Las 15 películas más ñoñas de la historia

Nuestros lectores, y nuestros redactores, han hablado: de 'Sonrisas y lágrimas' hasta 'Amélie', te presentamos una antología de filmes no aptos para diabéticos. Por CINEMANÍA

07 de septiembre de 2011

ETIQUETAS:

  • Según el DRAE,  llamamos “ñoño” a una cosa “sosa, de poca sustancia” o, cuando nos referimos a una persona, “sumamente apocada o de corto ingenio”. Pamplinas: en el habla coloquial, cuando de una obra de ficción se trata, el adjetivo “ñoño” tiene un significado bien distinto. Estamos hablando de esas películas que superan las fronteras de lo cursi, que nos retrotraen a lo más ingenuo de la infancia o a nuestras fantasías románticas más rosáceas. Y que, en suma, resultan los complementos ideales para una velada comiendo helado de chocolate y hablando, generalmente, de lo mal que se portan los chicos (o las chicas). Por supuesto, también valen para un momento romántico con la pareja, con achuchón, manta, velas y dvd.

    La pregunta surgió la semana pasada en nuestro Facebook, y desde entonces nos ha tenido sin sueño: ¿cuáles son las películas más ñoñas de la historia? Tras conocer las candidatas de nuestros lectores, el equipo de CINEMANÍA ha procurado responder a esta pregunta por rigurosa votación, sin miedo a la caries ni al coma diabético. Os presentamos esta lista en la que el cielo siempre es azul (bueno, casi siempre), los pajaritos siempre cantan y las historias de amor son firmes candidatas a un happy ending. Podéis estar seguros de que todos los filmes de nuestro informe son súper-súper-súper chachis y fabulosos, por supuesto.

    15.- The Lovely Bones (2009)

    La película: En plena borrachera de ego, Peter Jackson se pegó un absoluto batacazo de público y crítica con esta adaptación de la novela de Alice Sebold Desde mi cielo. Saoirse Ronan (la futura furia del averno llamada Hanna) encarna a una niña asesinada que sigue, desde su no-vida, la caza y captura del psicópata que se la cargó.

    ¿Endulza, o empalaga? Pese a un reparto lujoso (Susan Sarandon, Mark Wahlberg, Stanley Tucci) y a las canciones de Cocteau Twins, resulta un caramelo con exceso de azúcar. De haberlo dirigido Lynne Ramsay, resultaría mucho más amarga.

    14.- Qué bello es vivir (1946)

    La película: Cuando James Stewart, banquero solidario, se ve al borde de la ruina tras el credit crunch de rigor, es competencia de un ángel impedir que se suicide. Para ello, la criatura celestial le mostrará lo horrible que sería la vida en su pueblo sin sus obras de caridad.

    ¿Endulza, o empalaga? Gracias a la sabiduría de Frank Capra, y pese a sus múltiples reposiciones navideñas, sigue siendo un conmovedor canto a la esperanza.

    13.- El diario de Noa (2004)

    La película: Ryan Gosling rompió corazones y llenó carpetas de instituto gracias a su papel de enamorado proletario de Rachel McAdams, niña bien con padres represores. El filme adapta una novela de Nicholas Sparks, el rey de los dramones románticos, a quien también debemos Un paseo para recordar, Querido John y Mensaje en una botella, entre otras.

    ¿Endulza, o empalaga? Pese a lo lacrimógeno de la historia, su tratamiento visual es apto para diabéticos, y en ocasiones la película resulta sorprendentemente áspera.

    12.- City of Angels (1998)

    La película: Consciente de que El cielo sobre Berlín le estaba quedando demasiado solemne, el director alemán Wim Wenders se planteó concluírla con una pelea de tartas entre el ángel enamorado Bruno Ganz y su amada Solveig Dommartin. Tomando de dicho filme la excusa argumental y poco más, este remake estadounidense reunió a la improbable pareja de Nicolas Cage (el ser sobrenatural) y la por entonces emperatriz de las romcoms Meg Ryan.

    ¿Endulza, o empalaga? El original es una meditación sobrecogedora sobre la fugacidad de la vida. Esta adaptación, no obstante, es un drama con muy poco fuste, pretexto existencialista y menos sentido del humor que el filme de Wenders (que ya es decir).

    11.- Sucedió en Manhattan (2002)

    La película: La inigualable Jennifer Lopez, en la cúspide de su fama, encarna a una pobre madre soltera que sobrevive como doncella de hotel. Pero a toda Cenicienta le llega su príncipe, y este tomará la forma de un Ralph Fiennes candidato al Senado. ¿Logrará la protagonista proleta ocultar sus bajos orígenes a su amado?

