Terminator Génesis

6

Por - 25 de mayo de 2015

Dos amantes en fuga, huyendo de una devastación mecánica que ejemplifica lo Inevitable: sobre esa estructura, James Cameron armó tanto Terminator como Titanic, y hay que ser muy fan de los transatlánticos (o de la Winslet) para no ver cuál de esos dos filmes ha envejecido mejor. Después, Terminator 2 añadió la idea de del ciborg asesino como padre sustituto, amén de unos cuantos millones extra. Y ahora, tras dos intentos de resurrección algo desnortados, la franquicia entrega su propia Jurassic World: una película que no aspira a avanzar, sino a volver sobre lo pretérito para convencernos de que su base sigue en pie.

Revisar el código de la saga no tiene por qué ser malo. Y no siempre lo es en Terminator Génesis: ese Schwarzenegger ejerciendo de suegro biomecánico arrasa mediante sus cañonazos de autoparodia, y los fans hallan por fin portavoz en un J. K. Simmons maravilloso, que articula tanta perplejidad ante las paradojas temporales (la asignatura pendiente del serial en pantalla grande). Su reflexión sobre las narrativas mesiánicas también tiene valor: esa coincidencia entre las iniciales de John Connor y las de cierto personaje bíblico es, ahora más que nunca, un chiste agrio.

Pero, como ya ocurrió con los dinosaurios, esta maquinaria chirría. Lo hace, por ejemplo, cuando las secuencias de acción nos recuerdan que Terminator se convirtió en un clásico gracias al ingenio, no al presupuesto. O cuando la antiquímica entre Jai Courtney y Emilia Clarke (menuda papeleta, khaleesi) nos hace añorar como nunca a Michael Biehn y a Linda Hamilton. Pero lo que más falta en esta película, por más que ella se empeñe en desmentirlo, es aquello que transmutaba al ‘Arnie’ reprogramado de la segunda entrega: la emoción.

No se confundan: esto no es sólo nostalgia. La serie Terminator: The Sarah Connor Chronicles, un producto reciente, sí que pillaba esa melancolía esencial que transformó dos filmes de acción explosiva en asuntos paradójicamente íntimos, entrañables. Los veteranos (y, ahora sí, estamos jugando la carta viejuna) pueden pensar en el contraste entre el chunda chunda sintético de Brad Fiedel, tan pegadizo pero tan poco triunfal, y la orquestaciones saturadas que entrega aquí Lorne Balfe. Un buen exterminador no debe olvidar que vale más acercarse discretamente a su presa, y darle donde duele, que tratar de apabullarla a base de CGI.

‘Terminator World’, o Schwarzenegger como el suegro de tus pesadillas.

Schwarzenegger se burla del tamaño del cuchillo de Stallone

Trolleo testosterónico: el austríaco aprovecha el estreno de 'Rambo: Last Blood' para meterse con su amigo... Y Stallone le responde.

10 películas censuradas tras el 11-S

Escenas eliminadas, retoques digitales, retrasos en el estreno... Todos estos filmes pasaron por estos tragos (y algunos más) tras el atentado contra las Torres Gemelas

A James Cameron le gustaría que ‘Terminator: Destino oscuro’ fuera el inicio de una nueva trilogía

El film que dirige Tim Miller y trae de vuelta tanto a Linda Hamilton como Arnold Schwarzenegger quiere darle a la saga la continuación que merece.

‘Terminator: Destino oscuro’: Arnold Schwarzenegger y Linda Hamilton se reencuentran en el nuevo tráiler

La película de Tim Miller ('Deadpool') llegará a la cartelera el próximo 31 de octubre.