¿Debería dimitir De la Iglesia antes de los Goya?

[ACTUALIZADO] Con el presidente (en funciones) de la Academia revalidado en su cargo, CINEMANÍA te ofrece la opinión de nuestros expertos sobre la crisis de la 'Ley Sinde'.

27 de enero de 2011

[ACTUALIZADO] Como ya sabemos, Álex de la Iglesia permanecerá en su puesto de presidente hasta dentro de tres meses.

Con la Academia de Cine reunida en sesión extraordinaria por la anunciada dimisión del presidente Álex de la Iglesia, CINEMANÍA ha consultado a periodistas de los medios más importantes de España sobre una cuestión crucial: ¿Debería dimitir el autor de Acción Mutante  tras la gala de los Goya, tal y como anunció, o debería acelerar el proceso y despedirse cuanto antes para no empañar la entrega de premios? Como diría Harry el Sucio, aquí todo el mundo tiene su opinión sobre la dimisión y sobre la polémica ‘Ley Sinde’: a continuación podréis leer lo que cada uno de nuestros expertos tiene que decir al respecto:

GREGORIO BELINCHÓN (El País, Versión muy original): “De la Iglesia no debería dimitir. Los miembros de la Academia que le eligieron no tienen nada que ver en este asunto, que al fin y al cabo es cosa de políticos”.

LUIS MARTÍNEZ (El Mundo): “¿Si debe irse ya Álex de la Iglesia? Pues debería ser lo que decida la ministra [Ángeles González Sinde], que está loca por que se vaya… De todos modos, bien abandone su puesto ahora, bien espere a después de los Goya, la Academia va a quedar mal. Si De la Iglesia se va tras la gala, porque está claro que la mayoría de miembros de la institución están a favor de la ‘Ley Sinde’ y no han dicho nada al respecto. Y, si se va antes, quedarán como un grupo de cobardes por haber cedido a las presiones de [el Director General de Cinematografía] Carlos Cuadros para que se quiten a este señor de encima. En cualquier caso, De la Iglesia debe llevar a cabo su dimisión: es una lástima, porque da buena imagen y ha desarrollado una buena gestión, pero a estas alturas desdecirse quedaría muy feo. Aquí todos somos adultos”.

OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE (ABC): “De la Iglesia ha hecho bien en anunciar su dimisión: si su forma dialogante de regir la Academia ha entrado en conflicto con otras posturas, es correcto que se marche, aunque su forma de anunciarlo haya sido precipitada. Pero si se va antes de los Goya influirá demasiado en los premios: debería llegar hasta ahí, tal y como dijo”.

NANDO SALVÁ (El Periódico, Cinemanía): “En el fondo, esto es una guerra de egos entre De la Iglesia y la ministra González Sinde. La dimisión de él es inevitable, pero -aún sin estar en su piel- entiendo que quiera conservar el cargo hasta después de la gala: si es así, se irá en olor de multitudes, con un Premio Nacional de Cinematografía y unos cuantos Goya bajo el brazo, tras haber desempeñado una buena gestión. No olvidemos que ha sido el presidente más mediático de la historia de la Academia, algo que le ha venido muy bien en términos cinematográficos, políticos y de presencia popular. Ahora bien, también entiendo que González Sinde esté harta de la oposición a una ley que lleva su nombre y que ella piensa que es buena para los autores. Aún estando personalmente en contra de la propiedad intelectual, veo propio de ingenuos pensar que en uno de los países con más piratería de Europa, y con tantos grupos de presión implicados, no se iban a tomar medidas al respecto”.

RUBÉN ROMERO (Público, Cinemanía): “La pregunta no ha lugar, porque está claro que De la Iglesia se verá obligado a abandonar el puesto: la ‘Ley Sinde’ ya ha salido adelante, la Academia no quiere guerra, y la ministra González Sinde no quiere compartir speech la noche de los Goya. El problema es que, como siempre sucede en este país, ha acabado llevándose a términos personales un problema industrial. Fíjate que, en Francia, se han reunido en una misma plataforma HADOPI [el organismo público contra las descargas ilegales], las compañías proveedoras de internet y las productoras de cine, mientras que en nuestro entierro a las operadoras nadie les ha dado vela. Ahora se hará luz de gas sobre este asunto, y a seguir como siempre…”.