Pestazo en el plató: cuando las estrellas no se aguantan (las ganas)

Las necesidades fisiológicas no perdonan a nadie: ni siquiera a los actores y las actrices en pleno rodaje.

Por
31 de mayo de 2016

ETIQUETAS:

  • Cabe repetirlo una vez más: el oficio de actor es muy sacrificado. Muchísimo. Los hombres y mujeres que le consagran sus vidas no sólo deben estar dispuestos a darlo todo psicológicamente, sino también a poner a prueba sus límites físicos. Límites que, más a menudo de lo que podría pensarse, están relacionados con el aparato excretor del organismo humano. ¿A qué nos referimos? Pues a casos como el que acaba de confesar el actor Ethan Embry: en 1996, rodando The Wonders a las órdenes de Tom Hanks, Embry contrajo disentería cuando su traicionero pato doméstico le dio un picotazo. Así pues, según relata en Twitter, Embry se fue por las patas abajo en pleno rodaje de una escena.

    Una anécdota difícil, es cierto, pero ni por asomo excepcional: aunque la historia de Hollywood no suela referirse a ellas, por razones obvias, las necesidades fisiológicas son las que son, y más de una estrella de cine se ha visto obligada a aliviarse en pleno plató y frente a la cámara. Aquí te ofrecemos unos ejemplos.

    Alison Brie

    HD-Alison-Brie-Wallpapers-04

    Por si Mad Men no fuera lo bastante explícita describiendo la opresión machista, Alison Brie padeció in situ una de las herramientas más insidiosas del patriarcado durante su rodaje. Hablamos de uno de esos vestidos sixties que quedan muy monos y muy pintones… hasta que una debe ir al baño con ellos, y pasa lo que pasa. “Empecé a hacer pis, pero no oía el chorro cayendo sobre la taza, así que me di cuenta de que no había apartado bien la ropa interior”, confiesa la actriz. Y, para colmo, prosigue, “no había manera de parar aquello”. Sin tiempo para cambiarse de ropa, Alison tuvo que volver al plató totalmente humedecida.

    Hugh Jackman

    ab3ecfd7ed3504960d98b21a6886dd6a

    Al igual que Lobezno, Jackman puede hacer suyo eso de “soy el mejor en mi trabajo, pero mi trabajo no es agradable”. Sobre todo en situaciones como aquella que asaltó al australiano interpretando el musical de La bella y la bestia en 1996. Habiendo padecido deshidratación, Jackman se vio obligado durante una temporada a beber agua por litros (cuatro al día, para ser exactos). Y lo que vino después… pues dejemos que lo explique él mismo: “Salgo a escena, listo para mi primer número… y me doy cuenta de que tengo que ir otra vez. La coreografía es la más intensa que he hecho en mi vida: estoy levantando a Bella en el aire y, mientras lo hago, me paro de golpe. Entonces fue cuando me di cuenta de que los músculos que necesitas relajar para cantar bien son los mismos que no quieres relajar si tienes ganas de hacer pis”. El incidente debió ser bochornoso, pero Hugh lo cuenta con mucha gracia.

    Jennifer Lawrence

    2117919

    Preparándose para el rodaje de Los juegos del hambre: En llamas‘J-Law’ comenzó a sufrir problemas de incontinencia intestinal. Que viene a ser como la incontinencia urinaria, pero impidiendo retener el material sólido en lugar del líquido. Por si Lawrence no lo pasara bastante mal a resultas de ese trastorno, tuvo que someterse a varias pruebas médicas para asegurarse de que aquello no era el síntoma de una enfermedad grave (una úlcera, como muy poco). Finalmente, el problema resultó ser leve y de fácil curación, pero la actriz aprendió de él una valiosa lección: “Sólo puedes cagarte en las bragas unas pocas veces al día antes de que haga falta ir a Urgencias”.

