Cines españoles y coronavirus: cuándo y cómo se volverá a la normalidad

Recopilamos toda la información que existe hasta la fecha para elaborar un mapa de cómo se planea el regreso a las salas, de la distribución a la exhibición.

Por
11 de mayo de 2020

La misión de explicar a todos los cinéfilos de nuestro país cuándo volveremos a las salas no es tarea fácil. Para empezar, debemos repasar nuestra guía en todo este proceso: las fases de la desescalada, las fases de la vuelta a la normalidad y sus implicaciones según el gobierno.

 

Nolan y Mulán, confirmados al rescate

En España, desde el pasado 13 de marzo no se ha proyectado ninguna película en salas de cine. Los últimos meses han sido un goteo constante de cancelaciones de estrenos. Algunos han esperado hasta el último momento y otros han sido menos optimistas, pero tanto James Bond como Operación Camarón o Pinocho han tenido que posponer su salida en medio de una situación sin precedentes.

Sin embargo, dos anticipadísimos blockbusters parecen mostrar fuerza suficiente como para mantenerse en pie y revitalizar la taquilla a principios de verano. Hablamos de Tenet, la nueva película de Christopher Nolan, cuyo estreno está previsto para el 17 de julio; y de Mulán, la adaptación en acción real del clásico de Disney, prevista para el 24 del mismo mes.

“El estreno de Mulán el 24 de julio se mantiene” nos confirma Cristina Díaz, responsable del departamento de comunicación de Disney España. A pesar de que, como reconocen, la situación es delicada y volátil, por ahora no valoran un estreno por zonas o regiones. “Lo que suceda en EE UU marcará cualquier cambio en España. Por ahora el estreno es global, ajustado por unos días en cada país según más les convenga”.

Por supuesto Disney mantiene relaciones con todos los miembros del sector, para estar al tanto de cualquier novedad respecto a lo que pueda ocurrir en julio. “Nuestros compañeros del departamento de ventas” asegura Cristina, “tienen un contacto constante con los exhibidores y mantienen conversaciones sobre su previsión y protocolos de seguridad”.

Desde Warner España también aseguran que tanto el estreno de Tenet como el de Wonder Woman 1984 (14 de agosto) siguen en pie. La distribuidora nos reafirma que, al tratarse de sus dos títulos más importantes del año, su voluntad es cuidar al máximo las condiciones con las que llegan a salas ambos estrenos, asegurando la calidad de la experiencia para el espectador.

 

En qué fase vuelven a abrir los cines

La fase cero la conocemos bien. En ella aún se encuentra parte de España ahora mismo. Permite salir a pasear, a correr y poco más. Las actividades culturales con público están suspendidas durante esta etapa, y hay que esperar a la fase uno para ver una mención a las mismas.

Según el gobierno, en la fase uno se permite:
• Actos y espectáculos culturales de menos de 30 personas en lugares cerrados
• Actos y espectáculos culturales de menos de 200 personas al aire libre
• Producción audiovisual y rodajes de cine y series

Pasar de una fase a otra depende de la capacidad de cada provincia, valorada por el gobierno. Sin embargo, ya sabemos que, al menos, son necesarias dos semanas de margen entre la puesta en marcha de la fase uno y el cambio a la fase dos.

La fase dos amplía las anteriormente mencionadas condiciones de aforo y se refiere directamente a los cines:
• Cines, teatros, auditorios y espacios similares, con butaca preasignada y con una limitación de aforo de un tercio
• Actos y espectáculos culturales de menos de 50 personas en lugares cerrados
• Actos y espectáculos culturales de menos de 400 personas en espacios abiertos

De la misma manera, habría que esperar dos semanas para entrar en la fase tres. Esta parte de la desescalada implicaría:
• Las actividades con un tercio de aforo podrían pasar a la mitad de aforo.
• Actos y espectáculos culturales de menos de 80 personas en lugares cerrados
• Actos y espectáculos culturales, parques temáticos y de ocio de menos de 800 personas al aire libre

Hasta aquí tenemos dibujado. Todo parece apuntar que, por ejemplo, si Madrid entra en la fase uno el 18 de mayo, un cine del centro podría, si todo va bien, abrir cada una de sus salas para 80 personas máximo el 26 de junio.

