Así será 2019 según ‘La isla’: Clones, product placement y más transporte público

Cuando Michael Bay imaginó el futuro ni siquiera él pudo pensar que después acabaría haciendo cinco películas de 'Transformers'.

Por
30 de diciembre de 2018

En este repaso a los posibles años 2019 que el cine ha imaginado hemos visto que la fecha fue el marco temporal favorito del cine cifi de explotación italiano de los 80, de cierto hito del género y algún otro título de la misma década.

Parece normal pensar que, puestos a imaginar un futuro avanzado pero dentro del horizonte de expectativa vital del público, los autores de dichos filmes optaran por llevar sus relatos unas tres décadas y pico al futuro. Lo raro es que La isla, una película estrenada en 2005, hiciera lo mismo y decidiera ambientar su mundo de ciencia-ficción casi a la vuelta de la esquina cuando el motor de su argumento –cultivo de clones humanos perfectos con conciencia propia– parece que aún está a unas cuantas inversiones de I+D+i de distancia.

Pero eso poco importa, esto es una película de Michael Bay; la última antes de que la filmografía del director fuera secuestrada por la saga Transformers. Así que acompáñanos, junto a unos Ewan McGregor Scarlett Johansson más parecidos que nunca a una versión Funko de sí mismos, para descubrir el año 2019 a través de este pastiche de THX 1138 La fuga de Logan que en manos de Bay cambia la ciencia-ficción distópica por las persecuciones infinitas, los travellings circulares a contraluz y la cosificación constante del cuerpo de la actriz.

Clones de repuesto

Todo el asunto de La isla va de que una malévola empresa de biotecnología comandada por Sean Bean se dedica a cultivar clones de sus clientes con el fin de utilizar sus tejidos y órganos como piezas de repuesto para los originales en el caso de que los necesiten. En la película se menciona que unas leyes de eugenesia de 2015 (sic) prohibieron que se criara a estos organismos con conciencia propia, motivo por el que el llamado Instituto mantiene en secreto su existencia y vende que solamente posee una milagrosa granja de órganos (o así), en vez de una gigantesca comunidad de cientos de personas. Pero bueno, teniendo en cuenta cómo están las cosas a día de hoy en temas como la gestación subrogada, nada de esto parece demasiado descabellado.

 

Más transporte público en Los Ángeles

Más allá de los clones, la barrera holográfica o las motos voladoras, el elemento de ciencia-ficción más extraordinario de La isla se encuentra en varias vistas panorámicas de la ciudad de Los Ángeles en 2019, que aparece atravesada por decenas de líneas aéreas de trenes, tranvías y monorraíles que se suman a la existente red de autobuses en superficie y el metro bajo tierra. Una descomunal oferta de transporte público sin precedentes en la ciudad californiana, que seguramente habrá contribuido a que sus ciudadanos vayan abandonando la dependencia en sus vehículos privados con la consiguiente reducción de contaminación. ¡Para que luego digan que esto es un futuro distópico!

 

Vuelven las cabinas telefónicas

Curiosamente, en 2019 no solo MSN habrá dejado de ser un chiste para resituarse como proveedor de servicios internáuticos, sino que además habrá instalado cabinas telefónicas por la ciudad donde la gente podrá entrar, navegar por internet y realizar sencillas búsquedas cuando no les apetezca sacar el smartphone del bolsillo. En estas condiciones, nos tememos que un remake de La cabina de Mercero y López Vázquez resulta inevitable.

 

La nanotecnología incordia porque sí

Gran parte de las intervenciones quirúrgicas serán realizadas por brazos robóticos en 2019, sobre todo cuando se manipula a un clon y no importa que la sierra raspe la caja torácica un poco de más a la derecha. También habrá nanobots capaces de introducirse en el torrente sanguíneo y monitorizar nuestro estado de salud haciéndonos un análisis de sangre desde dentro. Todo perfecto, pero puestos a desarrollar esta fantástica tecnología… ¿de verdad era necesario que los nanobots tengan que entrar en el cuerpo POR LOS OJOS (en vez de, no sé, con una inyección) y salir POR LA URETRA? ¿Quién los diseñó? ¿David Cronenberg?

 

Los periféricos son aparatosamente poco prácticos

Hablando de ideas de diseño que quizás parezcan resultonas pero terminan siendo muy poco útiles… ¿qué diantres es esto? ¿Por qué en 2019 se ha desterrado a los ratones de los escritorios? : (

 

Se repite la publicidad de hace 15 años

En el mejor momento de la película (bueno, aparte de ese otro que el propio Michael Bay copia a saco), el clon que interpreta Scarlett Johansson se contempla a sí misma en un anuncio de Calvin Klein; o, más bien, a la actriz famosa de la que ella es una copia. Ocurre que se trata de la campaña Eternity Moment que la propia Scarlett Johansson protagonizó de verdad en nuestra realidad en 2004, un año antes del estreno de La isla. Y tanto el cartel como el vídeo son los mismos de la campaña real, lo cual eleva una catedral del product placement descarado a la categoría de duda metafísica y cuestionamiento de la identidad. Exactamente todo lo que queremos para empezar el nuevo año. ¡Feliz 2019!

‘Star Wars’: El espectacular duelo con sables láser de las precuelas que nunca vimos

Para 'La venganza de los Sith', George Lucas había planeado un espectacular combate entre Obi-Wan Kenobi y los secuaces de Grievous.

‘Doctor Sueño’: Ewan McGregor pasó años sin ver ‘El resplandor’ porque le daba demasiado miedo

En la nueva película de Mike Flanagan se pone en la piel de Danny Torrance, un personaje que también tiene un par de traumas relacionados con el Overlook.

El cameo de ‘Doctor Sueño’ que no viste venir

El film de Mike Flanagan quiere ser una secuela tanto de 'El resplandor' de Kubrick como de la novela de Stephen King, y salir con vida del intento.

Las primeras reacciones de ‘Doctor Sueño’ hablan de la mejor adaptación de Stephen King desde ‘Cadena perpetua’

La película de Mike Flanagan tenía por delante el reto de conciliar la visión del autor de Maine con la de Stanley Kubrick, y parece que lo ha conseguido.