Josh Trank, director de ‘Chronicle’: “Los videojuegos son el nuevo cine de género”

Hablamos con el director de la película de superhéroes más sorprendente de 2012, un 'Paranormal Activity' con adolescentes que vuelan.

Por
02 de marzo de 2012

ETIQUETAS:

  • “Me gusta que las películas, y las historias que cuentan, sean especiales, y no sólo interesantes”, nos cuenta Josh Trank en un hotel de Madrid. Según sus propios parámetros, este director de 28 años, nacido en Los Ángeles, ha tenido un debut excepcional: Chronicle, la película con su firma que llega hoy a las pantallas españolas, es una de las cintas más sorprendentes que hemos podido ver en lo que llevamos de año. Un drama adolescente rodado con técnicas found footage, que de repente se transforma en una historia de superhéroes (y supervillanos) sin perder su ambición de contarnoslo todo de la forma más directa posible. Y, para colmo, con un buen guión (obra de Max Landis, hijo del director de Granujas a todo ritmo) y con unos efectos especiales alucinantes. ¿Cómo ha conseguido Trank una película así?

    “Para empezar, me influyeron mucho películas como District 9, y también los videojuegos: creo que ahora mismo ocupan el lugar que antes tenía el cine de género, porque vienen de lugares muy similares”, explica el director. Al cual, por cierto, se le ilumina la cara cuando le mencionamos Monsters, el experimento de ciencia ficción verité de Gareth Edwards (“¡Una película maravillosa!”) y reconoce una deuda con el mismísimo Sergio Leone. Pero ojo: no en lo estilístico, sino en lo argumental. “Los personajes de Chronicle son adolescentes que quieren pasárselo bien, y en eso se parecen al ‘Hombre Sin Nombre’ al que interpretaba Clint Eastwood”, dice. Y prosigue: “Es una historia que llevo queriendo contar desde los 19 años: la de unos protagonistas que tienen buenas intenciones, pero sin un código moral claro”. Sumando a eso que “en el instituto, todo el mundo se siente como un alien”, remacha, ya tenemos la clave de su película.

    “Todo controlado”

    La cual, como ya hemos dicho, conjuga una ambición de realismo con una espectacularidad visual muy lograda. Y, dado que los adolescentes voladores con telequinesis no son algo muy realista, que digamos, ¿cómo mantener el equilibrio entre esos dos extremos? “Max y yo lo teníamos planificado todo desde el principio”, afirma Trank. “Todo lo que aparece en la película estaba pensado desde una forma muy estricta, incluso desde antes de que él le diera forma al guión. Hicimos un plan de rodaje de la primera secuencia hasta la última, rodamos los ensayos en las localizaciones, con los actores y los especialistas, e hicimos una preview de los efectos especiales que casi parecía un largo de animación. Fue genial”.

    Vistos los créditos de este filme, tanta planificación es fácil de creer: hay pocos filmes en la estela de El proyecto de la Bruja de Blair con directores de segunda unidad, por ejemplo. Pese a todo ello, hay momentos en los que parece que Chronicle hace trampa, con una puesta en escena un poco forzada. Cuando lo mencionamos, Trank se lo toma con buen humor: “No queremos que parezca un híbrido de metraje encontrado y cámara en tercera persona: si te fijas, todas las escenas están justificadas, en todas hay una cámara que capta la acción. Es algo que le debemos al público, y que me debo a mí mismo como director”. Porque, insiste, “¿qué sentido tiene hacer cine si no te pones a prueba a ti mismo?”.

    chronicle

    Así las cosas, y con trucos o sin ellos, ¿cuál fue la escena de su película más divertida de rodar? El director no se lo piensa: “Voy a contar la que fue más divertida para mí, pero no para los actores”, ríe. Y continúa: “Trabajamos con Simon Hansen, un verdadero genio que es muy amigo de Neill Blomkamp [District 9]. Y Simon se empeñó en que las escenas de vuelo fuesen lo más realistas posibles. Así que, para recrear bien la luz, envolvió a Dane [DeHaan], Alex [Russell] y Michael [B. Jordan] en unos armazones hechos con anillos de metal”. Así, comenta, “cuando los chicos están en el cielo, ves que no están iluminados de forma directa, sino a rachas: es como cuando vas en avión, a través de las nubes, y miras por la ventanilla”.

    Héroes y villanos

    Cuando se realizó esta entrevista, el nombre de Josh Trank aún no había sonado como director del reboot de Los Cuatro Fantásticos, así que los nombres de Reed Richards y compañía se quedaron fuera de nuestra conversación. Aun así, sí le preguntamos por el actual cine de superhéroes. Y, aunque reconoce estar influído por él “de forma inconsciente, como todo el mundo”, confía en que su filme “influya a algunas películas de grandes franquicias: eso estaría muy bien”. Por otra parte, cuando planteamos la posibilidad de una secuela, Trank deja el tema en el aire: “Max y yo no lo descartamos: si la cosa sale bien, tenemos ideas muy interesantes para un universo expandido”. A ver cuáles son…

    chronicle

    Pero volvemos atrás para plantear un tema que nos obsesiona. Porque, spoilers aparte, en Chronicle no sólo vemos la génesis de un posible héroe, sino también la de un supervillano con todas las letras, que acaba tomando el primer plano de la narración. ¿Por qué? “Si ese personaje al que os referís no estuviese en la película, esta sería un cortometraje: unos chavales adquieren poderes raros, y ya está”, dice. “Una persona así, que sólo se mantiene cuerda gracias a una vieja amistad, es como una bomba de relojería: cuando no tienes a nadie en tu vida, te vas volviendo cada vez más paranoico, más agresivo”. Pero en el fondo, aclara, todo se debe a que “es más fácil captar la atención del público mostrándole a un personaje que da pena que a un triunfador”.

    Josh Trank, director de ‘Cuatro Fantásticos’, no quiere volver a oír hablar de Marvel o DC

    El realizador de 'Chronicle' acabó tan quemado con el rodaje (y posterior fracaso) de este film que ya no quiere saber nada de superhéroes

    ¿Por qué no se rodó el ‘Gambito’ de Channing Tatum? Échale la culpa a ‘Cuatro Fantásticos’

    Según el director Rupert Wyatt, la película de Josh Trank es la responsable de que el mutante buenorro no haya llegado a la pantalla.

    El director de ‘Cuatro Fantásticos’ se ha pasado Twitter con esta respuesta

    Cuatro años después, Josh Trank ('Chronicle') es el primero en tomarse con humor el fracaso taquillero que supuso su película de los Cuatro Fantásticos.

    Así habría sido la película de Boba Fett que nunca veremos

    Si saber que James Mangold nunca dirigirá el filme del cazarrecompensas da rabia, conocer estos detalles sobre su argumento convertiría a cualquiera en un Lord del Sith.