Pero ¿con qué películas? ¿qué medidas sanitarias tendrían que llevar a cabo? ¿está el público expectante o preferirán quedarse en casa?

 

Impera el sentido común en las salas

Jaime Gona es uno de los responsables de los Cines Zoco, en Majadahonda. Los Cines Zoco son una asociación cultural sin ánimo de lucro compuesta por los vecinos de la zona norte de Madrid. Actualmente cuentan con unos mil socios y, a efectos prácticos, funcionan como un cine normal y corriente. Tienen cuatro salas. La sala uno tiene 195 butacas, la dos 168. Las salas tres y cuatro, 55 butacas cada una.

“Ahora mismo estamos valorando todas las opciones” nos explica Jaime. “Nuestra idea es abrir cuando el resto de los exhibidores abran, conservando la normalidad y la coherencia con el resto de la industria, con la que mantenemos el contacto. Pero, al mismo tiempo, estamos evaluando todos los gastos: alquileres, electricidad, material de seguridad, etc. Y, por supuesto, hablando con los trabajadores, que ahora mismo se encuentran en un ERTE. Digamos que nos enfrentamos al diseño de un plan de negocio para las próximas semanas”.

La viabilidad es importante, pero inspira ver que no es el único criterio. “Al ser una asociación cultural sin ánimo de lucro, también proponemos abrir por cumplir una función que creemos necesaria, la de ofrecer actividades culturales a aquellos que estén interesados”.

Otra de las preocupaciones de las salas es ofrecer seguridad e higiene a los espectadores. ¿Se pueden unificar medidas? “Es muy difícil porque la distribución y estructura de cada cine es única. Al final el criterio es el sentido común. Igual que las peluquerías abren y desinfectan entre corte de pelo y corte de pelo, en el cine pasará igual. Habrá que reforzar limpieza, espaciar sesiones, etc.”.

La programación de las salas hasta que el flujo de estrenos vuelva a la normalidad es otra gran incógnita. ¿Veremos reposiciones, clásicos, películas que estaban en cartelera hace dos meses? Jaime intuye algunas respuestas: “Imagino que lo normal será empezar con películas que ya estaban en cartelera y luego, poco a poco, empezar con algún estreno que vaya llegando. Por poner un ejemplo: Invisibles, de Gracia Querejeta, estaba teniendo una progresión muy buena hasta el parón. Si hemos confiado en esta película, lo lógico es seguir haciéndolo después y apoyar al distribuidor que ha confiado en tu sala”.

Por último, ¿cómo creen que reaccionará el espectador? “La incertidumbre es grande. No sabemos cómo va a comportarse la gente, igual que no lo saben otros negocios. No queda más remedio que abrir, ver cómo funciona todo e ir superando fases y etapas hasta llegar a la normalidad. Nosotros tenemos suerte, somos un cine pequeño con mucho trato con nuestros espectadores. Muchos nos han pedido que abramos pronto, echan de menos ir a las salas. Somos optimistas”.

 

Los cines al aire libre, una alternativa convincente

En las fases que desgranábamos al principio no pasa desapercibida la mención a los espectáculos al aire libre. Las cifras de aforos permitidos en recintos abiertos son mucho mayores, reportando una viabilidad económica que no aseguran las restricciones de espacios cerrados.

En las fechas en las que nos encontramos, es inevitable pensar en los cines al aire libre. Regiones como Madrid llevan años llenando, entre junio y septiembre, parques y plazas con proyecciones de todo tipo de títulos. El ayuntamiento de la capital ya ha confirmado que este verano no será una excepción.

