Heroína y crónica negra: guía básica del cine quinqui

El cine quinqui hay que reivindicarlo más… No hay otro movimiento artístico en la historia que se nutra de delincuentes, drogas y directores de cine.

Por
04 de enero de 2019

La crisis del 73 deja a España quebrada: Unos salarios en receso, una limitadísima asistencia social, un desempleo que se come el ánimo de la gente y el monstruo de la heroína, que está en todas partes.

Y es en este momento cuando surgen los quinquis,  adolescentes que proceden del extrarradio y de barriadas de gente obrera que, en época de desarrollismo franquista, se llenaron de familias que abandonaron la vida agraria para tratar de sumarse a esta nueva España moderna y abierta al mundo. Por eso apostaba la transición.

Había dos movimientos sociales muy distintos. Por un lado la movida madrileña, basada en ese deseo del gobierno de Felipe de exportar al extranjero la idea de una España renovada y culturalmente transgresora. La noche más alocada era la de Madrid, ya sabéis, movida promovida por el ayuntamiento, como cantaban The Refrescos.

Y luego estaba lo otro, los Gal, las huelgas, las privatizaciones, la represión y la delincuencia juvenil en los barrios marginales y de extrarradio.

De lo que se adueñó la política, claro, fue de lo primero, de Pepi, Lucy, Bom y otras chicas del montón o de Burning o de Alaska o de Nacha Pop.

Pero el cine no pudo ignorar que a pesar de toda la morralla relacionada con la movida, en los barrios de las afueras de las grandes ciudades había héroes callejeros, pequeños delincuentes que hacían pequeños atracos, que robaban coches en barrios ricos, que se pasaban las horas en los descampados, que de vez en cuanto daban algún golpe grande como robar una sucursal en el centro… Estos delincuentes como El Jaro o El vaquilla tenían a sus iguales en todos los pueblos de Madrid y la gente más humilde les admiraba porque se sentían identificados con sus penurias y porque no les miraban por encima del hombro. O quizá solo era por simple morbo. ¿A quién no le atrae la muerte, el crimen y la miseria?

LA PRIMERA PELÍCULA QUINQUI

Es complicado delimitar cuál fue la primera película del cine quinqui. Por un lado tenemos a José Antonio de la Loma bautizando el género con su Perros Callejeros a finales de los setenta. Una película en la que una pandilla de los suburbios de Barcelona se especializa en robar coches. A parte dan el tirón, asaltan tiendas, atacan a parejas para robarlas, abusan de las mujeres… Hoy esta película se ha quedado antiquísima. El tiempo no la ha tratado bien pero sigue siendo un buen reflejo de una época, muy interesante.

Sin embargo, la película que tuvo un papel fundacional fue Deprisa, deprisa, de Carlos Saura, que además ganó el Oso de Oro en el Festival de Berlin. En esta película Pablo,el Meca, el Sébas y Ángela han decidido que quieren escapar del barrio marginal en el que viven, para ello cometen unos cuantos golpes con el objetivo de conseguir rápidamente ese dinero que les permita vivir también deprisa.

Al contrario que la película de Antonio de la Loma Deprisa, deprisa sigue siendo una obra maestra. El tiempo la ha convertido en mito e icono de una generación.

CARÁCTERÍSTICAS MÁS IMPORTANTES

El cine quinqui, y dependiendo a quién preguntes, se compone de unos cuantos recursos narrativos y de argumento que definen el género:

Persecuciones en coches, violencia a quemarropa, sexo explícito, descampados, barriadas de extrarradio, condiciones miserables y cierto impulso de denuncia social, brutalidad policial homosexualidad, cárcel, los chichos…

Y sobre todo, la heroína.

Además, el cine quinqui bebe del neorralismo italiano (aquí cañí), de la crudeza de los directores de la nouvelle vague. En lo primero por aquello del costumbrismo, y en los segundos en esa obsesión por buscar actores muy próximos a sus personajes (aunque no tengan ni idea de actuar) y localizaciones que son exactamente donde ocurre la acción. Al final el resultado es algo así como el cine pulp que le gusta a Tarantino solo que más sucio. Si Tarantino fuera español ya habría hecho su revisión del género.

Muchas veces los ayuntamientos no daban permiso para rodar y las escenas se grababan de forma clandestina. En una de las escenas rodadas por Eloy de la Iglesia para Navajeros, José Luis Manzano, que interpretaba a El Jaro, arrancaba las bolsas de la copra a una actriz en medio de la calle con peatones ajenos al rodaje… Manzano acabó fue apaleado más tarde y llevado a comisaría por los mismos peatones.

