Series

‘¡Matemático!’: los 50 mejores episodios de ‘Hora de aventuras’ (50-26)

El 5 de abril de 2010, Cartoon Network estrenó la serie que cambió la animación televisiva. Por su décimo aniversario, os hablamos de nuestros episodios favoritos.

Por
05 de abril de 2020

50. ¡El Enchiridión!
El primer episodio jamás producido de Hora de aventuras como serie basa su estructura en su piloto original, producido años atrás para la cadena rival Nickelodeon. No era eso lo que quería su creador, Pendleton Ward, cuyo primer borrador para el episodio inicial consistía en una cita entre Finn y la Princesa Chicle en la que cenaban espaguetis y simplemente hablaban. La cadena se mostró reticente a un inicio tan opuesto a todo lo que había hecho efectivo su piloto, razón por la que Ward y su equipo produjeron “¡El Enchiridión!” en su lugar. Pero el episodio nunca se siente desganado – al contrario, rebosa ideas por todos sus poros; como si las docenas de aventurillas que esconde, una encima de la otra, estuvieran forjadas mediante la partida de Dragones y mazmorras más alocada de la historia. Aún así, como testamento a lo mucho que la serie terminó triunfando y la libertad creativa que eso implicó, Hora de aventuras tardó una sola temporada más en tener su episodio de la cena de espaguetis.

49. El mago
Hora de aventuras se transformó en muchas cosas por el camino, pero lo que siempre fue es graciosísima. “El mago” es una de las primeras muestras de ello, una ametralladora constante de gags perfectos cuyo desmadre absoluto únicamente se aferra a algún atisbo de realidad a través de la relación entre Finn y Jake, ya establecida desde el primer minuto como el núcleo y el corazón de la serie. Metafóricamente, al menos. El corazón literal de este episodio solía pertenecer a un demonio, y tiene dientecitos.

48. B-más
¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿Por qué estamos aquí en primer lugar? Probablemente sean preguntas demasiado existencialistas para la mayoría de series infantiles, pero nunca para Hora de aventuras, que dedicó aquí el primero de varios episodios centrados en su robot/consola de videojuegos, BMO, en explorar la naturaleza de la identidad humana y el sentido de la vida a través de la búsqueda de su creador. Las respuestas a todas ellas pueden seguir siendo inciertas, pero el resultado acaba siendo aún más satisfactorio por ello. En la ficción, al menos.

47. La mazmorra de papá
Los episodios de mazmorras de Hora de aventuras fueron un pilar de la serie durante su decena de temporadas, y contra todo pronóstico en una serie tan constantemente absurdista, fueron algunos de los más propensos a explorar la naturaleza íntima de la serie. “La mazmorra de papá” es uno de los casos más claros, centrándose al completo en la pérdida del padre de Finn y Jake en forma de herencia literal y emocional. Y culminando en una épica batalla contra un monstruo a ritmo de rap montado con diálogos previos, que tampoco está nada mal.

46. Fionna y Cake
Cuando la diseñadora de personajes Natasha Allegri dibujó las versiones femeninas de Finn y Jake en un rato libre, no pretendía que fueran nada más que un divertimento que enseñar a sus compañeros de trabajo. Fueron los guionistas Adam Muto y Rebecca Sugar los que convirtieron su propuesta en el primero de varios episodios con los que exploraron la naturaleza del fanfic, al mismo tiempo satirizando a los más devotos fans de su serie y ensalzando la validez de contar historias propias con personajes icónicos ajenos – empezando por las de la propia Natasha.

45. Recuerdos del monte Boom-Boom
Este hilarante acercamiento al personaje de Finn, estrenado a principios de la temporada 1, establece dos elementos que acabarían siendo cruciales para Hora de aventuras: nos da la primera muestra en forma de flashback del pasado de nuestros dos protagonistas, inagotable fuente de material para el resto de la serie, y nos plantea el primer dilema moral de Finn como héroe, anticipando desde muy pronto la transformación por la que su personaje acabaría pasando, de héroe de acción casi autoparódico a individuo pacífico que, en el fondo, quiere aportar algo genuinamente bueno al mundo.

