La secuela de ‘Chicken Run’, acusada de discriminación por una actriz del original

Julia Sawalha denuncia que los productores han prescindido de ella (y de Mel Gibson) para el regreso de las gallinas fugitivas.

Por
10 de julio de 2020

¿Hasta qué punto importa el aspecto de un actor o una actriz en una película de animación? Poco, podría decirse, porque lo único que vamos a percibir de él o de ella es su tono de voz, y eso si la vemos en VO. Sin embargo, los responsables de la secuela de Chicken Run no piensan lo mismo, según la actriz Julia Sawalha. La intérprete, que prestó su voz a Ginger en la primera aventura de las gallinas fugitivas, ha acusado a los productores de no contar con ella para el filme debido a su edad, lo cual supondría un ejemplo de lo que ahora se ha venido en llamar ‘edadismo’.

“Me han desplumado, rellenado y asado”, comentaba irónicamente la actriz (51 años) al presentar en Twitter una carta abierta sobre la historia. “La razón que me dieron fue que mi voz ahora suena ‘demasiado vieja’ y quieren una actriz más joven para repetir el papel”, señala Sawalha, vía The Hollywood Reporter. La actriz, que tenía 30 años cuando se estrenó el primer filme, señala que ni siquiera se le ha dado la oportunidad de hacer una prueba para comprobar si su tono de voz sigue siendo reconocible.

Asimismo, afirma, se grabó a sí misma en su casa y envió la prueba a un miembro del equipo del filme, el cual (siempre según sus palabras) estuvo de acuerdo en que se era apta para interpretar de nuevo a su personaje.

Sawalha comenta que los productores tomaron esta decisión antes de anunciar que Mel Gibson tampoco volvería como el gallo Rocky para Chicken Run 2. Algo que también fue pretextado por razones de edad, aunque dada la condición de patata caliente que arrastra Gibson por sus opiniones políticas y sus escándalos, podría ser achacado a otras razones.

“Si usan a los demás miembros del reparto original, sentiré que me han descartado injustamente”, prosigue Sawalha, quien afirma sentirse “desolada”, “furiosa” e “impotente”.

La secuela de Chicken Run empezará a rodarse en 2021, con Sam Fell (Ratónpolis) como director. Su protagonista será una nueva gallina llamada Molly, hija de Ginger y Rocky: irónicamente, los dos personajes cuyos intérpretes no regresarán para la película.

Netflix prepara la secuela de ‘Chicken Run’ (y ya conocemos su trama)

Dos décadas después de su estreno, el exitoso título de stop-motion contará con nuevas aventuras de las gallinas.