[Sitges 2020] ‘Malnazidos’: Una, grande, zombi y libre

Una película sobre la Guerra Civil, que no se parece a ninguna otra, con republicanos y nacionales unidos contra una plaga zombi; lo suyo cuando hay pandemia.

Por
09 de octubre de 2020

Javier Ruiz Caldera, experto en hispanizar géneros con máxima eficacia, lo ha vuelto a hacer. Esta vez con una película de aventuras bélicas y muertos vivientes ambientada en nuestra Guerra Civil, y junto a su fiel montador, Alberto del Toro, que le acompaña desde Spanish Movie (2009), y que ahora se estrena como codirector. Recién llegados al Festival de Sitges, los dos directores nos explican mejor cómo se ha dado esta carambola del destino:

JRC: “Desde que salió la novela en la que se basa Malnazidos -Noche de difuntos del 38, de Manuel Martin–, que fue durante el montaje de Promoción fantasma (2012), supimos que queríamos hacer esta película juntos, porque coincidíamos mucho en gustos, sobre todo en cuanto a fantástico y terror. Pero nos ha llevado casi diez años levantar el proyecto”.

ADT: “Nos conocemos desde la ESCAC, más o menos por el 96. Los dos somos muy aficionados a los cómics, y cuando salió la novela, que publicaba Dolmen, una editorial que también saca muchos cómics, nos encantó la combinación de zombis y Guerra Civil, que era algo que nunca se había hecho, y supimos que esa era la película que teníamos que rodar juntos como directores. En esta ocasión, el montaje a corrido a cargo de Martí Roca. Era más sano hacerlo así”.

Una de zombis nazis

De Zombis nazis (Tommy Wirkola, 2009) a Overlord (Julius Avery, 2018), los zombis generados por nazis –esos villanos conocidos, entre otras cosas, por su debilidad por la experimentación más arriesgada–, son un género en sí mismo, un subgénero dentro del subgénero zombi en el que Malnazidos se inscribe ya desde su imaginativo título.

Los muertos vivientes nunca habían caminado por nuestro trauma nacional, pero más raro si cabe es ver a “rojos” y franquistas combatiendo codo a codo contra un enemigo común, como sucede en Malnazidos, que puede leerse como una oda a la equidistancia, o a la reconciliación nacional, tan sólo por asumir que seguramente hubo “buenos” y “malos” en ambos bandos.

La película adquiere además un sentido muy particular en el momento actual, cuando se supone que las dos Españas, sobre las que se bromea en la película, deberían permanecer unidas frente a la pandemia, que nos es de zombis, pero también resulta aterradora.

 

Contigo en la equidistancia

Todas las películas de zombis, al menos las más relevantes, llevan implícita una carga política, aunque el tándem de Malnazidos se resiste a desvelar sus cartas en este sentido.

ADT: “No nos interesa tanto que hubiera nacionales y rojos en un mismo bando, como el concepto Guerra Civil + zombis. Nosotros sólo queríamos hacer una película de aventuras fantástica enmarcada en la Guerra Civil, sin mensaje político. Lo de la equidistancia creo que es algo que se puede pensar antes de ver la película, pero no tanto después”.

JRC: “Cada espectador verá lo que quiere ver. Que la gente haga sus propias interpretaciones quiere decir que la película está viva. El título, por ejemplo, es ambiguo. Se refiere a los zombis creados por los nazis, pero también al resto de personajes. Es verdad que es toda una fantasía que dos bandos irreconciliables aparquen sus diferencias para hacer frente a un problema común. Pero queríamos huir del clásico maniqueísmo, y nos gustaba que el protagonista perteneciera al bando nacional, porque nos parecía original. Pero la película aborda más bien cuestiones morales, a través de las decisiones a las que se enfrentan los personajes en cada momento. Habla de personas, no de bandos, ni de pasiones políticas”.

Malnazidos recoge a toda la panoplia de personajes deliberadamente típicos y tópicos de la Guerra Civil, para arrojarlos a una situación a la que sin duda no se habían enfrentado nunca: el estirado oficial nazi, el viejo coronel franquista, el joven falangista echado p’alante, el moro, la enfermera monjil, y del otro lado, el anarquista fanático con gafitas redonditas, el experto en explosivos, el sargento carismático.