44. Susana Fuerte
He mencionado nada más empezar el elemento Dragones y mazmorras que la serie incorporó al instante, pero no cabe duda de lo hondo que caló en la forma de estructurarla de ahí en adelante. A menudo valoramos en exceso que una serie esté perfectamente planeada, que sus creadores tengan todo en mente desde el principio, cuando lo cierto es que las buenas series evolucionan con el tiempo e insistir en llevar a cabo el final que tenías en mente en tu primera temporada es lo que lleva a una serie a terminar al más puro estilo Como conocí a vuestra madre. Hora de aventuras tenía clarísimo esto al construir lentamente su trasfondo narrativo y emocional, empezando por añadir pequeños detalles extrañamente postapocalípticos hasta alcanzar episodios como este, que dio el pistoletazo de salida a un arco basado en la existencia de otros humanos y culminaría años después en la espectacular miniserie “Islas”. A día de hoy, y como en toda buena partida de rol, Hora de aventuras sigue siendo el ejemplo perfecto a favor de “inventárselo todo por el camino”.

43. Abstracto
Centrar un episodio en la naturaleza del arte abstracto, por interesante que sea ya desde su planteamiento, podría resultar incluso reductivo para una serie tan ambiciosa como esta. Pero “Abstracto” lleva esto aún más lejos, planteándolo tanto como un paralelismo acerca de aceptar la naturaleza del cambio en nuestras vidas como una metanarrativa sobre la propia serie. Hora de aventuras mutó muchísimo durante sus nueve años de vida, pero de un modo u otro, siempre fue ella misma.

42. La mazmorra
El primer episodio de mazmorras de la serie es ya un clásico moderno, constantemente aderezado con toda clase de set-pieces hilarantes y alocadísimas, desde ángeles caníbales hasta gatos con conocimiento aproximado de muchas cosas. Pero la clave es su núcleo, centrado en dividir por primera vez a Finn y Jake y mostrarnos por el camino lo que aportan a las vidas del otro, cual “Remedial Chaos Theory” animado. Y esta vez ni siquiera hizo falta enviar a nadie a por las pizzas.

41. Día de lluvia, día de ensueño
Los episodios-botella de televisión nacieron como una forma de ahorrar dinero. Al fin y al cabo, el presupuesto en una serie de imagen real siempre va a ser muchísimo más limitado si encierras a todos tus actores en una habitación y haces que simplemente hablen durante todo el episodio. ¿Como plantea Hora de aventuras, una serie famosa por su constante ambición, un episodio botella? Encerrando a sus protagonistas en la casa-árbol durante una lluvia de puñales, llevándolos al reino de la imaginación, y transformándola en algo real por el camino. Y, por supuesto, invirtiendo tanto presupuesto o más.

40. Blenanas
Hay que tener valor para dedicar uno de los cinco episodios finales de tu serie a una tesis sobre la naturaleza subjetiva de la comedia. Hay que tener talento para que salga bien. Por suerte, Patrick McHale (director creativo de Hora de aventuras durante sus primeras temporadas y creador de la majestuosa miniserie Más allá del jardín) lo tiene a espuertas, y firma aquí uno de los ejercicios de estilo autoconclusivos más satisfactorios de toda la serie. Y si discrepáis… bueno, el humor es así.

39. Don Refrescolo
Hora de aventuras acabó con tantos episodios a sus espaldas que resulta casi inevitable que tocara todos los géneros narrativos. “Don Refrescolo” lo demuestra de forma tan clara que ni siquiera es su primera incursión en el mundo de la ficción pulp detectivesca. Sí es, sin embargo, la más efectiva: allá donde el divertidísimo “BMO noire” recurrió a aplicar los clichés del género en una situación absurda imaginaria, este episodio los recontextualiza en una historia tan delirante como genuinamente emocionante, logrando por el camino que conectemos con un personaje que ni siquiera ha aparecido antes – otra cosa más que la serie perfeccionaría una y otra vez.

