10 películas que deberías ver antes de ‘Spotlight’

Una buena dosis de periodismo de investigación y abusos sexuales de la iglesia católica para acompañar el estreno de una de las favoritas en los Oscar.

Por
29 de enero de 2016

ETIQUETAS:

  • Precedida de una buena colección de premios acumulados en las últimas semanas, llega hoy a la cartelera Spotlight, una de las películas que junto a El renacido y Mad Max: Furia en la carretera parten como favoritas en la carrera de los Oscar 2016. Dirigida por Tom McCarthy (The Visitor, Win Win y desgraciadamente también Con la magia en los zapatos) y con un deslumbrante reparto encabezado por Michael Keaton, Mark Ruffalo, Rachel McAdams, Liev Schreiber y John Slattery, cuenta la historia del grupo de periodistas del Boston Globe que sacaron a la luz los casos de abusos sexuales que el arzobispado de Massachusetts llevaba tolerando y ocultando desde hacía décadas. Esta serie de reportajes puso contra las cuerdas a la Iglesia católica, que se vio obligada a una profunda renovación tras quedar expuesta ante la opinión pública.

    Adscrita inequívocamente al género del cine periodístico y con vocación de película de denuncia, Spotlight hará recordar a algunos cinéfilos muchas referencias. Algunas obvias, otras no tanto, a continuación encontrarás una buena dosis de filmes (y una serie) con la que disfrutar más de uno de los títulos imprescindibles de la temporada.

    Ausencia de malicia (1981)

    Para entender lo que significa ese “ausencia de malicia”, que aunque parezca sacado de un film noir es un término legal asociado al periodismo, hay que ver una de las películas menos citadas y sin embargo más brillantes y sobrias de Sidney Pollack. También de su coprotagonista Paul Newman, que se veía condenado por una joven plumilla Sally Field a lo que ahora se llama la “pena del telediario”: salir en los titulares como culpable antes de que lo sentencien en los tribunales.

    Deliver Us From Evil (2006)

    Aunque se titule igual que la película de terror Líbranos del mal (2014), este documental da miedo por otras razones muy distintas. La directora Amy Berg sigue de forma exhaustiva varios casos de abusos sexuales en la Iglesia católica acaecidos durante las últimas décadas. Algunas víctimas y culpables son las mismas de las que hablan en Spotlight. Por si fuera poco, la cineasta aporta escalofriantes datos sobre el paradero actual de los sacerdotes apartados por violar sistemáticamente a jóvenes de sus parroquias.

    La duda (2008)

    ¿Abusó el sacerdote Philip Seympour Hoffman de un alumno del colegio católico que dirige con mano de hierro Meryl Streep? ¿Se trata de un bulo propagado por ella para dañar la imagen de él? ¿Cómo hay que actuar en un caso así? Con Amy Adams de testigo privilegiado y basándose en una obra teatral, La duda quedó algo eclipsada por la batalla de egos actorales reunidos, pero planteaba magníficamente las dos caras de un tema sensible.

    Zodiac (2007)

    Una de las mejores películas de lo que llevamos de siglo y también un ejemplo magistral de cómo trasladar a la gran pantalla una investigación tan farragosa y frustrante como la del asesino del zodiaco, que mantuvo aterrorizada a la población de San Francisco entre finales de los 60 y principios de los 70, utilizando a los medios como altavoz para sus crímenes. Mark Ruffalo, plumilla en Spotlight, era aquí uno de los policías asignados al caso, pero tomó buena nota de cómo trabajaba Robert Downey Jr., en la piel de Paul Avery, el periodista del San Francisco Chronicle que escribió sobre el tema.

    La mala educación (2004)

    Pedro Almodóvar llevaba décadas con esta historia de ecos autobiográficos en la cabeza: el reencuentro de un alumno y el cura que le impartió clases y con el que mantuvo una relación romántica muchos años después de haber abandonado ambos la escuela. El director manchego se enfrentó con su valentía habitual a un tema peliagudo, provocando el enfado de los sectores más conservadores de la Iglesia católica y el asombro de los que quisieron ver un filme sobre la pederastia donde en realidad había una película sobre la obsesión y la venganza.

