Muere Rafael Romero Marchent, pistolero infatigable del ‘paella western’

El actor y director madrileño deja tras de sí una filmografía con títulos memorables de Lina Morgan, y series como 'Curro Jiménez' y 'Cañas y barro'.

Por
13 de febrero de 2020

El mundo del ‘paella western’ está de luto. Rafael Romero Marchent ha fallecido a los 94 años, tras una vida dedicada al mundo del cine. Hijo de la actriz y vedette, Maruja Tamayo, y hermano del también realizador Joaquín Luis Romero Marchent, su carrera se remonta a los años 40.

A pesar de que en su filmografía cuenta con decenas de títulos como actor, Rafael siempre se consideró sobre todo director de cine. Su carrera como intérprete comenzaba en 1947 con El traje de luces de Edgar Neville, película a la que seguirían más de cuarenta títulos, entre los que destacaban algunos como Pasión bajo el sol, La venganza del zorro, La lola se va a los puertos

Su hermano mayor Joaquín Luis, pionero de la ‘paella western’ en Europa, alentaría a Rafael a continuar sus pasos como realizador. De esta forma, en 1985 este firmaría su ópera prima El ocaso de un pistoleros. A partir de entonces sería responsable de más de 30 títulos, como Disco Rojo, Tu Dios y mi infierno y La noche de los cien pájarosLa boda o la vida o Dos pistolas gemelas.

Destacan en su filmografía algunas películas como las dos realizadas con Lina Morgan (Imposible para una solteronaUn día con Sergio) y series de televisión como Cañas y barro y Curro Jiménez, que posteriormente llevaría a la gran pantalla.

Marchent también dedicó con éxito parte de su vida al teatro y al mundo del doblaje (como voz de Antonio Molina). Su último film como director fue en la serie de 1994 ¡Ay, Señor, Señor!. Sus últimas apariciones como intérprete fueron en Tiovivo c. 1950, de José Luis Garci, y en la serie Cuéntame cómo paso.