Series

La casa de papel T3: Manual para hacer la revolución

La temporada 3 de la casa de papel ya está disponible en Netflix y sí, su filosofía sigue siendo la de asaltar los cielos…

Por
21 de julio de 2019

La Casa de Papel se convirtió en un descomunal fenómeno de masas. 

La Parte 3 se ha estrenado y es un espectáculo. Es una droga muy dura que te obliga a darte un fuerte atracón de capítulos. Continuar una serie cerrada es muy complicado pero la vida sigue y la vida de los personajes también. Y había que contarla. Alex Pina lo ha hecho con gracia, con pulso y con mala leche. 

Hace tiempo en CINEMANIA desgranamos cuál era la filosofía de La Casa de Papel… Y resulta que solo era un prólogo de lo que estaba por venir. La verdadera revolución empieza ahora, con este manual que nos ha dejado El profesor, Naerobi, Tokio, Berlin y todos y cada uno de los personajes que forman esta avasalladora ficción. 

Comenzamos y sí, HAY SPOILERS, así que si aún no has llegado al episodio 8, ven cuando lo termines. 

.

.

.

PRIMERA LECCIÓN: LA LIBERTAD CONLLEVA SOLEDAD

Esta lección es fácil de aprender: Cuando te sales del sistema estás solo. Punto. 

Miriam García Pascual, la mítica alpinista que murió con 26 años, explicaba con frases preciosas como esta lo que significaba salirte del orden establecido:

“El precio de la libertad es la soledad, y el precio de ser pájaro la esclavitud del viento”

Hay muchas formas de salir del sistema. Los protagonistas de La Casa de Papel lo hicieron a lo grande, atracando la Casa de la Moneda y Timbre. Después huyeron y durante dos años pudieron disfrutar de lujos como el tiempo y paraísos inaccesibles. 

Pero estar fuera implica que no puedes estar en un mismo lugar mucho tiempo, que no puedes encariñarte demasiado con la gente a la que conoces, que no puedes, en definitiva, formar parte de la sociedad. Porque si lo hacen, te pillan y te devuelven a patadas. 

Y esto es precisamente lo que le pasa a Rio, que se siente terriblemente solo. El joven atracador la caga, no aguanta y utiliza ese teléfono que funciona como elemento de control del sistema. Esa señal es detectada por los satélites que, aguardando por la seguridad del sistema, señalan su posición y la de Tokio. Ella se salva, él no. 

SEGUNDA LECCIÓN: REVOLUCIÓN SOCIAL VS. INDIVIDUALISMO

Ocurre algo realmente bello con La Casa de Papel. 

Tras la primera temporada hubo una fiebre que recorrió el mundo y muchísimas personas usaron las máscaras de Dalí y los monos rojos para vestirse en carnavales o para salir a la calle a reivindicar sus derechos con frases de Nairobi. Copiando directamente la indumentaria que se usaba en V de Vendetta y que Anonymus adoptó como símbolo de su grupo, La Casa de Papel tuvo también sus réplicas en la sociedad. En el mundo real. 

En esta segunda temporada los creadores han usado fotos de esa gente real para impulsar este plan loco que consiste en dar el golpe definitivo al sistema asaltando el Banco de España.  La ficción provocando movimientos en la vida real que a su vez sirven para alimentar de nuevo la ficción y llevarla aún más lejos. 

La vida es maravillosa. 

Y la excusa para recurrir a la vida real es contar (ahora sí, en la ficción) como millones de personas se han unido a la causa de esta banda de ladrones. El profesor como el perfecto símbolo revolucionario para reventar este sistema que ahoga. El personaje de Álvaro Morte sabe perfectamente que para iniciar una revolución social el primer objetivo debe ser despojar a la sociedad del sentimiento de individualismo introducido en los 70’ por Margaret Tacher y volver a colocar, sobre todo en la clase obrera, el orgullo de comunidad. 

Para hacerlo, primero, reparten billetes por toda la capital generando el caos y ganándose la simpatía de los ciudadanos. Después anuncian que van a reventar el sistema porque, oh sorpresa, se están saltando las vías legales y de manera ilegal y contraria a los derechos humanos están torturando a uno de los suyos. Así es como hacen que un objetivo individual se convierta en un objetivo común por el que merece la pena luchar. Solo son símbolos. Pero los símbolos representan injusticias que vemos y vivimos todos. 

La revolución acaba de comenzar. 

TERCERA LECCIÓN: SIN MATRIARCADO NO HAY REVOLUCIÓN

Hoy solo hay dos temas relevantes que mueven el mundo: El empoderamiento de la mujer y el medio ambiente. 