ESTRELLAS Y DELINCUENTES

Los directores que pusieron de moda este género fueron los ya nombrados José Antonio de la Loma, Eloy de la Iglesia, Carlos Saura o Gil Carretero. Pero luego se apuntaron más, Pedro Almodóvar hizo su propia película quinqui, uno de los mejores títulos de su filmografía dicho sea de paso, Qué hecho yo para merecer esto. También llegó Vicente Aranda con Fanny “Pelopaja” o El Lute: Camina o revienta. E incluso Montxo Armendáriz con 27 horas.

Pero quién daba forma, estética y carisma a estos títulos eran sus protagonistas. Actores que eran delincuentes o delincuentes que jugaban a ser actores. Tipos que pasaban de la pantalla a las crónicas de sucesos.

De entre todos ellos, entre los que se encuentra Antonio Flores cuyo final ya sabemos cuál fue, hay tres quinquis cuyas historias son dignas de ser contadas como algún día ellos contaron las vidas de otros delincuentes que, de hecho, resultaron ser ellos.

José Luis Manzano fue el actor fetiche de Eloy de la Iglesia. Juntos rodaron Navajeros o la saga El Pico. Este actor con pinta de James Dean de barrio, de mirada triste y juventud interrumpida es clave para entender el cine quinqui.

Ambos se conocieron a la salida de unos billares en Madrid famoso porque allí los chavales se ofrecían a los gays. El director se lo llevó a casa y más tarde cuando buscaba actor para Navajeros lo llamó. Eloy llegó a acogerlo en su casa y a pagarle a una profesora particular para que lo alfabetizase. Esta historia siempre fue desmentida por el actor. En pleno auge de su carrera llegó la mili y Manzano fue llamado a filas… Tuvo que rechazar Playa Prohibida de Enrique Gómez Vadillo y The Hit de Stephen Frears. La relación de Manzano con las drogas fue terrible, no toleraba el alcohol pero le daba al hachís, a la cocaína y a la heroína esnifada que comenzó a consumir tras rodar El pico. Fue en 1991 cuando tras ser detenido por un asalto con intimidación De la Iglesia encontró su cuerpo en el baño de su casa, había muerto de una sobredosis.

La historia de Valdelomar, el actor de Deprisa, deprisa, fue, como el mismo diría: Demasiaó. Al actor de Carlos Saura le detuvieron poco después de atracar una sucursal bancaria en la calle de Ríos Rosas por 167 talegos justo 15 días antes de que se estrenara la película donde además realizaba un atraco parecido. Diez días antes él y un par de delincuentes más atracaron otro banco con el que se llevaron un pedazo más grande, 468.000 pesetas. En esta detención la policía averiguó que el actor se drogaba durante el rodaje del filme para darle más realismo. Esto, por supuesto, fue desmentido por Saura que declaró no tener ni idea de nada de esto.

Valdelomar murió unos años después por una sobredosis en el barrio de Carabanchel.

Jamás ha ocurrido en la historia del cine que unos actores estén tan cerca de los personajes que interpretan.

Berta Socuéllamos, protagonista de Deprisa, deprisa desapareció cuando se estaba convirtiendo en una estrella gracias a la película de Saura. Fue su única película y aunque hay un par de teorías sobre que también ella murió de sobredosis lo más seguro es que ahora viva feliz con su familia. La muerte de Valdelomar fue demasiado para ella y abandonó su carrera antes de empezar. Pocas actrices han marcado tanto con tan poco.

TOP 5 CINE QUINQUI

Estas son las cinco películas de cine quinqui que debes ver sí o sí:

Deprisa, deprisa

El pico

Navajeros

Perros callejeros

Colegas

Ya no se cultiva este género como antes pero en las últimas dos décadas si que tenemos un par de peliculones que beben directamente del cine quinqui.

7 vírgenes del gran Alberto Rodríguez y Volando voy de Miguel Albaladejo.

Y no, Los chicos ya no se llevan pero la música quinqui está mejor que nunca. Donde antes había flamenco ahora hay trap y El coleta es su mayor exponente… Por si no sabes de lo que estamos hablando:

Pedro Almodóvar recibirá el León de Oro honorífico del Festival de Venecia

El cineasta manchego verá reconocida toda su carrera con el galardón de honor del festival veneciano, que este año tendrá lugar del 28 de agosto al 7 de septiembre.

El Pedro Almodóvar más íntimo en ‘Dolor y gloria’: estas son sus revelaciones más personales

Las pertenencias de Almodóvar, sus recuerdos de la infancia y hasta sus problemas con otros profesionales del sector aparecen en esta cinta.

‘Me quedo contigo’ y con muchas más: las canciones míticas del cine quinqui

¡Basta de debates sobre Rosalía! El género más callejero del cine español de los 80 nos dio una ristra de temazos memorables, de Los Chichos y los Chunguitos a Burning y Obús.

“¡Deprisa, Torete, que nos cogen!”

Una selección de clásicos del 'cine quinqui' que se proyectarán en la Casa Encendida de Madrid.