¿Qué pasa si los robots más avanzados ven un tráiler?

FACE, de la Universidad de Pisa, y EDI, de MagicLab, han estado viendo el tráiler de 'Morgan', la película de ciencia-ficción de Luke Scott, y esto es lo que les ha parecido.

Por
25 de agosto de 2016

ETIQUETAS:

  • El debut en el largometraje de Luke Scott, hijo de Ridley Scott, está centrado en la inteligencia artificial. Morgan nos presenta al ser que le da título (interpretado por la genial Anya Taylor-Joy de La bruja) y nos cuestiona acerca de los límites de su humanidad. Para eso está el personaje interpretado por Kate Mara, una experta en gestión de riesgos que debe determinar si la existencia de Morgan es viable (o segura) para su compañía.

    Además de un reparto de secundarios estelar (Toby Jones, Jennifer Jason Leigh, Rose Leslie, Paul Giamatti, Michelle Yeoh…), Morgan cuenta con una campaña de promoción muy peculiar. Ante la tarea de vender una película sobre inteligencia artificial, sus responsables han decidido mostrarle el tráiler del filme a, precisamente, los dos robots más avanzados en el terreno de la empatía que han encontrado.

    Las máquinas espectadoras elegidas para el experimento son EDI (Electronic Deceptive Intelligence), creación del laboratorio checo MagicLab que nos recuerda demasiado al GERTY de Kevin Spacey en Moon como para sentirnos tranquilos, y FACE (Facial Automation for Conveying Emotions), procedente de la Universidad de Pisa. Cada uno de estos robots reacciona de forma distinta ante el tráiler de Morgan: interés, curiosidad, indiferencia, miedo (¡EDI se tapa los ojos!), ¿quizás aprendizaje de idas para aniquilar a la especie humana en un futuro cercano? ¡Todo por la eficacia de una buena campaña promocional!

    Morgan se estrena el 16 de septiembre.

    ¿Cuál es la fórmula del tráiler perfecto?

    Hay quien se lamenta de que cada vez los tráilers se parecen más entre ellos, pero el formato vive una buena época creativa, tanto en EE UU como en España.

    Tráiler de ‘Morgan’: el hijo de Ridley Scott debuta con un gran reparto

    Una fábula de ciencia-ficción, investigaciones secretas y un sujeto de estudio de naturaleza inquietante: así es el primer largometraje de Luke Scott.