Ridley Scott, magnate del 3D

El director británico negocia la compra de una compañía especializada en cine en tres dimensiones. ¿Preparando el terreno para las 'precuelas' de 'Alien'?

25 de mayo de 2010

Formado en el mundo de la publicidad (como puedes ver aquí) y con el colmillo más que retorcido en temas financieros, Ridley Scott es de esos directores a los que les gusta tener sus asuntos económicos bajo control bajo control. Ahora que el 3D está causando una pequeña revolución en los estudios y las salas de cine, obligándoles a actualizar sus equipos y a retocar algunos de sus estrenos, el director de Robin Hood quiere adquirir un importante paquete de acciones de la compañía Master Image 3D.

¿Y a qué se dedica Master Image 3D? Pues a manufacturar cámaras y proyectores estereoscópicos, además de esas gafas que tanto dolor de cabeza le dan a algunos espectadores. Si su maniobra empresarial sale bien, el director de Robin Hood tendrá en sus manos el control del formato de sus próximos filmes. Algo que, además de garantizarle un importante beneficio económico, evitará que sus futuras películas sean objeto de esas conversiones post-rodaje que tan poco le gustan a su colega James Cameron.

Por otra parte, los productos que Master Image 3D ofrece a los productores y exhibidores destacan frente a los de sus rivales, como RealD, en que no exigen royalties por las películas rodadas con su sistema. Sumemos dos (la adquisición) y dos (el próximo rodaje de las dos precuelas de Alieny entenderemos mejor por qué a Scott, propietario ya de la productora Scott Free, le ha dado por meterse a tiburón de las finanzas… El completo control económico de sus películas será un hecho si llega a dar este paso.