Muere Wes Craven, maestro del cine de terror

El padre de las sagas 'Pesadilla en Elm Street' y 'Scream', autor de algunas de las películas de terror más influyentes del cine reciente, ha fallecido a los 76 años.

Por
31 de agosto de 2015

Se encargó de dar forma al cine de terror moderno y también a su propia deconstrucción. Wes Craven, padre del icono terrorífico Freddy Krueger y autor de algunas de las películas más influyentes del género durante las últimas cuatro décadas, ha fallecido en su casa de Los Ángeles víctima de un cáncer cerebral, según han comunicado a la prensa sus familiares. El legado de Craven se concreta en 22 largometrajes para cine, un puñado de telefilmes y trabajos para televisión, guiones, producciones y la creación de dos sagas imprescindibles para entender la evolución del cine de terror reciente: Pesadilla en Elm Street y Scream.

Tras estudiar psicología y filosofía en la universidad, Wes Craven trabajó durante un tiempo como profesor de Humanidades hasta que decició dedicarse al cine. Sus primeros trabajos en la industria fueron en la edición de sonido y, sobre todo, como guionista y montador de películas X, llegando a participar en el hito del cine pornográfico Garganta profunda (Jerry Gerard, 1972).

Ese mismo año estrenó su primer filme como director: la cinta de bajo presupuesto La última casa a la izquierda (1972), una explotación de El manantial de la doncella de Ingmar Bergman que, con un presupuesto de 87.000 dólares se convirtió en un gran éxito de taquilla al recaudar más de 3 millones pese a la oposición de la censura debido a sus escenas de violencia explícita. Craven continúo forjando su identidad como director de terror con indudable pulso para los aspectos más violentos y grotescos del choque entre realidades sociales y el pánico exacerbado hacia “el otro”, lo externo y extraño, con Las colinas tienen ojos (1977; más su secuela en 1984), Bendición mortal (1981), La cosa del pantano (1984) e Invitación al infierno (1984).

Con Pesadilla en Elm Street (1984), Wes Craven reinventó el terror juvenil que llevaba tantos años saturado de adolescentes perseguidos por psicópatas enmascarados. Con la creación del imperecedero Freddy Krueger, un asesino implacable con la cara quemada y un guante de garras afiladas que comete sus fechorías en el mundo de los sueños, nacía un icono materializador de pesadillas y comenzaba una de las franquicias más lucrativas del género: infinito merchandising, seis secuelas –el propio Craven dirigió diez años después la deconstruida La nueva pesadilla (1994)–, serie de televisión, videojuegos, crossover con Viernes 13 en Freddy contra Jason (2003), un remake y, de momento, otro en camino, etc.

Mientras las secuelas, cada vez más juguetonas, de Freddy se apilaban, Craven siguió explorando los límites de la realidad con proyectos más personales como Amiga mortal (1986) –ridículamente malograda por el estudio–, La serpiente y el arco iris (1988), Shocker, 100.000 voltios de terror (1989) o El sótano del miedo (1991), cada vez peor recibidos por la taquilla.

Se puede decir que los 90 fueron una década extraña pero definitioria para el cineasta. Después de La nueva pesadilla y de filmar la comedia vampírica Un vampiro suelto en Brooklyn (1995) como vehículo para Eddie Murphy, la alianza con el guionista Kevin Williamson alumbró la otra gran renovación del terror psychokiller que marcaría el género durante más de un lustro: Scream (1996), la prolongación del reflexión metalingüística sobre el cine de cuchilladas elevada hasta un nuevo nivel de autoconsciencia. Tres secuelas, todas dirigidas por Craven –Scream 4 (2011) queda como su último largometraje–, y una serie de televisión actualmente en emisión, demuestran su pregnancia cultural.

El continuado éxito repetido de Scream tuvo más fuerza que el resto de intentos del director por salirse de sus cauces habituales, fácilmente incomprendidos por el público: primero el insólito drama violinista Música del corazón (1999), protagonizado por Meryl Streep, después los flirteos de petardeo pop de La maldición (Cursed) (2005), el thriller conceptual Vuelo nocturno (2005) o un regreso a terrenos conocidos como Almas condenadas (2010). En cierto modo, Craven terminó siendo rehén de sus sagas más exitosas, de las que el público nunca parecía tener suficiente, aunque él siempre buscó nuevas perspectivas y conceptos novedosos más allá de las inercias de un género tan dado a la repetición como el terror. Lo logró en tantas ocasiones que su marcha deja un gran vacío para los que todavía esperábamos una vuelta de tuerca más en su filmografía.

Muere John Saxon (‘Pesadilla en Elm Street’) a los 83 años

El actor desempeñó papeles secundarios en multitud de películas de varias nacionalidades, con un interés particular en el cine de género.

¿Qué remakes de terror merecen la pena?

Pocos géneros tienen tantos remakes como el terror. Por eso hemos elegido algunas de nuestras películas favoritas y nos hemos preguntado qué tal son sus remakes.

“¡Aquí está Jack!” y otras de las frases más memorables del cine de terror

No solo de imágenes terroríficas vive el género, también hay líneas de diálogos que han pasado a los anales de la cultura pop.

Tras dos años, ‘Epic Rap Battles of History’ regresa enfrentando a Lobezno y Freddy Krueger

Epic Rap Battles of History regresa pasando a cuchillo al rey del slasher narcótico y al mutante canadiense