Mi amigo el gigante

8

Por - 27 de junio de 2016

Hay pocos directores que entiendan tanto y tan bien el valor mágico del cine como Steven Spielberg. Y el valor y la importancia de la magia y la ilusión en nuestras, a menudo, desesperanzadas vidas. Por eso Spielberg ha leído a sus siete hijos en algún momento el cuento de Roald Dahl titulado El gran gigante bonachón. Por eso hace más de 25 años que el cineasta perseguía adaptar la aventura mágica que el escritor dedicó a su hija fallecida por encefalitis a los siete años.

Pero Spielberg, un hombre paciente, esperó hasta que la tecnología estuviera al nivel de la historia que quería contar: la de un gigante herbívoro, menos gigante que sus compañeros comehumanos, que habla un extraño inglés (la invención de palabras de Dahl se perderá en la traducción al castellano) y se dedica a cazar dulces sueños que ‘sopla’ en las cabezas de los niños por las noches. Una de esas noches, una niña curiosa y ávida lectora de cuentos en el silencio nocturno de su orfanato, le descubre. El gigante, nervioso, la coge con sus grandes manos y se la lleva a su casa, la coloca en una sartén, donde la pequeña (la debutante y enérgica Ruby Barnhill), asustada, cree que acabará en su estómago. La oscuridad del cuento de estos primeros momentos acaba pronto. En cuanto el gigante empieza a comer un pegajoso pepino verde, su alimento principal para no comer “human beans” (judías humanas, en un juego de palabras inglés: “human beings”) y los dos juntos beben un líquido verde cuyo efecto inmediato son unas sonoras flatulencias –la demostración de que el público de este cuento, en papel y en pantalla, son los niños, y bienvenido sea–, la amistad entre dos seres tan diversos cobra protagonismo, tal y como pasaba en E.T. No es por casualidad que las dos películas compartan guionista, Melissa Mathison. Este Mi amigo el gigante fue su último trabajo antes de morir el noviembre pasado.

La niña le enseña un inglés apropiado, el gigante le lleva al árbol donde se encuentran los sueños en la que es una de las secuencias más bonitas y coloristas de la película. Una de las razones por las que Spielberg esperó más de dos décadas para filmar esta adaptación, para esperar a que la tecnología cumpliera sus sueños y lograra la magia. Aunque la razón principal era el BFG (“Big Friendly Giant”), el gigante amigo y bonachón, un hombre cuyas dimensiones enormes deberían asustar a cualquier humano, más aún a los niños, pero cuyas facciones, gestos y acciones despiertan una ternura inmensa. En la cara de ese gigante se resume la belleza de esta historia: en el trabajo a partir de performance capture del nuevo actor fetiche de Spielberg, Mark Rylance (el maravilloso y sutil agente soviético de El puente de los espías), cuya sonrisa contagia de felicidad al espectador. Y nos hace creer en la magia durante un rato. Una magia y esperanza que también llevan al palacio de Buckingham (y a una reina interpretada por Penelope Wilton) en la secuencia más paródica y menos spielbergiana de la película.

Hay pocos directores que entiendan tanto y tan bien el valor mágico del cine como Steven Spielberg. Sólo él sigue creyendo en la importancia de la imaginación y la magia para disfrutar de la infancia, primero, y para que sigamos siendo un poco niños, después. Y siempre.

Este gigante bonachón debería convertirse en el E.T. de las nuevas generaciones. El amigo de otro mundo que todo niño querría tener.

‘It: Capítulo 2’: Bill Hader habla sobre el ‘secreto’ de Richie

El actor que da vida al integrante del Club de los Perdedores ha querido dar su opinión sobre el cambio del personaje respecto a la obra original.

Anna Kendrick y Bill Hader son los hijos de Santa Claus en ‘Noelle’

La primera comedia original destinada al catálogo de Disney+ verá la luz el 12 de noviembre, justo a tiempo de que sus protagonistas preparen la Navidad.

Ya están aquí las primeras críticas de ‘It: Capítulo 2’: “Bill Hader debería estar en los Oscar”

La secuela dirigida por Andy Muschietti llegará a la cartelera el próximo 6 de septiembre.

Dispérsense: David Zucker confirma una nueva ‘Agárralo como puedas’

El director de las desventuras policiales de Frank Drebin quiere a Bill Hader ('Barry') para interpretar al hijo del personaje encarnado por Leslie Nielsen.