Algunos están en la contienda por convicción, y muchos otros por casualidad. Hay un chaval que incluso lo explica diciendo que las monjitas de su pueblo hacían buenas hojaldrinas.

 

Aquellos ojos verdes

Por encima de todos están Miki Esparbé, un abogado del bando nacional al que le recriminan haber salvado a muchos rojos del pelotón de fusilamientos, y la hermosísima Aura Garrido, aquí con el pelo cortado à la garçonne, cuchillo en ristre y pasado sangriento brillando en el fondo de aquellos verdes. Todo el mundo tiene a una Garrido en la cabeza: yo la veo posando su cara en aquella película de Jonás Trueba. La tensión sexual entre ambos se palpa desde el minuto cero, pero no llega a cristalizar: ¿Qué pasa aquí ? ¡Censura franquista!

JRC: “Nos parecía demasiado tópico que acabaran juntos. Se ha visto demasiado”.

ADT: “Ahí también se ve que, finalmente, pertenecen a dos bandos bandos irreconciliables. Pero la película también tiene un aire de western, y nos gusta la imagen icónica del jinete solitario, como Shane o los personajes de Clint Eastwood, que se va cuando acaba la película. El western forma parte de las influencias de la película, como también Romero y Carpenter, o el cine bélico de los 60 tipo Los violentos de Kelly. La idea era crear un aventurero como el Humphrey Bogart de La reina de África, una suerte de Indiana Jones patrio”.

Puede decirse que lo han conseguido. Romero aprobaría a estas hordas de muertos vivientes que no entienden de banderas (como el covid-19), Carpenter les ha cedido un tema de la BSO de Vampiros (1998), y hasta pensé en el Michael Caine de Mercenarios sin gloria (André de Toth, 1969) y Ha llegado el Águila (John Sturges, 1976), mis dos favoritas de ese cine bélico, insolente y aventurero, al que aludía Alberto del Toro.

 

Una aventura sin vergüenza

Con menos flema británica y más bigotillo facha, el catalán Miki Esparbé da la talla de sobras como señorito rebelde que se ve en una situación que no va mucho con él, un poco Roberto Alcazar y Pedrín malgré lui, y el resto del reparto coral le secunda en una aventura con encanto añejo y brillo posmoderno tarantiniano, aliñada con zombis convincentes y un humor que quizás es menos descacharrante de lo esperado. Es una película más de sonrisa perenne, que de carcajada a lo 3 bodas de más.

JRC: “Ya hay algunas comedias sobre la Guerra Civil, como La vaquilla, que es buenísima. Aquí es verdad que los personajes tienen diálogos muy divertidos, pero nosotros no buscábamos tanto la comedia como la aventura fantástica. Lo que queríamos, sobre todo, es que no fuese densa, sino que resultara entretenida y que el público se lo pasara bien viendo una película sobre la Guerra Civil”.

ADT: “El único límite que nos pusimos fue el de no ser irrespetuosos”.

David Lynch agradece el Premio Honorífico de Sitges 2020 con un ‘unboxing’

El laureado cineasta norteamericano lanzaba un mensaje virtual al festival por su reconocimiento otorgado en la 53 edición del certamen.

Palmarés de Sitges 2020: Brandon Cronenberg triunfa con ‘Possessor’

La película dirigida por el hijo del legendario David Cronenberg, que ya sorprendiera en 2012 con 'Antiviral', ha sido la ganadora del certamen.

[Sitges 2020] ‘Saint Maud’: “No malgastes tu dolor”

La puesta de largo de la británica Rose Glass, con el sello de calidad A24, bien podría ser la película icónica de esta edición marcada por el dolor y el sacrificio.

Primer tráiler de ‘Malnazidos’: zombies en la guerra civil española

Aura Garrido, Miki Esparbé y Luis Callejo encabezan el reparto coral de esta película de acción zombie dirigida por Javier Ruiz Caldera y Alberto de Toro.