China va a reestrenar ‘Harry Potter’ para animar a la gente a volver al cine

Una vez parece superada en este país la crisis por el coronavirus, los exhibidores han de ingeniárselas para revitalizar las salas.

Por
20 de marzo de 2020

El primer país donde el coronavirus comenzó a hacer estragos está recuperándose poco a poco. Mientras que en Europa estamos inmersos en la parte más cruda de la crisis, en China los cines llevan cerrados desde enero y ya se están asistiendo a las primeras tentativas de que la situación vuelva a la normalidad. En la ciudad de Urumchi hacía 27 días desde que no se había registrado ningún caso, de modo que los cines Golden Palm se animaron a abrir.

No fue demasiado bien. El temor sigue inmovilizando a la población, a lo que hay que añadir el hecho de que la industria esté prácticamente paralizada (raro es el día que no sepamos del retraso de un nuevo estreno), y una vez los Golden Palm no consiguieron animar a ningún espectador, el China Film Group responsable de la distribución nacional está desarrollando nuevas estrategias.

Según recogen medios como Variety, una de ellas consistirá en el reestreno de Harry Potter y la piedra filosofal. Pero no cualquier reestreno; Warner Bros. va a exhibir una versión del film de Chris Columbus en 4K y con vistas a ser disfrutado en 3D, algo que ha emocionado enormemente a los fans chinos. “Será una nueva película”, se podía leer en las redes sociales.

Con este movimiento, el China Film Group espera revitalizar los cines de su país, aunque aún no ha dado una fecha oficial para la exhibición. En la web de venta de entradas Maoyan, por su parte, el lanzamiento está fijado para el 30 de abril, pero eso no significa que hasta entonces los espectadores carezcan de alicientes para volver a las sagas.

Yendo a lo seguro

En los próximos días los cines de China reestrenarán muchas otras películas más allá de Harry Potter y la piedra filosofal, recurriendo a cuatro blockbusters patrios que en su momento funcionaron espléndidamente: American Dreams in China, Wolf Totem, Wolf Warrior y The Wandering Earth. Los dos últimos son los films más taquilleros de la historia de China.

Hollywood, por supuesto, es imprescindible en esta estrategia, y el China Film Group también hará lo propio con films como Tu mejor amigo (aquella película de perretes dirigida por Lasse Hallström) o Cafarnaún de Nadine Labaki, premio del Jurado de Cannes que fue toda una sensación en este país al recaudar 54.3 millones de dólares. Nada mal para un film que denunciaba la pobreza infantil en Líbano.

Ah, y Green Book. Los distribuidores también van a reestrenar la penúltima ganadora del Oscar a Mejor Película y una de las más discutidas de los últimos años, tras haber sopesado la enorme recaudación que amasó en su momento. El film de Peter Farrelly recaudó 243 millones de dólares a lo largo del mundo, y una porción importante de ellos (71 millones de nada) venía de China.

El fin último de estas medidas es que las salas de cine se recuperen económicamente tras meses de inactividad, por lo que todo el dinero recaudado irá para ellas, sin nada para los distribuidoras. En un comunicado, el China Film Group declaraba que estas películas iban a ser exhibidas “siguiendo un modelo de caridad, con los cines llevándose el 100% de los beneficios”.

El reestreno de ‘Harry Potter’ en 3D arrasa en la taquilla de China

A la espera de que Hollywood empiece a liberar sus grandes estrenos, los cines de este país han de recurrir a proyecciones especiales y éxitos antiguos.

Christopher Nolan arrasa en China con el reestreno de ‘Interstellar’

El cineasta británico ha conseguido escalar la cima de la cartelera asiática (con casi 3 millones de dólares recaudados en un día) a la espera del estreno de 'Tenet'.

Los cines de China planean introducir un descanso en las películas de más de dos horas

La proyección de estas películas será interrumpida llegado el momento por un "descanso" como medida de prevención contra el COVID-19.

Pekín cancela la reapertura de sus cines ante un nuevo rebrote de coronavirus

Ocurre cuando la capital de China se disponía, como gran parte del país, a que las salas de cine abrieran nuevamente sus puertas.