9 motivos para que Michael Bay nos pida perdón

Años después del estreno de 'Armageddon', el director más estruendoso pide disculpas al público. Recogemos otras 'hazañas' por las que debería excusarse.

Por
24 de abril de 2013

¿Cómo debe sentirse un director megalómano y con mal carácter cuando le pide disculpas al público? Podemos preguntárselo a Michael Bay: 15 años después del estreno de Armageddon, el director estadounidense ha entonado un mea culpa por la película, en una entrevista para el Miami Herald que nos ha llegado vía Slashfilm. “Tuvimos que rodar el filme entero en 16 semanas”, “repetiría todo el tercer acto si pudiera”, “el director de efectos especiales tuvo un colapso nervioso y tuve que llamar a James Cameron para pedirle consejo”, son algunas de las excusas que Bay aduce para defender a un filme sobre el cual el finado Roger Ebert escribió aquello de “se supone que empleó los servicios de nueve guionistas [uno de ellos, J. J. Abrams]: ¿para qué necesitaba ninguno?”.

El mea culpa de Bay nos enternece, pero también nos hace recordar algo: si el autor de Transformers es uno de los personajes más detestados de Hollywood, es porque él se lo ha ganado. Aunque a veces resulte difícil de creer, Michael Bay ha hecho cosas muy buenas, como su impulso a la carrera de Will Smith, o su apuesta sin complejos por las aventuras espectaculares. Pero sus malos modales en el plató y fuera de él, y su permanente condición de bocazas, ensombrecen dichos méritos. Así pues, a fin de echarle una mano, CINEMANÍA ha recopilado estos motivos por los cuales el director también debería pedirnos disculpas. Si nos hace caso y demuestra estar arrepentido, lo mismo recibimos su Dolor y dinero con ojos más benevolentes.

Por poner en peligro la vida de Sean Connery
sean_connery_la_roca

A decir verdad, Sean Connery sobrellevó lo mejor que pudo el rodaje de La Roca (1996), incluso aleccionando al joven Michael Bay sobre cómo ahorrar recursos y presupuesto. Bueno, tal vez esto último se debiera a que (como afirma el productor Jerry Bruckheimer), Connery es un tacaño. Pero lo que sí es seguro es que el cineasta casi acaba con la vida de su estrella filmando una de sus escenas más complicadas. Cedemos la palabra al propio Bay: “Sean y Nicolas [Cage] tenían que aguantar el aliento bajo el agua durante 40 segundos, mientras una bola de fuego pasaba sobre sus cabezas. (…) Cuando terminamos de rodar, Connery me dijo: ‘Deberíamos haber ensayado esto antes, caraculo’. Y yo le respondí: ‘¿Cómo coño vamos a ensayar una bola de fuego?”. Dado que nosotros consideramos al actor escocés como patrimonio de la humanidad cinéfila, Michael nos debe una disculpa por poner su vida en peligro.

Por pelearse con todo el mundo

bruce_willis

Guillermo Del Toro es el último de una larga lista de enemigos que Bay ha cultivado a lo largo de su carrera, y en la que brillan con luz propia dos nombres: Bruce Willis y Hugo Weaving. Durante la promoción de La Jungla 4.0, en 2007, el actor del cráneo reluciente publicó comentarios en la web Ain’t It Cool en los que declaraba que el rodaje de Armageddon había sido una castaña, que el director era “demasiado videoclipero” para su gusto, y que los voluntarios para trabajar en sus películas no sobraban. “Es difícil sentirte a gusto con un director tan chillón”, concluía. Por supuesto, Bay no se cortó en responder en su blog: “lamento que [Bruce] no haya sido lo bastante hombre como para decirme todo eso a la cara”. En cuanto su controversia con Weaving (la voz de Megatron en Transformers) fue mucho más amarga. Cuando el australiano dejó caer que la saga de los robots gigantes no le parecía gran cosa, la réplica bloguera de Bay sentenciaba, entre otras lindezas: “¿No os dan asco los actores que ganan millonadas por una película y que luego se quejan de su trabajo?”. Bravo, Michael, eso es elegancia.

Por la gran guerra épica contra Megan Fox

megan_fox_transformers

Que la actriz de Transformers no es ningún dechado de buenas maneras es algo bien sabido. Que a Bay tampoco le sobra la sutileza es algo que hemos ido aprendiendo en los apartados de este informe. De modo que, cuando los temperamentos de ambos chocaron en público, el conflicto resultante batió récords de vergüenza ajena. ¿Que Fox le compara a él con Hitler y con Napoleón? Pues él la echa de la franquicia (siguiendo, eso sí, un consejo del productor Steven Spielberg). ¿Que ella replica acusándole de poner en peligro las vidas de sus actores? Ningún problema: Bay publica en su blog una (presunta) carta de miembros del equipo donde se la califica de “zorra desagradecida sin clase ni estilo”. Y así sucesivamente. Aunque el actor y la actriz hayan hecho las paces este mismo año, el incidente queda como uno de los episodios más bochornosos del Hollywood moderno.

