“Hemos perdido el compromiso con el cine”: Tarantino explica por qué no le gusta Netflix (ni el VOD, en general)

El autor de 'Pulp Fiction' emite una encendida soflama defendiendo los viejos videoclubes: "Te hacían implicarte de una manera que el digital no consigue", afirma

Por
23 de noviembre de 2017

No es ningún secreto que, antes de coronarse como uno de los mejores cineastas vivos, Quentin Tarantino trabajó como dependiente de un videoclub. Asimismo, es público y notorio que el autor de Pulp Fiction es un enemigo del cine digital en todas sus formas, desde el rodaje hasta la proyección en salas. Y, por supuesto, tampoco le hacen nada de gracia ni el streaming ni el VOD, con Netflix como mascarón de proa. Ahora bien, ¿por qué tanto odio? Ahora podemos saberlo: en una entrevista subida a YouTube por Yellow Film Boy (y transcrita por The Playlist), el genio de la gran mandíbula se despacha a gusto con los píxeles y los buffers.

Hablando a hipervelocidad, como de costumbre, Tarantino comienza su tiraera: “Todo esto me parece triste. Muy, muy triste”, comienza, para después matizar que sus objeciones “no son sólo nostalgia” y que ni está suscrito a Netflix ni quiere estarlo. La cuestión, profundiza, es que en un servicio de VOD todo transcurre de forma muy impersonal: “Incluso aunque tengas todos los canales de cine del mundo en tu suscripción de TV por cable, y yo los tengo, abres la guía, vas viendo la lista y ves algo, lo grabas, y a lo mejor nunca tienes tiempo para verlo, o a lo mejor lo ves sólo durante 10 o 20 minutos porque te pones a hacer otras cosas. Así de bajo hemos caído”.

El viejo sistema de alquiler en videoclubes ofrecía, a juicio de Tarantino, “una cualidad diferente”. “Llegabas, echabas un vistazo, mirabas las carátulas y las sinopsis. Hacías tu elección y a lo mejor charlabas un rato con el dependiente, que podía recomendarte algo”, rememora. “La cuestión es que eso te obligaba a implicarte de una manera que no hace la tecnología digital en cuestiones de cine. A todos nos pasó lo de alquilar un día tres películas y ver sólo dos porque no tenías tiempo para ver la tercera, pero había cierto compromiso ahí”, señala, añadiendo que, a su juicio, el VOD también hace que se pierda ese gusto por el azar merced al cual uno acababa alquilando películas de las que no había oído hablar en su vida. “A lo mejor ibas al videoclub para ver Top Gun, y te llevabas Top Gun, pero también otra peli que no conocías de nada (…) pero que te había llamado la atención y te permitías correr el riesgo. Y la habías alquilado, así que ibas a procurar verla”.

“Eso es lo que hemos perdido”, concluye Tarantino. “De alguna extraña manera, hemos perdido el compromiso”. Tratándose de alguien cuyo conocimiento del séptimo arte es enciclopédico, y que además conoció el negocio del vídeo a ambos lados del mostrador, sus argumentos tienen sentido. Pero eso no nos hace olvidar que, como formato, el VHS era extremadamente incómodo y de poca calidad, y que el alquiler en videoclubes ha seguido teniendo graves inconvenientes incluso después del paso al dvd. Es más: apostamos que Quentin aún tiene pesadillas con esos clientes que siempre devolvían sus películas sin rebobinar.

¿De verdad iba a salir Mickey Rourke en ‘El irlandés’?

El actor de 'El luchador' dice que Robert De Niro le vetó del filme de Scorsese. Las productoras del mismo afirman que miente.

Que no cunda el pánico: cinco películas de Netflix para superar la depresión postvacacional

El fin del verano es triste, pero puede serlo aún más si no aprovechas tu catálogo y disfrutas de las historias de motivación y superación personal que ofrece.

‘A mi altura’, el último estreno de Netflix, y otras películas para superar complejos

Ni todas tienen finales edulcorados ni solo son aptas para amantes del cine adolescente… ¿Te animas a comprobarlo?