    ¿Endulza, o empalaga? Todo un superéxito en su día, ha envejecido fráncamente mal y su happy ending es mucho más inverosímil de lo acostumbrado. Lo sentimos, J-Lo.

    10.- Sonrisas y lágrimas (1965)

    La película: A base de alegres cancioncillas y lecciones de solfeo, la novicia rebelde Julie Andrews se mete en el bolsillo tanto al coronel Christopher Plummer como a su levantisca prole. Todo sería perfecto, si no fuera por esos señores con cruces gamadas que prefieren escuchar arias de Wagner antes que el Do, Re, Mi, aunque luego les dé por invadir Polonia.

    ¿Endulza, o empalaga? Su banda sonora compitió con el Sargent Pepper’s… de los Beatles por el número 1 de las listas británicas. ¿Que no basta con eso? Pues apelamos al oficio de su reparto y al del director Robert Wise (West Side Story) para considerarla un clásico.

    9.- Cartas a Julieta (2010)

    La película: Como su novio cocinero (Gael García Bernal) tiene más ojos para el Gorgonzola que para ella, Amanda Seyfried aprovecha un viaje a Italia para resolver una antigua historia de amor entre una aristócrata británica (Vanessa Redgrave) y un ex chulazo italiano (Franco Nero). Como era de esperar, la prota encontrará en el proceso a un maromo (Christopher Egan) que cocina fatal, pero la quiere bien.

    ¿Endulza, o empalaga? Tras verla, es posible que te plantees acudir a Urgencias para que te curen el empacho de pasta con azúcar.

    8.- Ghost: Más allá del amor (1990)

    La película: Pobre Patrick Swayze. Con lo a gusto que estaba él modelando arcilla junto a su Demi Moore del alma, y llegan unos rivales empresariales a cargárselo (accidentalmente) por quítame allá una información privilegiada. Pero, como esto es una comedia romántica, regresará como ectoplasma enamorado para proteger a su chica. Lo creas o no, su director Jerry Zucker fue uno de los responsables de Aterriza como puedas y Agárralo como puedas.

    ¿Endulza, o empalaga? Por consideración a la médium fumeta Whoopi Goldberg (que se llevó un Oscar), a los Righteous Brothers y a las lágrimas de emoción que provocó en su día, diremos que lo primero. Ahora bien: echamos de menos un cameo de Leslie Nielsen.

    7.- Algo para recordar (1993)




    La película: Tom Hanks y Meg Ryan se coronaron como la pareja más ñoña del Hollywood de los 90 gracias a esta oda de Nora Ephron a los programas de radio estilo Hablar por hablar. Gracias al entrometido de su hijo, y a lo sentido de sus quejas amorosas, el ex Forrest Gump no sólo seducirá a la Ryan, sino también a todo un contingente de solteras, viudas, divorciadas y casadas. Fans de Cristina Tárrega, tomad nota.

    ¿Endulza, o empalaga? Sobreponiéndonos a las brumas del recuerdo, sentenciamos que para ser una rom-com de la era post-Pretty Woman, tampoco estaba tan mal. En absoluto.

    6.- Otoño en Nueva York (2000)

    La película: La actriz Joan Chen debutó como directora emparejando a Richard Gere (madurito asaltacunas) con una Winona Ryder enferma terminal de cáncer. Los tortolitos viven su amor sabiendo que este está condenado, ganándose de paso una nominación al ‘Razzie’ a la Peor Pareja Escénica y uno de los mayores batacazos comerciales de comienzos de siglo.

    ¿Endulza, o empalaga? Por respeto a su bellísima estampa en Twin Peaks, rehusamos atentar contra la Chen opinando sobre la calidad del filme. Si te atreves a verlo, ten la insulina a mano.

    5.- Noviembre dulce (2001)

    La película: Para vengarse de una mala pasada en un examen de conducir, Charlize Theron acosa a Keanu Reeves con una sencilla oferta: “Vive conmigo durante un mes, y tu vida cambiará para mejor”. El mes de marras (¿adivinas cuál?) pasa de rechupete, y la relación se prolonga… Hasta que viejos fantasmas del pasado y gravísimos problemas de salud amargan la fiesta.

    ¿Endulza, o empalaga? El filme fue un fracaso comercial, y se llevó tres nominaciones a los ‘Razzie’. Así las cosas, ¿por qué se nos encoge el corazón cuando recordamos sus escenas finales?

