Los 25 mejores musicales modernos anteriores a ‘La La Land’

El cine cantante y bailarín no acabó con ‘Hello, Dolly!’: Durante las últimas cuatro décadas, estos filmes han dado ritmo al género sonoro por excelencia.

Por
17 de enero de 2017

Aunque ahora mismo, en plena fiebre tras el estreno de La ciudad de las estrellas – La La Land, cueste creerlo, había vida en el cine musical moderno antes de Ryan Gosling y Emma Stone. Las legendarias Sombrero de copa, El mago de Oz, Cita en San Luis Cantando bajo la lluvia dieron paso en la década de los 70 a Cabaret, The Rocky Horror Picture Show y Grease. A pesar de que la película de Damien Chazelle beba más de los clásicos, con sus espectaculares números y letras originales, ha entrado a formar parte de esos musicales modernos que llevan deleitándonos 40 años. Repasamos los 25 mejores títulos del género en las últimas décadas, y sus momentazos sonoros inolvidables.

Por Yago García, Andrea G. Bermejo, Carlos Marañón, Daniel de Partearroyo y Janire Zurbano.

25. Cabaret, Bob Fosse (1972)

“¡Willkommen!”: A partir de los relatos de Christopher Isherwood y el musical de Kander y Ebb, Fosse cantó el ascenso de los nazis. Momentazo: Mein Herr: con la inestimable ayuda de una silla, Liza Minelli se gana uno de los ocho Oscar del filme.

24. Pesadilla antes de Navidad, Henry Selick (1993)

¿Qué pasaría si el Rey Calabaza jugara a ser Santa Claus? Un desastre en stop-motion. Momentazo: This Is Halloween: Danny Elfman pone música al imaginario gótico de Tim Burton.

23. La pequeña tienda de los horrores, Frank Oz (1986)

Plantas carnÌvoras, marionetas y doo-wop. Ojalá fuera obligatorio para todos los remakes. Momentazo: Dentist! por Steve Martin, himno sádico de odontólogos.

22. The Saddest Music in the World, Guy Maddin (2003)

Se busca la música más triste que hay a través de imágenes retro, aspirantes a ser carcomidas por el tiempo. Momentazo: La primera versión de The Song Is You, antes de hacer gala al título del filme.

21. El sentido de la vida, Terry Jones y Terry Gilliam (1983)

Disueltos ya, los Monty Python se reúnen para despedirse con música y mala uva. Momentazo: Every Sperm Is Sacred: incluso sus autores (que ya es decir) temieron haberse pasado de la raya. 

20. On connaÎt la chanson, Alain Resnais (1997)

La chispa de Jaoui-Bacri pesa más que el apellido Resnais para encajar temazos galos en los diálogos de esta comedia de parejas. Momentazo: Fugaz Natalie de Gilbert Bécaud por André Dussollier. 

19. Declaración de guerra, Valérie Donzelli (2011)

No bailaban y ni siquiera eran ellos los que cantaban, pero la mirada de Valérie Donzelli y Jérémie Elkaïm, los papás del enfermo Adam, mientras de fondo alguien versionaba Je ne peux plus dire je t’aime debe pasar a la historia de lo mejor del musical y de la vida en general. 

18. Todos dicen I Love You, Woody Allen (1996)

Un año en la vida de una familia rara, de esas que cantan y bailan a demanda. Momentazo: Julia Roberts en Venecia entonando All My Life hace menos difícil de creer su amor por Woody Allen. 

17. Once, John Carney (2007)

Un compositor irlandés y una inmigrante checa expresan su (des)amor en un idioma universal: la música. Momentazo: Guitarra, piano y química a raudales para entonar la oscarizada balada Falling Slowly.

16. Footloose, Herbert Ross (1984)

Michael Cimino estuvo a punto de dirigir a Kevin Bacon en esta declaración de amor al baile. Momentazo: Los saltos mortales y movimientos imposibles de cadera de Bacon (y sus cuatro dobles) al son de Never.

15. El sabor de la sandía, Tsai Ming-liang (2005)

Musical porno y desolador romance urbano contado como si fuera Antonioni. Momentazo: El baile trans con paraguas es tentador, ¡pero el siguiente número lo protagoniza un pene!

14. El fantasma del paraíso, Brian De Palma (1974)

Se comió un colín en taquilla, pero la revisión setentera de El fantasma de la ópera de De Palma pronto fue considerada de culto. Momentazo: El grito del fantasma. “What Was That?”.

13. Granujas a todo ritmo, John Landis (1980)

Los Blues Brothers atraen los problemas (y el swing) hasta en la gran pantalla. Momentazo: Suena Everybody Needs Somebody to Love, y es imposible mantener los pies en su sitio.

12. Fiebre del sábado noche, John Badham (1977)

Travolta bailaba tres horas a diario para convertirse en Tony Manero. Momentazo: Esos pasos al ritmo de los Bee Gees que hacían que las chicas le preguntasen si era tan bueno en la cama.

11. O Brother!, Ethan y Joel Coen (2000)

Apenas conocíamos a T-Bone Burnett cuando se unió a los Coen para imbricar el folk con una gozosa versión pulp de la Odisea. Momentazo: Ver a Clooney cantando el Man of Constant Sorrow nos reconcilia hasta con el café. 

