Series

Sexo, drogas y desapariciones: Así es la vuelta a clase de ‘Élite’

Los alumnos de Las Encinas regresan a las aulas con el uniforme manchado de sangre y sin libros que resuelvan sus conflictos peseudoadolescentes.

Por
06 de septiembre de 2019

ETIQUETAS:

  • “Back to black, de Amy Winehouse”, dice Danna Paola. “Losing It, de Fisher”, añade Arón Piper. “Respirar, de Bebe”, responde Mina El Hammani. “A New Error, Moderat”, concluye Omar Ayuso. Temerosos de que se les escape algún spoiler de la segunda temporada de Élite, sus protagonistas prefieren adelantarnos las canciones que les sirvieron de inspiración para preparar la vuelta al cole. “Mientras ensayábamos para la nueva entrega, teníamos una playlist de los personajes. Trabajábamos dinámicas en las que cada uno se relacionaba con el resto a través de una canción”.

    Hablamos con el reparto del éxito teen en un reservado de sofás aterciopelados, ambientación en tonos verdes y acabados en dorado. “No olvides tu corazón al salir”, se lee en un letrero rojo, con luces de neón. “Aquí empiezan a salir verdades, con el alcohol y demás”, nos adelanta Itzan Escamilla sobre uno de los escenarios principales de los nuevos episodios. “Aquí hicimos el primer ensayo en el set. La fiesta, las ganas de salir, la juventud, va a estar aquí”, añade Georgina Amorós, una de las nuevas incorporaciones. Nos despedíamos de los alumnos de las Encinas con la camisa rosa de Polo (Álvaro Rico) manchada de sangre tras haber asesinado a Marina (María Pedraza), aunque era Nano (Jaime Lorente) el que acababa tras las rejas. Los únicos que sabían la verdad, además del responsable, eran su ahora exnovia Carla (Ester Expósito) y Christian (Miguel Herrán), el tercer vértice del triángulo poliamoroso.

    Esta segunda entrega arranca meses después del crimen, que ha desestabilizado a los personajes principales. Sobre todo a Samuel (Escamilla): “Quiere encontrar al asesino de Marina, sacar a su hermano de la cárcel y hacer justicia. Es un poco Venganza”. En cuanto al resto de alumnos, algunos, como Nadia, se han dado cuenta de que la vida puede acabar en un segundo (“Ahora busca vivir, experimentar, equivocarse y sentir”, nos cuenta El Hammani); otros, como Ander (Piper), tratan de pasar página cuanto antes, “que lo dejemos atrás por una cuestión de salud”; los implicados, como Carla, cargan con la verdad (“Le va a costar cada vez más mantener su coraza y guardar el secreto”, dice Expósito); y Guzmán (Miguel Bernardeau), “intenta convertirse en una mejor persona” tras la muerte de su hermana. ¿Y Polo? ¿Le pesa la culpa? “Está bastante torturado…”, afirma Rico.

    Afortunadamente, llegan nuevos personajes para relajar el ambiente. O caldearlo. Entre ellos, Valerio, “alguien superfresco y lúdico”, explica Jorge López, “que revolucionará el mundo de su hermana Lu (Paola)”. El actor chileno aterriza en las aulas junto a “dos tipas que vienen curtiditas por la vida”, en palabras de Georgina Amorós. Ella da vida a Cayetana, “una chica con muchas capas, a la que le gusta la moda y que se llevará bien con Lu”. Por otro lado, está Rebeca (Claudia Salas), cuya madre (Eva Llorach) ha comprado la casa de la familia de Guzmán: “Viene de un barrio humilde y va a generar revuelo en las Encinas”.

     

    INGENUOS, PELIGROSOS E INTERNACIONALES

    Regresamos al colegio más pijo de la TV con la lucha de clases, los amoríos adolescentes y el misterio de la anterior entrega, pero con tramas más oscuras. Para Danna Paola, esta es “una temporada desinhibida, sensual, salvaje”. “Es más cruda que la anterior”, promete Escamilla: “Cuando una persona experimenta la muerte de alguien cercano, madura con rapidez”. En esa línea, “vais a ver a adultos de 16 años”, dice Piper, y añade: “Serán capítulos bastante espejo de los anteriores”. ¿Eso significa que volverá Marina? “No va a ser un Por trece razones”, se apresura a responder Mina.

    Élite reabre sus puertas 11 meses después de su primera parte. Sus alumnos han madurado, y los actores que les dan vida también. Al fin y al cabo, si unos lidian con una muerte cercana, los otros se han convertido en ídolos más allá de nuestras fronteras. “Yo estaba mentalizada para ello”, asegura Expósito. Rico confiesa agobiarse con más facilidad que su compañera y rememora cierto episodio en una discoteca de Madrid al poco de estrenarse la serie: “A la media hora me fui a casa. La gente me agarraba y me gritaba: ‘¡Asesino!’. No sabía si tenía que salir corriendo o lo decían en plan guay”. El actor también reconoce que se ha vuelto más cuidadoso en redes: “Antes me daba igual subir stories con mi hermano, en calzoncillos, tocando la guitarra. Ahora no lo hago porque estará en otras 30 cuentas de fans”.

    Un aspecto en el que todos los intérpretes están de acuerdo es en que, pese a la admiración que puedan despertar, no se consideran referentes. “Es muy loco cuando me dicen que soy un ejemplo. No puedo con esa palabra porque soy un ser humano”, aclara Danna Paola. ¿Y los nuevos? ¿Están listos para lo que se les viene encima? “No puedes entrar en una segunda temporada pidiendo perdón. Si no, los fans no se interesan en conocerte o dicen: ‘Me gustaba más Marina”, responde Georgina: “Nos hemos dejado la piel para estar a la altura de las expectativas y será brutal”.

    La segunda temporada de Élite ya está disponible en Netflix.

    Disponible en Vodafone TV

    Que no cunda el pánico: cinco películas de Netflix para superar la depresión postvacacional

    El fin del verano es triste, pero puede serlo aún más si no aprovechas tu catálogo y disfrutas de las historias de motivación y superación personal que ofrece.

    María Pedraza abandona la “isla desierta”, ¿qué proyectos tiene entre manos?

    La actriz madrileña es, hasta el momento, una fiel embajadora de Netflix España. Sin embargo, este 2019, ha emprendido algún que otro proyecto fuera de la plataforma.

    Las escenas más calientes de 2018

    Olvidaos de subir la calefacción en Navidad...