De Reginald a ‘Rocketman’: un viaje de cine y música con Elton John

A raíz del estreno inminente de 'Rocketman', repasamos algunos de los mejores temas y momentos que ha aportado Elton John al cine occidental.

Por
27 de mayo de 2019

ETIQUETAS:

  • El mundo lo conoció y lo recordará siempre como Elton John (habrá quien añada el “Sir” delante solo por hacer la gracia), pero él nació como Reginald Kenneth Dwight, un 25 de marzo de 1947 en Middlesex, Inglaterra. Siendo un niño pequeño demostró un gran talento y oído para la música, en concreto el piano, el cual aprendió a tocar desde temprana edad.

    En el seno de una familia estricta pero de mente abierta en cuanto a la música contemporánea, Elton fue mayormente criado por su madre y abuela, y logró a los 11 años una beca para estudiar en la Royal Academy of Music de Londres donde fue, según sus profesores, “un estudiante modelo”. Algo más tarde, a la edad de 20 años, conoció e inició una relación tan amistosa como profesional con Bernie Taupin, con quien a partir de entonces escribiría y compartiría derechos de autor de la gran mayoría de sus canciones, y juntos llegarían a escribir letras que consiguieron catapultar al artista inglés hacia las puertas de la escena rock’n roll de los años 70.

    Es por ello que, si echamos la vista atrás, Elton John no solo consiguió el pase vip hacia el Olimpo del rock’n roll, con sede oficial en los EE UU, sino que también se hizo un hueco en el cine, cediendo su música a algunos de los momentos y escenas más relevantes del séptimo arte occidental, y ayudando de esta manera a convertirlas en iconos. Desde esta perspectiva por tanto, queremos ofrecer un viaje audiovisual por algunas de estas escenas y películas en las que tomó parte, actuó, cantó o mismamente puso música.

     

    Una de las primeras películas en las que, no solo formó parte de la banda sonora, sino que también hizo acto de presencia en escena fue Tommy (Ken Russell, 1975), el musical independiente basado en la opera rock de The Who (de nombre homónimo a la película) donde interpretó al mago del Pinball (o más conocido como Pinball Wizard), el cual es desbancado en escena por el nuevo mago del Pinball (Tommy) y arrastrado por las masas. En el mismo film también aparecen artistas como Roger Daltrey (protagonista del musical) y el resto de miembros de The Who, Tina Turner interpretando a la reina del ácido, Eric Clapton haciendo de cura o Jack Nicholson, entre otros muchos. Una película que se convirtió en un regalo para los fans, no solo del grupo mod, sino de todo amante del rock, de la estética kitsch y del cine independiente.

     

    Ese mismo año, también se estrenaba Tarde de perros (Sidney Lumet, 1975), donde la canción Amoreena, del tercer álbum Tumbleweed Connection (1970) del artista inglés sonaba en los créditos del comienzo, mientras se mostraban unos cuantos planos generales de la ciudad de Nueva York, invitando a los espectadores a observar el caos urbano y las distintas localizaciones de la gran ciudad.

     

    A comienzos de los años 90, aparecía en las salas de cines Mi Idaho privado (Gus Van Sant, 1991), película independiente protagonizada por dos jovencísimos Keanu Reeves y River Phoenix, este último en uno de sus papeles finales, antes de su muerte en 1993, que lo inmortalizaría en la cumbre de su joven carrera como actor. La canción Blue Eyes del disco Jump Up! (1982) sonaba en la película, así como otras piezas de artistas como Madonna, The Pogues o Eddy Arnold.

     

    En la década de los noventa, El rey león (Disney, 1994) llegaba a los cines de todo el mundo causando furor y convirtiéndose en una de las películas del estudio de animación norteamericano más aclamadas y queridas de todos los tiempos. Con un reparto de voces de gran talento, entre las que se encontraban personalidades como Matthew Broderick, James Earl Jones, Jeremy Irons, Rowan Atkinson, Nathan Lane o Whoopi Goldberg, la banda sonora original también destacó por su gran calidad musical y la participación de leyendas de la música de cine como Hans Zimmer. Y, como no podía ser menos, Elton John también participó en la parte musical de la película, aportando nada menos que tres canciones (¡y qué canciones!) al filme. Circle of Life, I Just Can’t Wait to Be King y Can You Feel the Love Tonight (esta última, canción de créditos finales) fueron éxitos totales no solo en el contexto de la película, sino logrando trascender más allá de esta y convirtiéndose en iconos culturales para las generaciones posteriores al film.

