¿Irías a un festival a ver telefilmes?

El certamen Zoom de Igualada lleva 11 años avisando de que las películas para TV no son sólo cosa de los sábados por la tarde.

Por
29 de noviembre de 2014

Son los patitos feos del mundo audiovisual: aunque grandes del oficio como Steven Soderbergh (Behind The Candelabra) o el pionero Roberto Rossellini (que los consideraba como el futuro del cine) les hayan dedicado su esfuerzo, los telefilmes siguen despertando, bien indiferencia, bien pitorreo. Algo hasta cierto punto comprensible, porque las sombras de Estrenos TV, del canal estadounidense Lifetime (infatigable proveedor de historias ‘basadas en hechos reales’) y de esas soñolientas horas de después de comer, con las cadenas rellenando su parrilla a base de material de saldo, son demasiado alargadas. Así pues, ¿es posible un festival centrado sólo en películas hechas para televisión? Pues sí, lo es, y no sólo eso: lleva 11 años en marcha, y su nueva edición se está celebrando ahora mismo. Nos referimos al Zoom 2014el certamen de telefilmes de Igualada (Barcelona), que cerrará sus puertas mañana 30 de noviembre.

“La factoría americana ha hecho mucho daño: de ahí es de donde nace la idea del ‘telefilme del sábado tarde”, nos explica Anna Cervera, directora ejecutiva de Zoom 2014. Pese a dicho escollo, Cervera está muy orgullosa de su certamen, y tiene razones para ello. El festival Zoom nació en 2003, “como una muestra de telefilmes europeos, cuando en Europa comenzaba a cimentarse una producción televisiva de calidad”, y su edición de este año ha abierto las puertas a trabajos procedentes de Taiwán y Malasia. Así mismo, estrena un showcase de episodios piloto para mostrar los trabajos de nuevos creadores. Y, a falta de cifras definitivas tras la clausura, su capacidad para convocar asistentes es tirando a alta: en Cannes o Toronto, que 200 personas se congreguen para un estreno puede ser desdeñable, pero que esa cifra de público se dé cita en una población de 38.000 habitantes, para ver la tv movie El café de la Marina (dirigida por Silvia Munt) sí que resulta digno de mención.

Y más digno de mención si contamos con que llevar a cabo un festival de pequeño formato en tiempos de crisis no es moco de pavo. “Hemos pasado un par de años en la cuerda floja”, reconoce Anna Cervera. Y prosigue: “En esta edición hemos salido a flote gracias a patrocinios privados y al apoyo del Ayuntamiento”. Por otra parte, las palabras de la directora de Zoom nos hacen pensar que Cataluña es un terreno muy propicio para un certamen de telefilmes: Cervera menciona “una época gloriosa en la que TV3 estrenaba más de 20 telefilmes al año”, y la edición 2014 de Zoom cuenta como uno de sus hitos en la proyección de un capítulo de la serie catalana El Crac, con la presencia de su actor protagonista Joel Joan.

Contando con todo esto, ¿qué razones le daría Anna Cervera a un espectador para que se acercara al festival Zoom? “Que le permitirá ver ficción de calidad hecha para televisión, en pantalla grande y sin cortes publicitarios”. La directora del certamen nos recuerda que otros países de Europa, como Alemania, no sólo no consideran al telefilme como un producto de segunda clase, sino que también cuentan para realizarlos con “auténticos maestros que van trasvasándose del mundo del cine”. A lo mejor los casos de Rainer Werner Fassbinder Werner Herzog, que nunca se cortaron en trabajar para TV, cuentan como precedentes ilustres.  “Con el auge de las series, el cine para televisión está siendo reivindicado”, avisa también Cervera. Y nosotros recordamos que éste podría ser uno de los futuros posibles del cine.