Series

‘Barry’: La nueva ‘Breaking Bad’ está en HBO y nadie lo sabe aún

La serie de Bill Hader sobre un asesino a sueldo con inquietudes actorales navega en los cambios de tono, humor esquinado y crueldad con tanta soltura como su talentoso reparto.

Por
03 de julio de 2018

Ahora que celebramos el décimo aniversario de Breaking Bad no está de más recordar que la serie de Vince Gilligan no se convirtió en un estratosférico fenómeno de audiencia hasta el paso de la tercera a la cuarta temporada en emisión. La crítica adoró la serie de manera prácticamente unánime desde su comienzo, pero eran pocas personas las que la veían; tuvo que pasar cierto tiempo e hicieron falta muchos artículos de opinión alertando sobre el diamante en bruto de AMC para que Breaking Bad pasara a ocupar el estatus de serie imprescindible que en aquel entonces monopolizaban Los Soprano, The Wire Mad Men. 

Pues bien, lo mismo podría ocurrir con Barry dentro de no mucho tiempo.

No sabemos si en 2028 estaremos celebrando el décimo aniversario de Barry cual tótem cultural como se hace hoy con Breaking Bad, pero desde luego a la serie creada por Bill Hader Alec Berg, y protagonizada por el primero, no le faltan motivos para que eso suceda. Simplemente, habrá que dejar un periodo de tiempo necesario para que los potenciales espectadores se enteren de su existencia dentro de la programación de HBO y le den la oportunidad que merece mientras la serie sigue creciendo.

Barry cuenta con Bill Hader en el papel principal. Quien fue ser de luz estelar de Saturday Night Live y se ha consagrado como uno de los mayores talentos cómicos de nuestro tiempo da cierto giro a su imagen humorística interpretando a un asesino a sueldo implacable. Se trata de un Marine retirado que ahora se gana la vida liquidando objetivos para criminales y narcotraficantes. Un trabajo en Los Ángeles lo lleva a una clase de interpretación y, aparte de coser a plomo a su víctima, allí encuentra su auténtica vocación: convertirse en actor. O, al menos, intentarlo. Pero lo que sea con tal de dejar de segar vidas por encargo.

Claro que, como Michael Corleone en su momento, Barry no tarda en descubrir que abandonar su sector profesional no es una tarea fácil. Por un lado está su agente, el molesto Monroe (Stephen Root), y por otro los peligrosos gangsters chechenos (absolutamente increíbles Anthony Carrigan Glenn Fleshler en sus papeles) que han contratado sus servicios y no tienen ninguna intención de dejarle marchar. Por otro lado, la policía local (Paula Newsome como la detective Moss) sospecha que el asesino está relacionado con el grupo de actuación dirigido por Henry Winkler –según tu generación, el Fonzie de Happy Days o el abogado de Arrested Development; una delicia, en cualquier caso– al que se ha apuntado Barry.

via GIPHY

Como se puede apreciar, un enredo bastante peliagudo al que aún hace falta sumar lo colgado que se queda Barry con su compañera de clase Sally, a quien Sarah Goldberg interpreta de manera absolutamente reveladora. Solo hace falta ponerse el capítulo donde un fragmento de Macbeth se convierte en el mejor termómetro emocional del mundo según la entonación que la actriz utiliza para declamar sus líneas de diálogo. Porque ese es otro punto fuerte de Barry que la emparenta con lo mejor de Breaking Bad: no solo cuenta con un sólido reparto de actores y actrices completamente entregados a la causa, sino que sabe cómo parar la acción y dejarles el tiempo necesario para lucirse en el momento más inesperado.

Los diez episodios de la primera temporada de Barry están repartidos entre cuatro realizadores tras las cámaras. Hader debuta en la silla de dirección con los tres primeros, su compinche Berg –figura a reivindicar cuanto antes dentro de la comedia estadounidense de las últimas décadas: de Seinfeld y Curb Your Enthusiasm a Silicon Valley, pasando por Eurotrip, El dictador o el late night de Conan O’Brien– firma los dos últimos (y aseguro que son colosales), Maggie Carey uno y Hiro Murai –talento de oro detrás de las cámaras en Atlanta o el videoclip This Is America para Childish Gambino– dos más. El nivel de atención que dedican todos al aspecto visual de la serie y la puesta en escena está a la altura de la dedicación en los guiones.

Para los fans de los arcos morales y la evolución de los personajes, Barry cumple de sobra gracias a la evolución de su protagonista, sin olvidar que los secundarios que lo rodean son tridimensionales a pesar de no renunciar a la eficacia de una buena punchline. Estamos ante una comedia negra, aunque, como pasaba con Breaking Bad, se pueda olvidar ante algunos de los estados de crudeza que alcanza. Quienes echamos de menos en las series de prestigio un poco más de atractivo visual y momentos de pura construcción narrativa con la imagen, la luz, las caras y el montaje, con Barry también estamos cubiertos, como demuestra este clip.

‘It: Capítulo 2’: Bill Hader habla sobre el ‘secreto’ de Richie

El actor que da vida al integrante del Club de los Perdedores ha querido dar su opinión sobre el cambio del personaje respecto a la obra original.

Anna Kendrick y Bill Hader son los hijos de Santa Claus en ‘Noelle’

La primera comedia original destinada al catálogo de Disney+ verá la luz el 12 de noviembre, justo a tiempo de que sus protagonistas preparen la Navidad.

Ya están aquí las primeras críticas de ‘It: Capítulo 2’: “Bill Hader debería estar en los Oscar”

La secuela dirigida por Andy Muschietti llegará a la cartelera el próximo 6 de septiembre.

¿Se está convirtiendo Obama en un género cinematográfico?

Tras 'Michelle & Obama', sobre la primera cita del mandatario y su señora, 'Barry' cuenta su juventud para Netflix