     

    En 1997, la princesa de Gales, Lady Di, murió en un trágico accidente de coche y su funeral fue mundialmente televisado, convirtiéndose en uno de los momentos más tristes e icónicos de la década para todos aquellos que lo vivieron y visualizaron. El responsable de transmitir la tristeza del país a través de la música fue nada menos que Elton John, con una nueva versión de Candle in the Wind (renombrada Goodbye England’s Rose), escrita en un principio en honor a Marilyn Monroe, del álbum de 1973 Goodbye Yellow Brick Road. Con una nueva letra que hacía referencia a la joven princesa, el artista inglés homenajeó a Diana al son de un piano en la Abadía de Westminster, donde interpretó la canción frente a los miembros de la casa real inglesa y demás amigos y familiares de la fallecida.

     

    Casi famosos (Cameron Crowe, 2000) fue una de las películas que marcaron la década de los 2000, trascendiendo en la historia del cine contemporáneo y convirtiéndose casi al momento en una película de culto, aclamada por los jóvenes, los amantes del rock, los aventureros y fans de las road trips movies. No solo fue la historia, contada desde la perspectiva de un adolescente con grandes sueños y aspiraciones, o la posibilidad de acercarse a la vida de las estrellas del rock, donde la música, el alcohol y las drogas o las groupies eran parte del día a día de aquellos que conformaban la escena musical de entonces, lo que llevó a esta película hacia el éxito. La banda sonora tuvo mucho o casi todo que ver en ello. Y uno de los momentos musicales más hermosos del film fue gracias a la canción Tiny Dancer, del álbum de 1971 Madman Across the Water, donde la música y la trama se compenetraban de tal manera que no hubiera podido existir substituta mejor para darle voz a aquella escena donde vemos a Penny Lane y al joven Will aceptar la carretera y la libertad como el propio hogar mientras Elton John suena de fondo.

     

    Asimismo, la canción de Honky Chateau (1972), Mona Lisa and Mad Hatters, también sonó en el filme, como la calma que precede a la tormenta, en este caso, la descorazonadora decepción de Penny Lane al darse cuenta de que realmente jamás ha sido invitada a la vida real de aquellos a quienes admira y persigue hasta los confines del mundo. Y esa contradicción entre la letra de la canción (el estribillo dice “I thank the Lord for the people I’ve found”) y la cruda realidad del abandono que siente Penny Lane por parte de su amante, genera una contradicción perfecta en el desarrollo de la escena y de la historia.

     

    Ese mismo año, también vio la luz la animación de Ruta hacia El Dorado (Don Paul y Eric Bergeron, 2000), donde Elton John y Tim Rice  fueron los responsables de componer once de las catorce canciones que forman la banda sonora original. Con la voz de Elton primando en casi todas, la banda sonora también contó con las colaboraciones vocales de Don Henley y Timothy B. Schmit, de la banda americana Eagles y con la de la boyband masculina Backstreet Boys (aunque debido a problemas con el sello discográfico la canción acabó siendo cantada en la película por el propio Elton). Hans Zimmer también participó en la película, componiendo dos de las piezas de la banda sonora original.

     

    El musical Moulin Rouge (Baz Luhrmann, 2001) se estrenó en los cines a principios de junio del 2001 y devolvió a la vida una cantidad inmensa de éxitos de años pasados que, reinterpretados por los actores de la película (Nicole Kidman, Ewan McGregor Jim Broadbent, John Leguizamo, etc.), culminaron una obra visual y sonora fascinante la cual a día de hoy no deja de sorprender y enamorar a todo aquel que la ve por primera vez (o por septuagésimo quinta). Entre todos los éxitos que formaron parte del drama parisino, destacó notablemente Your Song, del álbum de 1970, Elton John, la cual fue reinterpretada por un joven y magnifico vocalista Ewan McGregor, quien aportó una versión diferente (desordenada, podríamos decir) de la canción a la película. Your Song es la demostración de amor más loca y hermosa del largometraje. Tan perfecta que dejó sin palabras y enamoró al instante a la bella Satine.