Por Transformers: La venganza de los caídos


 

Ya que Bay ha hecho acto de contrición por Armageddon, suponemos que dar este paso no le costará demasiado. Buena parte de los implicados en la secuela robótica, empezando por un Shia LaBeouf que no sabía dónde esconderse, reconocieron que el filme era un desastre, rodado sin libreto por cosas de la huelga de guionistas e improvisado sobre la marcha. Tampoco creemos que ninguna de las entregas de Transformers vaya a pasar a la historia, ni tampoco que Bay lo pretenda, pero puestos a gastarse 153 millones de euros, empleémoslo para entretener al público, no para dejarlo con las mismas.

Por sus personajes femeninos sin sustancia

rosie_huntington_whiteley_transformers

Como ya señalamos en uno de nuestros informes, a Michael Bay le gusta más trabajar con top models que con actrices. Lo cual no debería ser ningún problema: el chico ha rodado muchos spots para firmas como Victoria’s Secrets, dicen que se le da bien hacer amigas y, además, muchas grandes de la pantalla comenzaron su carrera en las pasarelas. ¿Dónde está el problema? Pues que los personajes femeninos de los filmes de Bay tienen el espesor de un sello. Y debido a eso, sospechamos, al cineasta le importa un pimiento que las susodichas modelos sepan actuar. No es por nada, pero ni Jamie King (Pearl Harbor) ni Rosie Huntington-Whiteley, la sustituta de Megan Fox en Transformers: El lado oscuro de la luna, tienen precisamente el mismo nivel dramático que Charlize Theron, Audrey Hepburn y Lauren Bacall, por citar sólo a tres estrellas que desfilaron antes de actuar.

Porque sus guiones apestan

tortugas_ninja

En realidad, el título de este epígrafe no se refiere a los guiones de Bay que han llegado a rodarse: es muy significativo que, entre los múltiples créditos a su nombre en IMDb, el cineasta no tenga ni uno solo como escritor. Nos referimos a ese libreto para Las Tortugas Ninja que se filtró en internet, y gracias al cual pudimos comprobar que el talento literario de nuestro hombre tiende a cero. Frases trilladas, gramática cuestionable, bromas que olían a rancio (“Vais a ir de colores, como los tíos de Reservoir Dogs”) y un argumento que hubiera echado por tierra el mito de los quelonios mutantes eran algunas de sus ‘virtudes’. Visto esto, agradecemos que Bay no haya tenido ocasión de convertirlo en largometraje. Quien sabe, lo mismo un día encuentra una idea decente en esos foros de internet que, según confiesa, visita para inspirarse.

Por sus ‘remakes’ de películas de terror

¿Te suenan las palabras “Platinum Dunes”? Si eres aficionado a los clásicos del slasher y al terror ochentero, seguramente sí, y para mal. Esta productora, fundada por Bay y el productor Brad Fuller, se especializó en resucitar a viejos iconos del cine de sustos, con resultados de lo más cuestionables: véanse como ejemplos La matanza de Texas: el origen, Carretera al infierno (The Hitcher), Pesadilla en Elm Street: El origen y otros trabajos que ofendieron sin necesidad a nuestros monstruos favoritos. Por cierto, si la ‘versión Bay’ de Las Tortugas Ninja llega a rodarse, ¿adivinas qué compañía la producirá?

Porque se autoplagia

Reutilizar metraje de películas ya estrenadas no es una práctica rara en Hollywood, ni siquiera en las mayores superproducciones: si la técnica se emplea bien no tiene por qué notarse, y puede suponer varios millones de diferencia en el presupuesto final. Pero el caso de Bay clama al cielo precisamente porque sí se nota. Este vídeo, elaborado por un fan en 2011, demuestra que el director no sólo reutilizó imágenes de La isla en Transformers 3, sino que además replicó una escena del primer filme casi al dedillo, empezando por la planificación y acabando (claro está) por las explosiones. Si hablásemos de otro cineasta, se trataría de un desliz sin más, pero tratándose de un tipo que se presenta a sí mismo como abanderado del exceso y el desparrame, resulta un desagradable ejemplo de cicatería.

Porque plagia a otros

Con la mala leche que dicen que tiene David Fincher, más le vale a Bay esconderse si algún día se encuentra con él. Según nos demuestra este vídeo de Daniel García que publicamos el año pasado, los videoclips rodados por Bay durante los 90 (así como su debut Dos policías rebeldes) se nutrían de referencias poco disimuladas a los trabajos del autor de El club de la lucha, también un aclamado autor de vídeos musicales antes de pasarse al cine. Según sentenciamos entonces, los límites entre el homenaje y la copia descarada son muy ténues, y aquí Bay tonteó con ellos de una forma bastante arriesgada.

Michael Bay se queda sin rodaje por incumplir los protocolos contra el coronavirus

Su nueva película como productor, 'Songbird', es un thriller centrado precisamente en la pandemia, con Demi Moore y Craig Robinson en su reparto.

“Nunca me agredió de forma sexual”: Megan Fox defiende a Michael Bay

La actriz sale en defensa del director de 'Transformers' después de que los fans lo acusaran en redes de haber tenido actitudes machistas con Fox.

Stallone y Michael Bay preparan una película juntos

'Sly' y el rey del 'bayhem' (aquí, productor) se alían para rodar 'Little America', un thriller de ciencia-ficción inspirado en John Carpenter.

Ryan Reynolds a Scorsese: “Que la gente vea las películas en la puta pantalla que quiera”

El actor canadiense se pronuncia sobre las palabras del director de 'El irlandés' en mitad de la promoción de '6 en la sombra'.