‘Shaft’, Netflix tira de nostalgia (y ‘black power’) con Samuel L. Jackson

Con la actualización de este clásico, la plataforma hace un guiño a la ‘blaxploitation’ y ensalza a uno de sus personajes más icónicos: el detective John Shaft.

Por
02 de julio de 2019

Es de Harlem, muy macarra y tiene predilección por las gabardinas largas. Además, es un justiciero afroamericano que, siguiendo el camino de la ‘blaxploitation’, derrocha ‘black power’ y lucha por acabar con el racismo más criminal. Hablamos del detective John Saft, a quien conocimos por primera vez en Las noches rojas de Harlem –y en la piel de Richard Roundtree–; y, sí, ha vuelto a nuestras vidas.

Y es que Netflix, de la mano de Warner Bross, ha apostado por recuperar este clásico del cine de acción y ponérselo en bandeja a sus usuarios. Pero, ¿qué tiene de especial esta película para que todo el mundo esté hablando de ella?

Tres claves para entender el Shaft de Netflix

  • Es una precuela directa. Es una continuación de la película ShaftThe return, estrenada en el año 2000, que, a su vez, ejercía de precuela de Las noches de Harlem. Esta vez, el detective se va a reunir con el hijo al que, hasta ahora, desconocía, después de que este le pida ayuda para resolver un caso. Eso sí, os advertimos que aquello de “de tal palo, tal astilla” no se cumple en el caso de los Shaft.
  • Está protagonizada por Samuel L. Jackson. La película, como todas las originales de Netflix, es de serie B, uno de los motivos por los que la historia que cuentan es simple, lineal y, la verdad, previsible. No obstante, Netflix no ha pecado de confiado: sabía que el fuerte de este estreno no es la trama más que conocida de Shaft. Sus apuestas son el fenómeno setentero del ‘blaxploitation’ y Samuel L. Jackson. El actor clava la interpretación de este vulgar y sarcástico detective que debe sobrevivir en un mundo de convenciones frívolas sin perder la identidad del Harlem más castigado por el racismo.
  • Choque generacional. El hijo de John Saft –quien a su vez es el primogénito del detective original, el de Las noches rojas de Harlem– no es como sus parientes esperaban. Ha sido criado como un blanco, perdiendo la identidad étnica afroamericana. Así, la película enfrenta a tres generaciones negras para representar el modelo reivindicativo de la ‘blaxploitation’ frente al de un joven que ha crecido en el anonimato racial de la sociedad del siglo XXI: no hay racismo, pero tampoco identidad étnica. Para conseguir esta contraposición generacional, cabe destacar el gran trabajo de los guionistas, quienes han estudiado, aplicado y adaptado los diálogos de los 70 a los de esta película.

Aaron Paul desvela cómo se rodó el secreto mejor guardado de ‘El Camino’

¿Es este el capítulo final de la historia de Jesse Pinkman? Hablamos con el actor sobre su regreso al universo 'Breaking Bad'.

Cómo ‘El Camino: Una película de Breaking Bad’ ha hecho del fanservice un arte

El film que dirige Vince Gilligan no sólo conserva la excelencia de la serie que expande, sino que tambén desafía a quienes digan que es 'innecesario'.

‘El Camino: Una película de Breaking Bad’ duraba originalmente tres horas

El epílogo que Vince Gilligan ha querido darle a Jesse Pinkman (y a los fans de la serie) podría haber sido bastante más largo.

‘El Camino’: ¿Volveremos a ver a Jesse Pinkman en el futuro?

El pasado viernes Netflix estrenó 'Una película de Breaking Bad', y Aaron Paul ha hablado sobre las opciones de volver próximamente.