     

    Hasta ahora hemos podido comprobar que el recurso de Elton John en las bandas sonoras es un éxito asegurado para escenas tan románticas como cómicas y aún mejor para las dramáticas. No fue diferente después de Moulin Rouge, cuando el cantante inglés tuvo el placer de participar a través de sus canciones en películas como La sonrisa de Mona Lisa (Mike Newell, 2003), con la canción The Heart of Every Girl; Elizabethtown (Cameron Crowe, 2005) con My Father’s Gun; Dark Shadows (Tim Burton, 2012) con el éxito Crocodile Rock o La gran estafa americana (David O. Russell, 2013), con otro gran éxito como fue en su día Goodbye Yellow Brick Road.

     

    En 2016, sin embargo, se dio la gran casualidad de que en la película de animación ¡Canta! (Gareth Jennings, 2016), el mismo Taron Egerton (quien da vida al joven Elton John en Rocketman) obtuvo un pequeño papel en el que tuvo que hacer uso de su gran capacidad vocal y cantar nada más y nada menos que I’m Still Standing, del disco de 1983, Too Low for Zero. Bendita casualidad que tres años más tarde sea él quien interprete a la estrella británica del rock en Rocketman y cante sus canciones como si lo llevara haciendo una vida entera.

     

    Pero esto no es todo, ya que hemos de destacar que la música de Elton John ha sonado por todo lo alto a lo largo de los años tanto en películas como en diferentes series de televisión. Entre estas, remarcamos algunas como Aquellos maravillosos 70, Modern Family, Will y Grace, La maravillosa señora Maisel, Los Soprano, Padre de familia, New Girl, Los Simpson (con aparición simpsonizada incluída), This Is Us, Californication, A dos metros bajo tierra o El séquito, entre muchas otras más.

    No cabe duda de que el legado que Elton John ha dejado en la música ha conseguido trascender y calar en los oyentes, espectadores y fans de todo el mundo, quienes reconocen su voz, sus letras y sus famosas melodías y disfrutan de estas a través del séptimo arte. Rocketman terminará por completar esta sed de Elton John que hemos ido generando a lo largo de los años. Ahora, los fans y los espectadores tendrán el placer de conocer la historia, de verla recreada, entender lo que se ha escuchado durante tantos años y saber por qué ocurrió todo de aquella manera y no de otra. Aun así, tendremos que esperar unos pocos días más para dar con tal revelación, para disfrutar con la voz y la interpretación de Taron Egerton y cantar a todo volumen en las salas de cine un puñado de canciones que, a pesar de tener ya unos cuantos años, no se han permitido a sí mismas caer en el olvido. Y nunca lo habrán de hacer.

    ‘Rocketman’: Putin asegura que en Rusia no hay homofobia y Elton John responde

    El artista, interpretado por Taron Egerton en el biopic de Dexter Fletcher, no ha podido permanecer callado ante las últimas declaraciones del gobernante.

    De los suburbios de Londres a los colorinchis de ‘Rocketman’: la imprevisible carrera de Dexter Fletcher

    Este director ha tenido una trayectoria de lo más estrafalaria, donde terminar 'Bohemian Rhapsody' cuando Bryan Singer se largó no es lo más raro de todo

    Rusia elimina 5 minutos de ‘Rocketman’ por “propaganda homosexual”

    El biopic musical que retrata la vida de Elton John contiene escenas de alto contenido sexual, pero parece que la población rusa jamás las podrá ver

    ‘Rocketman’: ¿Qué canciones de Elton John aguantan mejor el paso del tiempo?

    Según Spotify, el músico inglés experimenta un nuevo pico de popularidad: el nuevo perfil de sus oyentes es el de un hombre o una mujer de entre 18 y 25 años.