras espicharla. ¿Obedecerán los nuevos villanos las órdenes de un Palpatine convertido en fantasma holográfico? ¿Ocupará el ya no tan joven Skywalker sus ratos libres charlando con su progenitor? Pues mira, esto último nos da pie a otra parrafada…

Tercera deducción: ¿Es el ‘Despertar’ algo necesariamente bueno?

luke-hand-star-wars-7-luke-skywalker-s-robot-hand-jj-abrams-unicef-reveal

Una mano biónica, que empuña un sable de luz, flotando por el espacio y precipitándose hacia la superficie de un planeta desértico, no necesariamente Tatooine. Según se ha comentado, esa podría ser la primera imagen de The Force Awakens, respetando la costumbre lucasiana de comenzar todas las películas en el vacío interestelar. Y, cuando hablamos de un Jedi manco, ¿cuál es el primer nombre que nos viene a la mente? Exacto: el de Luke Skywalker, que luce una prótesis al extremo de su brazo derecho tras esa emotiva charla familiar que presenciamos en El Imperio contraataca. De acuerdo con los rumores de rigor, Luke llevará bastantes años desaparecido al comienzo del Episodio VII. Ahora bien, ¿por qué? Pues, de acuerdo con las habladurías de rigor, porque está acumulando un poder inimaginable y no quiere convertirse en un peligro para la Galaxia. Especular sobre el funcionamiento de la Fuerza siempre ha sido algo arriesgado (si uno se pone a ello, la palabra “midiclorianos” no tarda en aparecer, y pasa lo que pasa), pero nosotros podemos elaborar la siguiente teoría: dado que, tras la Orden 66 y los fallecimientos de papá Vader y Palpatine, Luke se ha pasado casi tres décadas siendo el único Jedi activo como tal, es posible que los efluvios de la Fuerza estén acumulándose en él cual electrones en una batería recargable. Y, como sabemos, la sensación de omnipotencia (con su consiguiente subidón de ego, más unas dosis de ira y miedo para dar sabor) suele ser el primer camino de un Jedi hacia el Reverso Tenebroso… Por lo pronto, lo único seguro es que Mark Hamill aparecerá en la película: habrá que esperar para saber si su reaparición le pondrá en el rol de un héroe maduro y cansado, o en el de un supervillano con todas las letras.

Cuarta deducción: La Nueva República, en la cuerda floja

Star Wars Batmóvil

Un estado multiplanetario, erigido tras una larguísima guerra civil y, posiblemente, enfrentado a los remanentes del viejo orden: está claro que, con o sin Leia Organa como nueva canciller (¡ojalá!), la Nueva República Galáctica no lo va a tener nada fácil, por mucho que lleve ya treinta años en funcionamiento. Y, por si fuese poco con mantener la paz en un territorio que se mide en años luz, ¿qué tal si añadimos una crisis provocada por poderes místicos y primigenios? En todo caso, según el rumor más verosímil acerca del argumento de Star Wars: The Force Awakens, el hallazgo de la (presunta) mano de Luke Skywalker por Daisy Ridley y John Boyega embarcará a los dos nuevos protagonistas en una búsqueda del último Jedi por esos sistemas estelares de Dios (o de Lucas, que en este contexto viene a ser lo mismo). A lo largo de dicho viaje, el camino de los jóvenes se cruzará con el de dos viejos conocidos: Han Solo (un Harrison Ford cojitranco tras su accidente) Chewbacca, quienes habrán sacado del garaje al buen y fiel Halcón MilenarioA juzgar por las fotos filtradas, el montón de chatarra más querido de la saga galáctica se ha pasado 35 años sin recibir una mano de pintura, pero aun así podemos suponer que su motor seguirá siendo tan potente (¿y tan poco fiable?) como en sus tiempos de gloria. Viajar en un cacharro tan rápido podría dar pie a recorrer muchos mundos, observando así cuáles han sido los efectos de esa transición a la democracia post-imperial. Y, si los saltos a hipervelocidad se hacen cansinos, parece que la tripulación podrá matar el tiempo echando una partidita de dejarik. Siempre que recuerden, claro está, que nuestro wookie favorito tiene muy mal perder.

Quinta deducción: Cuantas más sorpresas, mejor

star-wars-jj-abrams-casting

Llegados a este punto, podemos resumir lo anterior en una sola frase: lo mejor de un título como Star Wars: The Force Awakens está en la cantidad de interrogantes que plantea. Los rumores siguen siendo rumores (y lo seguirán siendo hasta las próximas navidades), y no sólo eso, sino que a día de hoy no ha habido especulaciones dignas de mención sobre los papeles que interpretan Oscar Isaac, Warwick Davis, Maisie Richardson-Sellers (bueno, aquí sí tenemos un posible nombre: “Korr Sella”) o ese Andy Serkis que, para variar, encarnará a un alienígena mediante captura de movimiento. Es sabido que J. J. Abrams detesta los spoilers, así que el haber bautizado así a su criatura galáctica parece intencionado. Considerado como un conjunto de palabras, y puesto en relación con el conjunto de Star Wars, The Force Awakens no revela nada: sólo sugiere. Los espectadores españoles tendremos que aguardar hasta el 25 de diciembre de 2015 para saber cuántas de esas sugerencias se convierten en realidades.

Stephen Graham (‘El irlandés’) se une a ‘Venom 2’

Por muy cuestionada que fuera la película original, parece que la secuela que prepara Andy Serkis y vuelve a protagonizar Tom Hardy va a por todas.

¡Confirmado! Andy Serkis será el Alfred de Robert Pattinson en ‘The Batman’

Y así es como Gollum se cuela dentro de la Batcueva. El actor británico obtiene uno de los papeles con menos necesidad de CGI en lo nuevo de su amigo Matt Reeves.

Naomie Harris podría interpretar al nuevo villano de ‘Venom 2’

La actriz de 'Moonlight' encarnaría a Grito, el interés romántico del Carnage interpretado por Woody Harrelson en la película original.

Carnage no está solo: La secuela de ‘Venom’ va a contar con dos villanos

El simbionte, en estrecha alianza con Eddie Brock, va a estar muy ocupado en la segunda parte que se va a encargar de dirigir Andy Serkis.