Vídeo del día: Cuando el cine te devuelve la mirada

Las películas reunidas en este clip no rompen la cuarta pared: la hacen añicos y después juegan entre los escombros.

Por
11 de julio de 2015

Es de cajón: uno va al cine para ver cine. Pero ¿qué ocurre cuando es el cine el que le mira a uno? Y cuándo no sólo pone sus ojos en ti, sino que además te dirige la palabra, ¿cómo te quedas? Si la respuesta a esta última pregunta es “pasmado”, “inquieto” o incluso “muerto de risa”, buenas noticias: eso significa que el director ha sabido romper la cuarta pared, una de las maniobras más complicadas (y más rentables, si salen bien) que pueden llevarse a cabo en el séptimo arte. Como homenaje a estos momentos de creatividad, que vinculan a autor y espectador de una forma casi indefinible, el montador Jacob T. Swinney ha realizado 4th Wall Breaks & Looking In Lens, un vídeo de casi cinco minutos en el que personajes de filmes como Funny Games, El lobo de Wall Street, El Club de la Lucha (¡no podía faltar!), Psicosis, Annie Hall o El resplandor, entre otros muchos, nos clavan sus ojos y nos interpelan. Desde aquí te animamos a disfrutar de este trabajazo, pero no te quejes si, después de verlo, sientes que alguien te está mirando…

CINEMA COMPILATION: 4th Wall Breaks & Looking in Lens from Jacob T. Swinney on Vimeo.

Festival TCM 2019: Lo que tienes que ver

De la Nueva York de 'Annie Hall' a la París de 'Al final de la escapada', la segunda edición del festival TCM da la vuelta al mundo del cine (de culto).

Foto del día: Cuando la Capitana Marvel era una fan infantil de Woody Allen

Brie Larson comparte en sus redes una imagen de ella de pequeña con un atuendo muy parecido al de Diane Keaton en 'Annie Hall'

¿Son estas las 100 comedias más divertidas de la historia?

'Con faldas y a lo loco', elegida la película más descacharrante de la historia por una encuesta de la BBC entre críticos de todo el mundo

Adivina quién viene (a cenar) esta noche

Elegantes, familiares, de celebración, íntimas y hasta carcelarias. Estas cenas de cine son tan apetitosas como los menús que degustan sus protagonistas.