10. Dinero caído del cielo, Herbert Ross (1981)

Cantando Pennies from Heaven bajo la lluvia de monedas: chute de nostalgia. Momentazo: Tras replicar el Nighthawks de Hopper, Steve Martin y Bernadette Peters se cruzan con Astaire y Rogers en Sigamos la flota. 

9. The Rocky Horror Picture Show, Jim Sharman (1975)

Aquella proyección en el Teatro Waverly, en Nueva York, dio una nueva vida a la adaptación de la mítica obra de Richard O’Brien cuando la gente empezó a interactuar con la pantalla. Momentazo: Tim Curry saliendo del ascensor con perlas, tacones y corsé para presentar con Sweet Transvestite la Convención Anual Transilvana.

8. Aladdin, Ron Clements y John Musker (1992)

La magia del musical clásico, con su exotismo, su swing y sus números apoteósicos, consolidó el renacer de Disney. Momentazo: Robin Williams, Un genio tan genial que desconcertó (para bien) a los animadores y terminó peleándose con el estudio.

7. Corazonada, Francis Ford Coppola (1981)

Arruinarse con un bello musical de interiores y canciones en off (Tom Waits y Crystal Gayle, nunca tan dulces). Cuando Coppola falla, acierta. Momentazo: Raul Julia, Teri Garr y su vestido rojo bailan un tango que derrite el contraluz de Storaro.

6 Bailar en la oscuridad, Lars von Trier (2000)

La Palma de Oro en Cannes y el premio a la mejor actriz para Björk no pudieron contrarrestar el mal trago de trabajar a las órdenes del danés. Momentazo: El temazo I’ve Seen It All, con Thom Yorke, perdió su Oscar contra Bob Dylan.

5. Hedwig and the Angry Inch, John Cameron Mitchell (2001)

A partir de su propia obra teatral, Mitchell se cocina casi en solitario un formidable homenaje al glam rock y la resistencia de los marginados. Momentazo: La animación inicial de The Origin of Love puede dejar sin respiración al más insensible.

4. Grease, Randal Kleiser (1978)

John Travolta tuvo que insistir a Olivia Newton-John para que aceptara ser su dulce Sandy Olsson (basada en la actriz Sandra Dee). Estos Romeo y Julieta sesenteros vestían chupas de cuero, llevaban gomina y cardados, y bailaban rock and roll. Momentazo: La chulería de los T-Birds vs. la picardía de las Pink Ladies en Summer Night y You’re the One that I Want.

3. Empieza el espectáculo, Bob Fosse (1979)

“Haz un musical sobre tu muerte”: tras sobrevivir por poco a la preproducción de Chicago (la obra) y la postproducción de Lenny (la película), Bob Fosse aceptó ese consejo de Shirley MacLaine. El resultado fue un peliculón (¿incomprendido?) sobre las atascadas arterias de Broadway. Momentazo: Roy Scheider (declaradísimo álter ego del propio Fosse, y de su perilla) se despide cantando Bye Bye Life ante una Parca tan angelical como Jessica Lange.

2. Moulin Rouge, Baz Luhrmann (2001)

Revisión postmoderna del músical clásico de Hollywood para la generación de la radiofórmula y el iPod. Tan embriagadora como un chupito de absenta, tan enérgica y contagiosa como una tos de tuberculosis. Momentazo: John Lennon, Paul McCartney, David Bowie, Whitney Houston, Elton John, etc. El Elephant Love Medley es la mixtape de amor definitiva para tus padres… que a ti no te importará escuchar con tus hijos. 

1. New York, New York, Martin Scorsese (1977)

El cineasta que obligó a Hollywood a comer los spaghetti con albóndigas de su abuela siciliana en Little Italy pone música a la ciudad de su infancia, esa Nueva York que nace, como este musical entregado a Liza Minnelli, tras la victoria en la II Guerra Mundial. Mientras Liza despliega su voz y su encantador mohín, De Niro ensaya su personaje de Jake LaMotta cambiando los guantes del boxeador de Toro salvaje por este saxofón que utiliza para encantar a las bestias y suavizar su ego. Momentazo: Damos un respingo con Ms. Minnelli interpretando con camisa roja (después de pasar la peli entre caqui o blanco y negro) el New York, New York que inmortalizó Sinatra, pero no está nada mal el dúo cuando ella canta You Brought a New Kind of Love to Me para que él pueda lucirse en una prueba. 

‘Aladdin’ ya es la película más taquillera de Will Smith

El remake de Disney ha superado a 'Independence Day' y 'Escuadrón Suicida' en la taquilla internacional: el actor está que no cabe en sí de gozo.

6 películas para ver en la Fiesta del Cine (que no son ‘Aladdin’)

Todas las películas a 2,90 euros y una variada cartelera para elegir. ¿Has decidido ya con qué títulos celebrarás esta nueva edición de la Fiesta del Cine?

‘Aladdin’ en tu consola: Así era el videojuego que acompañó a la película

Los niños de los 90 lo tenían muy fácil para visitar Agrabah: les bastaba con jugar al estupendo videojuego basado en el clásico de Disney.

‘Aladdin’ recauda en un fin de semana lo que ‘Dumbo’ en tres meses

Pese a las malas críticas, la película de Guy Ritchie y su Will Smith azulado arrasan en la taquilla de Estados Unidos.