    4.- El lago azul (1980)

    La película: Abandonados a su suerte en una isla desierta, con sólo un anciano marinero como mentor, los primos Brooke Shields y Christopher Atkins crecen en edénica inocencia con el Pacífico como fondo. Cuando las hormonas entren en escena, y como ambos son guapísimos y estupendos, la pasión surgirá con fuerza huracanada. Claro que, en esas latitudes, nadie sabe nada del control de la natalidad…

    ¿Endulza, o empalaga? En su momento fue todo un escándalo, dadas las desnudeces de los protagonistas, pero sus baratas excusas para mostrarnos las carnes de la Shields resultan hoy de un cursi casi insoportable. Además, el cardado de Atkins da mucha risa.

    3.- Crepúsculo (2008)

    La película: ¿Hace falta contar de qué va, a estas alturas? Bueno, pues sale una chica algo tímida y acomplejada (Kristen Stewart) que se enamora del chico más guay del insti (Robert Pattinson) para después descubrir que su galán es un vampiro. Está basada en una saga de libros muy famosa, ha tenido dos secuelas (Eclipse y Luna nueva) y concluirá entre este año y 2012 con las dos entregas de La saga Crepúsculo: Amanecer. El lema extraoficial del serial podría ser algo así como “nada de mordiscos antes del matrimonio”.

    ¿Endulza, o empalaga? Los filmes de la saga presentan una calidad muy variable (el mejor, para nuestro gusto, es Luna nueva). Aún así, su entrega inaugural destaca por su romanticismo, su tono decididamente teen y, a qué negarlo, su peligroso índice de ñoñería.

    2.- Un paseo por las nubes (1995)

    La película: De nuevo nos encontramos con Keanu Reeves, encarnando a un veterano de guerra que acepta hacerse pasar por el marido de Aitana Sánchez-Gijón, a fin de que el iracundo padre de ella (Anthony Quinn, terrateniente) no tome represalias por su preñez. Durante el proceso, él hallará “sus raíces”, ella un amor verdadero y el director Alfonso Arau un taquillazo hollywoodiense tras el éxito de Como agua para chocolate.

    ¿Endulza, o empalaga? El gran Roger Ebert la calificó en su momento de “embriagadora fantasía romántica”, pero a nosotros nos parece que este cuento de hadas vinatero y mexicano no ha envejecido demasiado bien. 

    1.- Amélie (2001)

    La película: Cabeza indiscutible de nuestra lista, esta película nos convenció que Jean-Pierre Jeunet (hasta entonces conocido por la brutal Delicatessen y por Alien: Resurrección) también tenía sentimientos. La responsable fue una encantadora ninfa llamada Audrey Tautou, que comenzó a romper corazones en su papel de arreglavidas, con un París muy colorista y surrealista como fondo. Multipremiada en su momento, la película quedó como uno de los mayores éxitos de taquilla de la historia del cine francés, lanzó a la fama al músico Yann Tiersen y convirtió en estrella internacional a su protagonista. Además, por supuesto, de provocar innumerables visitas turísticas al barrio de Montmartre.

    ¿Endulza, o empalaga? Sin duda, lo primero. No sólo por las pinceladas de humor negro que Jeunet incluyó en su guión, sino también por la inquietante ambigüedad moral de su protagonista. ¿Es buena por naturaleza, o sencillamente está como una regadera? Jamás lo sabremos, pero la chica es tan adorable que no nos importa.

    Mark Wahlberg se pone a las órdenes de Travis Knight para ser el ‘Six Billion Dollar Man’

    El director de 'Kubo y las dos cuerdas mágicas' y 'Bumblebee' ya tiene nuevo proyecto para presumir de lo poco que le gusta encasillarse

    Mel Gibson y Mark Wahlberg preparan dos películas juntos

    El ex rapero de Boston protagonizará 'Destroyer', el próximo filme dirigido por Gibson, y 'Mad Mel' le devolverá el favor actuando en 'El hombre de los seis millones de dólares'.

    Mark Wahlberg dona a Time’s Up su sobresueldo por ‘Todo el dinero del mundo’

    Tras haberse llevado 1.500 veces más dinero por los reshoots, el actor y su agencia donarán dos millones al fondo de ayuda a víctimas de acoso

    “No aprobaré a Plummer si no me pagáis más”: Así consiguió Mark Wahlberg ‘Todo el dinero del mundo’

    El actor aprovechó una cláusula de su contrato para llevarse un millón de dólares más, mientras Michelle Williams cobraba un sueldo casi testimonial por los reshoots