Las mujeres han iniciado una revolución que ya ha empezado y cuya guerra está en auge. Mientras, el medio ambiente se ha convertido en el tema prioritario desde que estamos siendo conscientes de que esto va a petar por un lado o por otro y nos vamos a ir todos a la mierda. 

En La Casa de Papel este empoderamiento estuvo presente desde aquella escena en la que Nairobi descolgaba el teléfono para sentenciar: “Empieza el matriarcado”.

En esta parte 3 la apuesta sube. Si la revolución del profesor va a funcionar solo lo hará con el apoyo del matriarcado y este está representado por Nairobi, por Tokio y por la Lisboa (el seudónimo de la inspectora). Ni un solo comentario machista o patriarcal se escapa de las feroces réplicas de estos tres monumentales personajes que son la columna vertebral de esta serie. Sobre todo la primera, Nairobi. 

Ninguna revolución actual se podría entender en otros parámetros que no fueran los que dicta el personaje de Alba Flores… “Manteca colorá del buena”. 

CUARTA LECCIÓN: LA MEJOR ARMA SON LAS CLOACAS DEL ESTADO

En los últimos meses se ha estado hablando mucho de las cloacas del estado. Básicamente por el Caso Villarejo en el que los tribunales están investigando maniobras de políticos y comisarios para fabricar pruebas contra Podemos y diversos partidos nacionalistas que luego, claro, filtran a la prensa que funciona como un resorte y ¡BOOM! La mentira se convierte en verdad. 

Eso solo una pequeñísima parte de las cloacas. Si nos ponemos a levantar todas las alfombras hay mierda para destruir las relaciones internacionales de España en los próximos 100 además de arruinar las vidas de decenas de políticos, periodistas, jefes de policías, altos cargos, empresarios, embajadores… 

Por eso el único ataque posible para reventar el estado desde dentro son sus cloacas. Y este era el plan maestro de Berlín. Un personaje que la serie resucita a través de elegantes y emotivos flashbacks. 

Este ataque difícilmente neutralizable si tuvieramos unos medios de comunicación dignos de una sociedad democrática moderna es muy fácil de placar con medios como los que tenemos hoy en día donde nunca (o casi nunca) hace falta contrastar y vale cualquier cosa. Hasta han cambiado el nombre a la mentira bautizándolo como post verdad. Y con esto se encuentran el profesor y los suyos, con una estrategia infalible en la que los malos, los protectores del sistema, deciden vender todas las informaciones falsas posibles a los medios para que la opinión pública está tan absolutamente saturada que cuando lleguen las informaciones feas de verdad ya nadie pueda distinguir una aguja en un pajar. 

Mal asunto para los revolucionarios. 

QUINTA LECCIÓN: EN UNA REVOLUCIÓN SIEMPRE HAY PÉRDIDAS

Cuando ya nada funciona comienza el caos y en el caos solo los muy sensatos, los muy fríos, los muy genios, saben lo que hay que hacer para seguir llevando la revolución a una victoria pacífica y duradera. 

Pero El profesor yerra y fallar es tan humano como la ira… Y la ira ya sabemos donde lleva, ya lo decía Yoda. Y al final de la revolución cuando todo parece perdido llega la muerte. La muerte de un compañero de lucha, la muerte de un camarada que impulsa de nuevo el mecanismo y dobla la apuesta con violencia. Lo que hará al espectador devanarse los sesos será si es posible hacer la revolución siguiendo las reglas del sistema… 

En estos 8 nuevos episodios de La casa de papel la tesis es clara: sin violencia no va a haber ninguna revolución. Pero, que no nos sorprenda, ya desde el principio de esta serie quedó claro que no hay malos ni buenos. Ahora sí que empieza la jarana. 

El Festival de Berlín anuncia los primeros títulos a competición

'La Librería', de Isabel Coixet participará fuera de competición en una edición en la que estarán los últimos trabajos de Gus Van Sant y Benoit Jacquot

[Berlín 2017] Palmarés: ‘Verano 1993’, de Carla Simón, se corona como la Mejor Opera Prima

'On Body And Soul', de la húngara Ildiko Enyedi se hace con el Oso de Oro en una edición de la Berlinale en la que triunfa la cinta catalana 'Verano 1993'

[Berlín 2017] La otra cara del amor romántico

La Sección Oficial se cierra con Ana, mon amour, relato del auge y caída de una apasionada relación amorosa

[Berlín 2017] Un Lobezno melancólico y fallido

James Mangold intenta sin éxito evocar el western para retrato nostálgico de los X-Men