China vuelve a cerrar sus cines ante el miedo al coronavirus

El descenso de los contagios había animado a los exhibidores a abrir unas pocas salas, pero la amenaza de un repunte los ha hecho recular.

Por
28 de marzo de 2020

ETIQUETAS:

  • A lo largo de los últimos días, China se había convertido en el país al que mirar para mantener la esperanza en que, una vez la crisis del coronavirus fuera sofocada, las cosas volvieran a la normalidad. La decisión de reabrir gran parte de los cines del país, cerrados durante la expansión del COVID-19, se dibujaba como un camino a seguir, aunque comprensiblemente no hubiera demasiados espectadores en los primeros días. Ahora, estas esperanzas han sufrido un serio revés.

    Según recoge The Hollywood Reporter, el gobierno ha ordenado volver a clausurar los cerca de 600 cines que habían empezado a abrir sus puertas a lo largo del país. El motivo oficial no ha sido revelado, pero parece evidente que obedece a los temores de que la pandemia aún no haya sido extinguida, y la medida inicial pueda conducir a un segundo brote del coronavirus.

    Es un duro golpe para las distribuidoras del país, asociadas en el China Film Group. Recientemente, ante la necesidad de motivar a los espectadores (el primer cine reabierto no había conseguido reunir a una sola persona), el organismo recurría al reestreno de blockbusters chinos y de otros films anteriormente exitosos, como Green Book y Cafarnáun. También se habían adelantado los reestrenos de Avatar, Los Vengadores, e incluso una versión 3D de Harry Potter y la piedra filosofal.

    Todos estos planes han sido abortados ante esta nueva decisión del gobierno, bastante sorprendente dado lo abierto que había sido con respecto a estas y otras iniciativas para apoyar económicamente la industria. Según le ha contado un distribuidor a THR, “este segundo cierre no terminará hasta dentro de una o dos semanas. Tendrán más cuidado cuando intenten abrirlos otra vez, y esto complicará mucho las cosas”.

    Angustia internacional

    El gran problema con el que lidia la industria es la negativa del gobierno a llevar los nuevos estrenos al streaming, tal y como está pasando en EE.UU. “No podemos llevar nuestras películas a la web ni a los cines, así que no hay salida”, proseguía la fuente. “Necesitan un nuevo reglamento y dejarnos lanzar algunas películas en streaming, o muchas de nuestras empresas quebrarán”. La semana pasada, las acciones de IMAX habían caído en un 11% a causa de esta coyuntura.

    Hasta este jueves, en China no había motivos para creer que la recuperación fuera a ser drásticamente congelada, gracias al descenso oficial en las cifras de contagiados, y la creencia de que el virus había podido ser contenido. Sin embargo, ese mismo día el país volvió a prohibir que cualquier extranjero entrara en el país y acabó ordenando la cancelación de su plan para abrir los cines.

    No es la única decisión lanzada por el gobierno que desdice diametralmente otra tomada poco antes. En febrero, el gobierno permitió aligerar la cuarentena de Wuhan (foco del contagio) para permitir que abandonaran la ciudad las personas sanas, pero horas más tarde rescindió la orden. Es importante seguir muy de cerca los nuevos avances de China contra el coronavirus, ya que es muy posible que a través de ellos estemos asistiendo a nuestro futuro inmediato.

    China ha superado a EE.UU. como mercado con mayor recaudación en cines

    Debido a la pandemia, y a la especial virulencia con la que ha afectado a EE.UU., la balanza internacional ha cambiado drásticamente.

    ‘Mulan’ sigue sin levantar cabeza en la taquilla de China

    En un movimiento sin precedentes, Disney decidió lanzar el remake al streaming al tiempo que en China lo estrenaba de forma convencional.

    El reestreno de ‘Harry Potter’ en 3D arrasa en la taquilla de China

    A la espera de que Hollywood empiece a liberar sus grandes estrenos, los cines de este país han de recurrir a proyecciones especiales y éxitos antiguos.

    Christopher Nolan arrasa en China con el reestreno de ‘Interstellar’

    El cineasta británico ha conseguido escalar la cima de la cartelera asiática (con casi 3 millones de dólares recaudados en un día) a la espera del estreno de 'Tenet'.