38. Cadena alimenticia
Llegado cierto punto, las ansias de esta serie por experimentar dejaron de limitarse a su propio equipo creativo. Fue allí cuando empezaron a invitar a creadores que admiraban para que firmaran sus propios episodios no-canónicos sin supervisión alguna, cosa que nos dio maravillas como “Un virus es un virus” de David O’Reilly o el episodio stop-motion “Mal rollo” producido por Kirsten Lepore. Pero el cénit absoluto de esto llegó a principios de la sexta temporada, cuando decidieron invitar al director de anime Masaaki Yuasa, responsable de joyas del cine contemporáneo como Night Is Short, Walk on Girl. El resultado es una fantasía onírica sobre la cadena alimenticia en la que Finn y Jake pasan por el ciclo entero de la vida y demuestran de paso lo absolutamente adecuada que la sensibilidad de Yuasa resultó siempre para una serie como esta.

37. Arreglamos un camión
Da lo que promete.

36. Muerte florida
“Finn y Jake viajan al infierno para recuperar el alma de una planta que han matado accidentalmente” es una sinopsis tan perfectamente Hora de aventuras que resultaría sorprendente que saliera mal. No sorprende tanto que acabe siendo uno de los episodios más memorables de su temporada, culminando en una batalla de las bandas contra la Muerte misma que mataría de envidia a los mismísimos Bill y Ted hasta que tuvieran que resucitarse por métodos similares.

35. Nueces y lluvia
Tom Herpich siempre fue una de las figuras clave en Hora de aventuras. Salido del mundo del fanzine, Herpich exploró a menudo el interminable universo de la serie a través de metáforas narrativas con un brío y una maestría ejemplares, sin olvidar nunca el entretenimiento más genuino. “Nueces y lluvia” es un excelente relato sobre la lucha de clases, planteado a través de los ojos de Finn y Jake y estructurado casi como una parábola bíblica – pero también son 11 minutos de diversión pura ejecutados a la perfección y llenos de carcajadas. Que supere eso la Biblia si puede.

34. Estacas
La primera miniserie de Hora de aventuras es, quizá, su momento más Buffy cazavampiros. Pocas series establecieron un pilar tan claro en la ficción televisiva como lo que Buffy hizo por las narrativas coming-of-age, narrando casi a ritmo semanal una tesis distinta sobre el paso a la madurez a través de claras metáforas de fantasía. Que “Estacas” decida hablar de la depresión mediante el vampirismo termina siendo tan arriesgado como efectivo, culminando en un clímax que hace justicia al venerado personaje de Marceline y, por el camino, se marca algunos de sus momentos más memorables hasta la fecha. El mero concepto de recrear Fahrenheit 451 con openings de sitcoms terribles (“el arte debe sobrevivir”) sigue siendo una de las ideas más graciosas de una serie que tenía tantas que podía permitirse zanjarlas en menos de un minuto.

33. Ocarina
Hablaremos de esto a fondo más adelante, pero la paternidad fue un factor clave en varios arcos de Hora de aventuras. Pocas veces planteó un enfoque más curioso ante la misma que en este episodio, planteado desde el punto de vista de uno de los hijos de Jake; cogiendo las alocadas dinámicas a las que tanto nos habíamos ya acostumbrado y, sin cambiar una coma de las mismas, recontextualizarlas al completo por el camino a través de otros ojos, como si de el “Enemigo de Homer” de esta serie se tratara. Pero con más montajes anticapitalistas.

32. Verdeterno
Con los años, esta serie desarrolló el trasfondo de su universo con tanto cariño como absoluta anarquía. Si quedaba algún atisbo de genuina coherencia en el mismo, los guionistas Tom Herpich y Steve Wolfhard tratan de perfilarla y destrozarla a la vez en “Verdeterno”, un episodio que da origen a la corona mágica del Rey Hielo a través de extraños paralelismos y dinosaurios parlantes. El resultado es un episodio que no encaja en ninguna parte en Hora de aventuras – cosa que lo hace encajar perfectamente en algo como Hora de aventuras.

31. ¡Desahuciados!
¡Finn y Jake buscan su nueva casa! La presentación del personaje de Marceline es el primer clásico absoluto de la serie, forjado alrededor de una canción ya taladrada en el imaginario popular y minuciosamente elaborado a partir de ahí, dándonos la primera muestra del eterno aprecio de Hora de aventuras por sus personajes: resulta delirante pensar que la Reina de los Vampiros tiene dos míseras apariciones en toda la primera temporada, y más aún que quizá se hubiera quedado ahí si esta serie no elaborara con tantísimo cariño hasta al más ínfimo de sus secundarios.

