Series

De niña a emperatriz, Elle Fanning se mete en la piel de Catalina la Grande en ‘The Great’

La actriz estadounidense y su compañero de reparto, Nicholas Hoult, nos hablan sobre la nueva serie estrenada en Starz.

Por
18 de junio de 2020

A CATALINA LA GRANDE le debemos la primera montaña rusa. La zarina era una apasionada de cierta atracción invernal de la San Petersburgo del siglo XVIII. Nos referimos a unas empinadas rampas de madera cubiertas de hielo para que los más valientes se deslizaran por ellas. A la intuitiva Catalina se le ocurrió ponerle ruedas al trineo con el que se lanzaban, para así poder disfrutar de este divertimento durante todo el año. Esta y otras curiosidades sobre una monarca adelantada a su tiempo atrajeron a Tony McNamara, que decidió escribir una obra teatral satírica sobre su vida.

El guionista de La favorita dejó aparcado el proyecto, ya convertido en serie, para unirse al filme de Yorgos Lanthimos. Sabia decisión, ya que el éxito de esta película hizo que los productores televisivos de turno apostaran por The Great, nos cuenta Elle Fanning. “Teníamos el piloto y nos tocaba presentar el pitch a los servicios de streaming”, recuerda la actriz, que produce y protagoniza la ficción creada por McNamara, por videollamada: “Lo bueno es que ya conocían La favorita y les gustó oír que contábamos con Nicholas [Hoult]”.

Seis años después de Young Ones, Fanning y Hoult se reencuentran en esta comedia satírica y desinhibida sobre Catalina II, un relato que arranca con la llegada a la corte rusa de una joven ingenua y soñadora, hija de un general prusiano y de una princesa alemana. Una Sofía von Anhalt-Zerbst inquieta, inteligente y amante de los libros, comprometida con el emperador Pedro (Hoult), que acabaría convirtiéndose en la emperatriz más longeva del país. “Me encantó poder explorarla muy desde el principio”, explica la pequeña de las Fanning: “Sofía tiene todas las cualidades necesarias para un líder, pero no sabe muy bien cómo usarlas. No siempre sabe la respuesta correcta. Comete errores. Le pueden su ego y su arrogancia”. Del personaje le llamó la atención “su carácter estratega: siempre tiene un plan de contingencia”.

Nicholas Hoult, que quedó fascinado con el guion de McNamara mientras trabajaban juntos en La favorita (“me encanta cómo escribe, es un narrador y una voz muy única”, afirma), se mete en la piel del despótico y demente Pedro III de Rusia, cuyo reinado fue efímero (186 días) pero intenso. De él se dice que se pasó su noche de bodas jugando con soldaditos de plomo, su gran pasión junto al violín. Catalina II y él formaron un matrimonio en eterno conflicto, la crónica de una muerte anunciada que terminaría con el zar derrocado y asesinado en su celda (aunque la versión oficial fue que había muerto por “problemas hemorroidales”), condenado a ser recordado como el marido de Catalina la Grande.

EN EL AMOR Y EN LA COMEDIA TODO VALE
The Great profundiza con mucha sorna y todas las licencias posibles en la conflictiva relación de pareja de sus protagonistas. La serie está lejos de ser una aproximación histórica a la vida de Catalina la Grande y su marido, algo que los actores han agradecido porque les ha permitido jugar a partir del guion de McNamara. “Tuvimos mucha suerte porque pudimos dejarnos llevar y crear a estos personajes, divertirnos sin sentirnos constreñidos por la historia. Además, ha sido una experiencia muy divertida porque la dinámica entre nuestros personajes está cambiando todo el rato”, explica el británico. En esa misma línea, Fanning añade: “Nic y yo estamos muy en sintonía y pudimos desafiarnos mutuamente. Nos animábamos el uno al otro a probar las cosas más locas”.