    La sombra del poder (State of Play) (2009)

    Los puristas dirán que la serie británica de mismo título en la que se basa es más redonda y menos hollywoodiense, pero que no obvien un detalle: dura tres veces más que la película. Russell Crowe, un periodista que investiga el caso de asesinato donde se ve envuelto un congresista y amigo de la infancia, tenía el inestimable apoyo de una joven colega, Rachel McAdams, que en Spotlight ha ganado galones.

    Todos los hombres del presidente (1976)

    Dustin Hoffman y Robert Redford despertaron más vocaciones periodísticas con esta película de Alan J. Pakula de las que las facultades estaban preparadas para asumir. De repente una profesión gris tenía tanto glamour como la de estrella de cine. El público había leído en las páginas del Washington Post todo lo relacionado con el caso Watergate, pero no entendió el calado del asunto que hizo dimitir al presidente Richard Nixon hasta que lo vio en la pantalla grande.

    The Paper (Detrás de la noticia) (1994)

    Michael Keaton ya probó lo que era trabajar en la redacción de un periódico hace un par de décadas. Algo más sensacionalista y con menos prestigio que el Boston Globe de Spotlight, eso sí. Concretamente fue en esta película para la que Ron Howard contó con un reparto asombroso: Glen Close, Marisa Tomei, Robert Duvall, Jason Robards… y Jason Alexander, el George Constanza de Seinfeld. La historia acabó devorada por tanta estrella, pero el fragor de la batalla y el freneseí que se viven diariamente en las redacciones quedó perfectamente capturado por el director de Apollo 13.

    Page One: Inside The New York Times
    (2014)

    Un acceso privilegiado a las tripas del que es probablemente el periódico más importante e influyente de todo el mundo en un momento trascendental de su evolución digital. Del director editorial al redactor de a pie de calle, todos pasan por el objetivo del documentalista Andrew Rossi, dejando al descubierto los problemas a los que se enfrenta el New York Times y reivindicando la vigencia de una profesión herida de muerte, pero más necesaria que nunca.

    The Wire (T5) (2008)

    Tom-McCarthy-the-wire

    “La temporada de los periodistas”, para que nos entendamos. David Simon, periodista antes que showrunner, el creador de The Wire puso el foco sobre el tratamiento que un redactor de un periódico sospechosamente parecido al Baltimore Sun daba del caso de un supuesto asesino en serie, en realidad un invento del detective McNulty (Dominic West) para conseguir que el departamento de policía obtenga más fondos. La radiografía sin concesiones –pincha en la foto para ver una muestra– es una de las más certeras que se han hecho en los últimos años de los males de los medios de comunicación. Y por si fuera poco, el periodista tramposo no era otro que Tom McCarthy, en efecto, director de Spotlight.

    Por qué ‘Los archivos del Pentágono’ no debería ganar el Oscar

    Terminamos nuestro repaso crítico a las nominadas al Oscar con la última película de Spielberg, 'Los archivos del Pentágono'

    Mark Ruffalo celebra la muerte de monseñor Law, el arzobispo de ‘Spotlight’

    "Era un ser humano horrible": así comenta el actor la muerte del antiguo arzobispo de Boston, que encubrió abusos sexuales en su territorio durante 18 años

    El hombre que convirtió un quiosco de hamburguesas en McDonald´s

    John Lee Hancock (‘Un sueño posible’) recrea en ‘El fundador’ el momento en el que Ray Kroc hizo del imperio de comida rápida tu mayor perdición

    Las mejores películas de 2016 según CINEMANÍA

    Samuráis de papel, cowboys bajo cero y un encuentro en la tercera fase: en nuestro palmarés del año hay sitio para todo, ya sea terrestre o alienígena.