    John Cusack

    John-Cusack

    Con la mala leche que gasta, el actor nunca ha confirmado o desmentido este rumor, pero, en todo caso, allá va: fuentes anónimas aseguran que Cusack se vio afectado por una súbita flojera en el rodaje de La delgada línea roja, a resultas de la cual no sólo se hizo sus cosas encima, sino que acabó dejando sus pantalones y su ropa interior en una trinchera de las islas Salomón. Aquí no vamos a reprocharle a nadie haberse aliviado en el campo de batalla, o en un rodaje de Terrence Malick (que, por lo que cuentan, viene a ser casi lo mismo), pero el caso es que, aquel día, el actor se ganó entre sus compañeros el mote de ‘John Poopsack’, algo así como “John Saco de Caca”.

    William Shatner

    shatner-mashable-hed-2015

    El Espacio, la última frontera escatológica: siempre aficionado a soltar anécdotas con su bocachancla, el intérprete original de James T. Kirk en Star Trek reconoció haber tenido problemas de índole fecal mientras interpretaba un show de monólogos en Broadway: víctima de una intoxicación por culpa de una hamburguesa en mal estado, Shatner notó cómo sus compuertas se abrían, con la subsiguiente descompresión y evacuación del colon y el recto. Para resolver esta crisis, que deja chica a la del Kobayashi Maru, el actor informó al público de que había habido “un problema técnico”, se retiró discretamente al camerino para darse una ducha y, ya limpito, volvió al escenario para seguir con el espectáculo.

    John Rhys-Davies

    960

    Conocido por El Señor de los anillos, este actor galés se dio a conocer internacionalmente interpretando a Salah en En busca del Arca perdida. Un rol que no sólo le convirtió en el mejor excavador de El Cairo, sino que también le hizo familiarizarse con una vieja compañera de los rodajes exóticos: la disentería. Al igual que ese Harrison Ford sin ganas ningunas de coger el látigo, Rhys-Davies se pasó toda la filmación yéndose por la pata abajo. Y, mientras su compañero usaba esa flojera y su natural mal carácter para una de las mejores escenas del filme, nuestro hombre se veía obligado a hacer largas y humillantes visitas al departamento de vestuario, a fin de procurarse una muda limpia.

    Eva Mendes y Cameron Diaz

    evacam1

    Que nosotros sepamos, ninguna de estas dos actrices ha tenido problemas sólidos, líquidos o gaseosos mientras rodaba una película. Entonces, ¿por qué las incluimos aquí? Pues porque, filmando un documental en Nepal para MTV, Eva y Cameron se desafiaron entre ellas a la competición definitiva: “Cameron suelta unos eructos de escándalo, pero yo no sé eructar”, comenta Eva. “Una noche habíamos cenado fuerte, y yo pude combatir sus eructos con algo que sí se me da bien hacer: dormíamos en una habitación con dos camas, así que fue mi repugnante función corporal contra la suya”. Por si alguien no ha pillado aún a qué se refiere Eva, digamos que ella misma describe el torneo como “la batalla Mendes-Diaz de pedos y eructos”. Cabe señalar, por otra parte, que Charlize Theron ha comentado en alguna ocasión su capacidad para emitir estruendosos chorros de gas por vía rectal, aunque sin dar tantos detalles.

    Así era la previsualización de la más famosa escena de Lobezno en ‘Logan’

    Y sí, nos referimos a la escena en el hotel del casino de Las Vegas. Aunque la película contenía otros excelentes momentos.

    Hugh Jackman se libró por los pelos (digitales) de aparecer en ‘Cats’

    Tom Hooper ya había trabajado con él en 'Los miserables', y le propuso participar en su nuevo musical cuando este estaba en preproducción.

    ¿Se está convirtiendo Chris Pratt en Lobezno? Hugh Jackman cree que sí

    El actor de 'Guardianes de la galaxia' ha sorprendido a sus fans (y hasta a Jackman) con el pelo en punta y el ceño fruncido, al más puro estilo Lobezno.

    Ryan Reynolds trolea a Hugh Jackman por su aniversario de bodas

    El canadiense mandaba un recado al australiano en una respuesta a un emotivo post.