Vídeo del día: La película porno de Orson Welles

[SÓLO PARA ADULTOS] La escena de sexo lésbico explícito que el autor de 'Ciudadano Kane' montó en una película porno de los 70 para hacerle un favor a su director de fotografía.

Por
09 de junio de 2015

ETIQUETAS:

  • 2015 es el año del centenario de Orson Welles y, mientras seguimos esperando con los dedos cruzados a que su The Other Side of the Wind salga finalmente a la luz (¿has participado ya en la campaña de crowdfunding para terminarla? ¡¿y a qué estás esperando?!), se publican nuevas informaciones sobre la figura del extraordinario cineasta y el proceso de realización de su última película. Como el libro Orson Welles’ Last Movie: The Making of The Other Side of the Wind, de Josh Karp, donde este estudioso de Welles cuenta un episodio poco conocido de los últimos años de su carrera, cuando acabó trabajando en una película porno.

    No era nada raro que el director de Ciudadano Kane y otro generoso puñado de catedrales de la historia del cine se prestara a realizar los trabajos más variopintos con el fin de conseguir dinero para financiar sus proyectos. A lo largo de su carrera, Orson Welles rascó cheques de papeles alimenticios en abisales producciones de series B, haciendo cameos, ejerciendo como narrador de lujo, anunciando toda clase de productos en televisión o incluso poniendo voz a un Transformer. Menos conocida es su incursión en el mundo de la pornografía, concretamente en el filme 3 A.M. de mediados de los 70, a la que llegamos vía Vulture.

    Resulta que Robert McCallum, el director acreditado de 3 A.M., es en realidad un pseudónimo de Gary Graver, director de fotografía de Welles en The Other Side of the Wind. Dado el cineasta nunca tenía dinero suficiente para proseguir con la realización del filme o siquiera pagar al equipo creativo y técnico contratado, Graver se buscó un trabajo paralelo en la industria porno con el que mantener a su familia.

    Como a Welles no le hacía nada de gracia que eso le quitara tiempo para trabajar en su película, se ofreció a acelerar la finalización de uno de sus filmes pornográficos encargándose personalmente del montaje de una escena. El nombre de Orson Welles nunca apareció en los créditos, pero su biógrafo Joseph McBride ya mencionaba el peculiar asunto en un libro de 1977.

    El resultado de la participación de Welles en 3 A.M. es la siguiente escena de sexo lésbico en la ducha, que tiene lugar en la primera media hora. Aunque el director de Campanadas a medianoche no tuvo nada que ver con el rodaje, el atrevimiento visual de Graver en ésta y otras producciones eróticas de la época es conocido y celebrado por los pornógrafos, así que no es extraño que Welles dispusiera de expresionistas planos en contrapicado con los que jugar en la escena, dándole un ritmo y apariencia operísticos no muy alejados de su cine.

    Según Karp, “no pudo resistirse a montarla al estilo wellesiano, con sus ángulos de cámara y otras marcas de estilo”. En la banda de sonido no sabemos si tuvo que ver, pero como compruebas si ves el vídeo (totalmente NSFW -no apto para ver en el trabajo-) de la escena a continuación, también es una locura.

    Orson Welles: un director más grande que la vida

    Se cumplen 105 años del nacimiento de unos los grandes mitos inabarcables de Hollywood. ¿Estamos ante el mayor genio de la historia?

    Documentales sobre películas que son mejores que las propias películas

    Ocurre. El último es ‘Me amarán cuando esté muerto’, el documental sobre la última película de Orson Wells que es mejor que la película de Welles. Pero hay más casos...

    Así fueron el ‘Drácula’ de Orson Welles y su producción teatral

    'Drácula', 'La Isla del Tesoro' o 'Julio César' fueron algunos de los éxitos radiofónicos, hoy eclipsados por 'La guerra de los mundos', de Orson Welles

    Celuloide desaparecido: las películas que nunca soñaste ver

    Clásicos perdidos, proyectos inacabados... No pierdas la esperanza: aunque la recuperación de estas obras ocultas de la historia del cine es dudosa, algunas llegan a la luz.