Es precisamente ese tono desenfadado y cómico lo que diferencia a esta historia de otras producciones sobre la Rusia de Catalina II, como apunta Hoult: “Nunca se ha contado así, es inesperada”. Su compañera de disputas reales y maritales destaca “el desenfreno, la irreverencia, la diversión” como aspectos que hacen a The Great diferente al resto de ficciones que llenan la pequeña y gran pantalla. Incluso a La favorita o María Antonieta. “Puede parecer similar a esas películas, también a Barry Lyndon, dramas de época con un giro moderno”, reconoce la actriz, “pero nosotros hemos hecho nuestra propia ficción, algo muy único y genuino. The Great es algo así como nuestro propio género”.

“LA QUE TODO LO MEJORA”
Así se refiere Hoult a Fanning en determinado momento de la entrevista mientras la risa de esta se cuela por la llamada. “Siempre consigue que algo me sorprenda, para que después yo responda con otra idea y todo evolucione. Es lo bueno de trabajar con grandes actores, que elevan tu juego y, si tienes suerte, consiguen que estés a su altura. Así es trabajar con Elle: mejora cualquier proyecto y me hace mejor a mí”.

A sus 22 años, la norteamericana ha dejado de ser ‘la hermana de’. Lo dejó de ser hace tiempo. Probablemente, el título le duró lo que sus papeles como versión pequeña de Dakota (es decir, su debut en Yo soy Sam) o ese segundo doblaje en inglés de Mi vecino Totoro en el que ambas prestaron sus voces a las hermanas Satsuki y Mei. Antes de cumplir los 10 años, Elle ya compartía créditos con lo mejor de la industria en Babel, de Alejandro G. Iñárritu, a la que seguirían El curioso caso de Benjamin Button, de David Fincher, Somewhere, de Sofia Coppola, o Super 8, de J. J. Abrams. Para muchos fue Maléfica la que le quitó la etiqueta fraternal, pero fue ella, que no tardó en sumar personajes protagonistas de lo más variados (The Neon Demon, Cómo enamorar a una chica punk, La seducción, Día de lluvia en Nueva York), con los que se ha granjeado otro título: el de mejor actriz de su generación. Fanning, la jurado más joven de Cannes, se pone a prueba en 2020 como productora, no solo en The Great sino también en Violet y Finch (Netflix), un nuevo rol con el que se siente muy cómoda: “Hay muchas reuniones, toca venderse un poco a una misma, pero me divierte”.

La serie de McNamara también supone su regreso a una TV en la que apenas había hecho cameos en sus inicios y que se encuentra en pleno crecimiento gracias a la proliferación de plataformas. “Es un espacio maravilloso que está produciendo ficción de calidad. Además, un formato más largo nos permite explorar a los personajes durante 10 horas en lugar de dos”, nos cuenta. Eso sí, en The Great echó de menos algo más de tiempo: “Era una carrera a contrarreloj”. Ahora la pregunta es: ¿qué le queda por probar a Elle? ¿Tal vez la silla de directora? “¡Espero que sí! La producción puede ser un paso en esa dirección, aunque ahora mismo me asusto con solo pensar en dar ese paso [ríe]. Pero me gusta hacer cosas que me asustan. Espero algún día dar con la historia correcta y lanzarme a ello”.

Elle Fanning hace un divertido homenaje a su vestido de Cannes

Sin vestido de Gucci, pero con suéter de melocotones: así recuerda la actriz sus días de alfombras rojas en la Costa Azul.

“Puedo ser una gelatina”: Elle Fanning imita a Cameron Diaz en ‘La boda de mi mejor amigo’

Elle Fanning y Sarah Ramos se convierten en Kimberly y Jules para recrear la discusión sobre por qué una crème brûlée nunca podrá ser una gelatina.

Tráiler de ‘The Roads not Taken’: Javier Bardem y Elle Fanning directos a la Berlinale

Sally Potter ('The Party') dirige este nuevo drama paternofilial, que también cuenta con la presencia de Salma Hayek.

‘Maléfica: Maestra del mal’: Flores y sangre, el homenaje de Elle Fanning a la Bella Durmiente

La actriz norteamericana conquistó las miradas de todas los asistentes a la premiere de la secuela de Disney.