2016: ¿El verano que mató a las secuelas?

Las continuaciones y los remakes estrenados por los grandes estudios a lo largo de este año se hunden en taquilla. Podría ser el fin de una época en Hollywood.

Por
06 de junio de 2016

Hasta ahora, parecen el mejor de los negocios posibles: dándoles luz verde, los ejecutivos de los estudios apuestan sobre seguro, confiando a inversiones de valor medio-alto unos réditos espectaculares en taquilla. Siempre, eso sí, que se aplique el axioma: “si al público le ha gustado algo, volverá a pagar por más de lo mismo”. Sin embargo, los datos de taquilla de 2016 ponen muy en duda la viabilidad comercial de las secuelas en Hollywood: de acuerdo con datos recogidos por The Playlistla mayoría de las continuaciones estrenadas este año (especialmente durante los últimos meses) han obtenido resultados muy por debajo de los de sus predecesoras. Y, más importante aún, muy por debajo de lo esperado en los cálculos de beneficios.

Debemos tener en cuenta que estas estimaciones afectan sólo al temido “domestic”, la cifra que la película recauda en los cines de EE UU y que las productoras emplean como baremo para estimar si un filme ha sido un éxito o un fracaso. Así pues, y de acuerdo con el informe, las cifras cantan por sí solas: aunque la mayor víctima de este derrumbamiento es Alicia a través del espejo (que ha recaudado un 76,8 menos que Alicia en el País de las Maravillas en 2010), también se han visto afectadas por el fenómeno Malditos vecinos 2 (con un descenso de más de la mitad de la reacaudación), Tortugas Ninja 2: Fuera de las sombras (que, en su primer fin de semana, ha cosechado un 46% menos que la primera entrega del serial) también se han visto afectadas por él. La menos perjudicada, X-Men: Apocalipsisha registrado un descenso del 27,6 %. Lo cual parece salvable visto en términos relativos, pero que arroja, cotejando con entregas anteriores de la saga, un resultado inferior al de la muy desastrosa X-Men Orígenes: Lobezno en 2009.

Más allá de estos tropiezos estivales, insiste The Playlist, están los desastres ocurridos durante el entretiempo. Las crónicas de Blancanieves: El Cazador y la Reina de Hielo ha dejado de ganar 230 millones de dólares con respecto a su predecesora Blancanieves y la leyenda del Cazadoralgo explicable por la ausencia de Kristen Stewart y por el hecho de que ninguno de los implicados en la película (empezando por Chris Hemsworth, Jessica Chastain Charlize Theron) parecía tomarse esta mínimamente en serio. Mi gran boda griega 2, La serie Divergente: Leal (demostrando una vez más que la fiebre por las adaptaciones young adult no es ni mucho menos una panacea), Mi gran boda griega 2 Zoolander 2 son las principales afectadas por esta caída en picado: ninguna de ellas ha logrado recaudar la mitad de lo que amasaron sus predecesoras en su país de origen.

Todas estas cifras son matizables: según se ha visto ya en años posteriores, los grandes estudios están viéndose obligados a fijarse más en el “foreign” (es decir, en las cifras de taquilla procedentes de fuera de la superpotencia) a la hora de cuadrar sus resultados y de ver si un filme rinde de verdad, o no. Pero, sumados a ejemplos de la temporada pasada como Ted 2, Cuatro Fantásticos, Magic Mike XXL, Operación U.N.C.L.E. Pan: Viaje a Nunca Jamásestos casos indican que las secuelas (y, especialmente, los remakes y los spin off más peregrinos) han empezado a cotizar a la baja.

¿Por qué, pues, sigue Hollywood empeñado en marear la perdiz? Pues, contando con aquel dicho según el cual “dinero llama a dinero”, es fácil averigüarlo: la idea de seguir exprimiendo una idea de éxito siempre será más fácil de colocar en los despachos que un proyecto original. Además, un ejecutivo siempre lo tendrá más fácil para justificar el fallo de una secuela ante sus jefes (“La primera funcionó, quién nos iba a decir que esta se estrellaría”) que para defender una idea más o menos novedosa cuyo fracaso podría ponerle de patitas en la calle. Asimismo, ejemplos como los de Jurassic World y las mil y una continuaciones con los sellos de Disney y de Marvel (a estas alturas, Capitán América: Civil War se está perfilando como la cinta más taquillera de 2016) son demasiado jugosos como para no seguirlos. De hecho, la única película con ambiciones de blockbuster basada en un argumento original procede, precisamente de la casa del ratón: hablamos de Zootrópolisun filme cuyos resultados aventajan con mucho a los de Kung Fu Panda 3.

También es necesario tener en mente un círculo vicioso tan viejo como el propio Hollywood, pero cuyas revoluciones se han intensificado durante el último par de décadas: para obtener recaudaciones multimillonarias, una película necesita un gran presupuesto, así como campañas de marketing cada vez más intensas y costosas. Para recuperar ese presupuesto, es necesario que ofrezca un producto fácil de vender. Y, como cada capitoste del estudio de turno suele tener su propia idea sobre en qué consiste el material vendible, los filmes que acaban llegando a las pantallas suelen ser galimatías compuestos a mil manos, en los que brillan por su ausencia la originalidad, la intensidad, la coherencia argumental y todas esas virtudes que (aunque los ejecutivos no se lo crean) suelen conquistar al público. Un ejemplo de esto lo tenemos en Warcraft: El origenun filme creado para servir de comienzo a una franquicia… que, vistos sus resultados críticos y de taquilla, nunca llegará a arrancar. Teniendo en cuenta este panorama,es posible que eso haya sido para bien.

Cinco clásicos de Disney con remakes que ya puedes disfrutar en casa

¿Una tarde nostálgica o un plan con niños? Disney siempre es una buena opción.

Taquilla 2016: Los mayores batacazos del año

De 'Ben-Hur' a 'Alicia a través del espejo': ni Spielberg se libra de aparecer en este ranking con los mayores desastres financieros del año pasado

¿Fracasos de taquilla? Ya será menos…

No des a un filme por hundido antes de cotejar su recaudación internacional: todas estas películas parecen batacazos, pero, en realidad han ganado dinero

Los récords de recaudación no impiden el hundimiento de Hollywood

La industria del cine se enfrenta a una paradoja mortal: sus películas recaudan más que nunca... pero el público que va a verlas no para de disminuir