Por - 08 de abril de 2009

ETIQUETAS:

Irene Crespo

EL MUNDO SE ACABA. Y por una vez no será Will Smith quien intente salvarlo. Cinco años después de la irregular (aunque muy rentable) Yo, robot, el director de culto gótico (por El Cuervo y Dark City), Alex Proyas, regresa con una historia de género catastrofista (híbrido entre Independence Day y El incidente) y protagonizada por el Nicolas Cage del siglo XXI. Ese que al tiempo que empezó a perder pelo redujo sus dotes interpretativas a un único rostro de enorme intensidad que siempre parece igual de preocupado, no importa si es asesino a sueldo o motorista fantasma o, como aquí, padre viudo a tiempo completo y matemático del MIT a tiempo parcial que encuentra un papel con las fechas y coordenadas de las grandes catástrofes de los últimos 50 años, incluida la del fin del mundo. A pesar del problema capilar, Cage sigue demostrando habilidades como hombre de acción. Precisamente más acción es lo que le falta a esta película que se pregunta otra vez si la humanidad debería volver a empezar, aunque renacer pase por su destrucción total. Eso sí, pocas veces veremos un final tan arrollador en el cine estadounidense. 

‘Cageismo’ al límite: Nicolas Cage se untó los pies de yogur para rodar una escena de sexo

Durante el rodaje de 'Besos de vampiro', 'Nic' se superó a sí mismo en muchas ocasiones: que se lo pregunten a Jennifer Beals.

Nicolas Cage se une al guionista de ‘Green Book’ en un thriller del estilo de ‘Sicario’

La carrera del intérprete de 'Mandy' sigue manteniéndose como una de las más imprevisibles y apasionantes de la actualidad cinéfila

‘Gifolas Cage’: Avalancha de GIFs de Nicolas Cage

El actor más 'multifacético' (por el número de caras por segundo que es capaz de enseñar) protagoniza una inmensa colección de GIFs dedicados a su persona.

Nicolas Cage adaptará a Lovecraft en ‘Color Out of Space’

El actor más primigenio de Hollywood se alía con los productores de 'Mandy' (y con el director Richard Stanley) para esta historia de paletos mutantes y radiactivos.