Para arrojar más información sobre los cines al aire libre hablamos con David Lluesma, director de Fescinal, asociación que gestiona el Cine de verano del Parque de La Bombilla. Esta alternativa a los cines tradicionales se muestra segura. David nos explican que llevan 35 años desde que se inauguró este festival y siempre intentan abrir el último fin de semana de junio “justo cuando los niños han dejado el cole”.

“Algo haremos seguro. Estamos trabajando en la programación. Nuestra manera de funcionar es proyectar esas películas que a la gente se le van quedando en el tintero a lo largo del año. Pero ahora será una situación mucho más compleja. Prácticamente todo lo que no ha llegado a salas ha encontrado lugar en las plataformas, siendo consumido vorazmente por el público, dejando poco optimismo para generar una programación atractiva”, explica.

Quizá tengan que retrasar unos días su apertura, pero David confirma que la industria tiene ya planes para volver a la actividad entre finales de junio y principios de julio. “Hay una voluntad de alinearse. La gran mayoría de los cines abrirán entre el 26 y el 29 de junio, esperando a poder contar con mayor capacidad de aforo. Las cuentas con capacidad reducida no salen. Todavía seguimos todos un poco expectantes”.

 

El ejemplo de otros países

Una idea tentadora es fijarse en el comportamiento del sector en otros países afectados de manera similar por el coronavirus. Más que como una guía para nuestro país, como un catálogo de posibilidades en el que fijarse. Para los que están viendo Devs en HBO, esta sería la teoría del multiverso versión cines y pandemia.

En EE UU, ciudades como Los Ángeles han empezado a despertar y estados como Georgia se han venido arriba y permiten la apertura de cines y teatros desde el pasado 27 de abril. En una entrevista a Variety, el presidente de la Asociación Nacional de Propietarios de Salas de Cine, asegura que, al igual que aquí, sus planes son poner en marcha los protocolos necesarios para abrir cuando se estrenen Mulán y Tenet.

Mientras Australia y Reino Unido parecen ofrecer escenarios similares a los de España, con cautela y aperturas entre junio y julio, otros como Italia valoran medidas mucho más dramáticas. Sin dar fechas de apertura, el sector del país ya está poniendo sus manos en empresas que gestionan situaciones de riesgo. Los expertos hablan de medidas como controlar la temperatura, restringir las entradas y salidas de las salas (hacerlo de dos en dos o por orden de las butacas), o controlar la distancia entre espectadores.

Por último, la referencia más clara sigue siendo China. El precedente del país asiático, origen del virus, no es bueno. Tras una apertura leve a mediados de marzo, los cines volvieron a cerrar días después por miedo a un repunte del virus. Hace unos días, Reuters anunciaba que otro intento de apertura es inminente.

Pero, en cualquier caso, las pérdidas del sector ya pasan los seis mil millones y medio de dólares y acumulan hasta cinco meses sin actividad. Sea como sea la vuelta a los cines, ningún país se escapa de un impacto desgarrador en su economía.

China ha superado a EE.UU. como mercado con mayor recaudación en cines

Debido a la pandemia, y a la especial virulencia con la que ha afectado a EE.UU., la balanza internacional ha cambiado drásticamente.

“Lo veo ya con cierta resignación”: Cary Fukunaga habla sobre el retraso de ‘Sin tiempo para morir’

La película de James Bond tenía planeado estrenarse este noviembre, pero la crisis del coronavirus ha precipitado un drástico cambio de fecha.

Los cines independientes de Reino Unido sorprenden con sus ganancias en plena sequía blockbuster

La decepcionante experiencia de 'Tenet' ha desaconsejado a los grandes estudios mantener la fecha de sus estrenos, pero sigue habiendo mercado pese a todo.

Los cines IMAX despiden a 150 empleados de forma temporal ante la escasez de estrenos

La compañía desarrolladora del formato del mismo nombre trata de hacer frente así a la crisis económica provocada por el coronavirus.