30. El tren mazmorra
Salir de un círculo vicioso para poder avanzar en tu vida puede ser complicado. Aquí, la serie dedica su tradicional episodio de mazmorras a la versión más literal de esta tesis, situando a Finn en un tren de möbius en el que cada vagón es una mazmorra distinta, dándole la oportunidad de creer que sigue adelante mientras se queda atascado en aquello que solía ser. Una vez más, Hora de aventuras juega todas las fichas que puede en 11 minutos, hablándonos de su protagonista y de sí misma en una única pincelada hasta lograr romper con todo y seguir su camino.

29. Ponernos sandía
Llegada la temporada final, Hora de aventuras tenía tan claros a todos sus personajes que podía juntar a dos de ellos, aunque casi ni hubieran interactuado antes jamás, y sacar oro macizo de ello. “Ponernos sandía” es el ejemplo perfecto, juntando a BMO y Marceline sin excesiva razón aparente, decidiendo que se cuenten sus vidas en once minutos; y concediéndonos, en forma de narrador no fiable y producidos en distintos estilos de animación, varios pequeños resúmenes de toda la serie hasta el momento. Y, por el camino, quizá un par de lagrimillas.

28. El diario
Jillian Tamaki, figura clave del cómic independiente moderno, firmó dos episodios como invitada en Hora de aventuras. El último de ellos es un relato coming-of-age acerca de uno de los hijos de Jake tomando las riendas de su propia vida a través de la de otra persona, la misteriosa autora de un diario adolescente que no puede dejar de leer. Tamaki ha explorado repetidamente estos temas en obras tan tonalmente opuestas como “Aquel Verano” “SuperMutant Magic Academy”, y aquí le dedica una melancolía que, como la propia adolescencia, oscila en todo momento entre lo más ridículo y lo más sincero.

27. La cripta
Si “Estacas” era el momento “arco de temporada de Buffy” de Hora de aventuras, “La cripta” es su “Restless”. Girando alrededor de las vidas pasadas de Finn a través de sus memorias reprimidas, su tono semionírico termina centrándose en una de ellas, la de una ladrona de un brazo llamada Shoko, contando una pequeña historia autoconclusiva sobre el pasado de Chuchelandia y anticipando sutilmente al mismo tiempo todo lo que Finn aún tiene por delante en la serie.

26. Olvidaste tus flotadores
Si algo diferenció a esta de otras series animadas icónicas contemporáneas, como Gravity Falls o Steven Universe, es que siempre fue un sandbox. Allá donde las series de Alex Hirsch y Rebecca Sugar establecieron (con fantásticos resultados) la visión personal de sus creadores, la mayor baza de la serie de Pendleton Ward fue alejarse rápidamente de una única visión y cederle la caja de juguetes a absolutamente todos sus guionistas y storyboarders, dándoles completa libertad creativa para contar historias tan propias como quisieran. Nadie aprovechó tanto esto como Jesse Moynihan, dibujante y animador experimental; cuya obra más íntima y personal en Hora de aventuras probablemente resida en este relato surrealista sobre crear arte mientras lidias con una enfermedad mental, reducida a la alquimia más sencilla posible: la mezcla de locura, tristeza y magia.

Sigue en los 50 mejores episodios de Hora de aventuras (25-1)

¿Qué veo esta semana?: recomendaciones de series y películas de Netflix a FlixOlé

Las plataformas despiden junio con algunos de los mejores contenidos de sus catálogos.

FlixOlé te lleva al ‘Cine de verano’ con estos clásicos al aire libre en español

El servicio de VOD especializado en nuestro cine inaugura una sala virtual al aire libre con filmes de Cuarón, Médem, José Luis Cuerda…

Vídeo del día: ‘Mad Max: Hora de aventuras’

Coge tu camión de guerra y vámonos: las aventuras del guerrero de la carretera y las de Finn el Humano, fusionadas en un 'fan tráiler' de chicle y gasolina.

‘Hora de aventuras’ tendrá película

Jake el perro y Finn el humano vivirán sus próximas aventuras mágicas por la Tierra de Ooo en los cines con un largometraje impulsado por los productores de 'La Lego película'.