Animales nocturnos

8

Por - 20 de noviembre de 2016

Decía Marcel Proust que “no se puede leer una novela sin poner en la heroína los rasgos de la mujer amada”. Ampliando la evidente retroalimentación que existe entre los libros que leemos (o las películas que vemos) y nuestra propia vida a la hora de tender puentes de empatía con aquello que se cuenta, se puede concluir que gran parte de lo que somos proviene de esas experiencias de segunda mano con la ficción. ¿Por qué, si no, te tomas como un ataque personal que alguien desprecie tu película favorita? No se está metiendo contigo. ¿O sí?

En Animales nocturnos, el segundo trabajo de Tom Ford como director, el diseñador superestrella ha optado por un tema que seguramente sienta muy cercano: qué dicen de nosotros las cosas que creamos y cómo afectan a nuestro comportamiento las creaciones de los demás. No está nada mal para alguien que podría ser un turista de lujo detrás de las cámaras, pero, ya con el debut de Un hombre soltero, demostró que su interés por el lenguaje cinematográfico iba más allá de la oportunidad para filmar a grandes estrellas con ropa alucinante en escenarios de diseño. Que también: la galerista que interpreta Amy Adams (damos la aclamación hiperbólica a su actuación por consabida) se mueve por espacios relucientes con una melena tan afilada como sus tacones.

Pero un día recibe el borrador de una novela que su ex de hace tiempo, escritor, acaba de terminar. La llegada del libro, como si fueran las cintas de vídeo de Carretera perdida (en absoluto la única referencia lynchiana de un filme contagiado de su mismo espíritu), trastoca la frágil realidad de la protagonista con insidiosos paralelismos entre su antigua relación con el autor (Jake Gyllenhaal) y la brutal y abrasiva historia de terror burgués y venganza patriarcal que lee a ratos. Ahí clava Ford su alfiler más punzante: si el arte contamina y delata, también puede usarse para ejercer violencias muy retorcidas.

Bajo una apariencia de diseño e interpretaciones de lujo, Tom Ford expone de qué forma embriagadora e inquietante puede afectarnos la ficción.

Por qué ‘El vicio del poder’ no debería ganar el Oscar

Pelucones, insistentes flashbacks y un tono raro. Puede que nuestras razones para arrebatarle las ocho estatuillas a las que está nominado no le hagan mucha gracia a Adam McKay

Amy Adams: “Creo que estoy fuera del Universo DC”

En una conversación con Nicole Kidman para un programa de Variety, Amy Adams confirma que el Universo DC está reinventándose

Gillian Flynn: el reverso ‘noir’ del feminismo

¿Misógina, o solo sincera? La autora literaria de 'Heridas abiertas' y 'Perdida' vuelve al cine con 'Viudas', un nuevo relato criminal protagonizado por mujeres inquietantes.

Primer tráiler de ‘Vice’: Christian Bale, ¿a por el Oscar en la piel de Dick Cheney?

Amy Adams, Steve Carell y Sam Rockwell como George W. Bush acompañan a Bale en un filme que promete ser uno de los grandes ‘cazaoscar’ de la temporada.