2016: ¿El fin del Blu-ray?

Según un estudio de la firma PwC, el formato físico para ver el cine en casa será en breve barrido por el 'streaming'. ¿Nos lo creemos?

Por
05 de julio de 2014

Casi todo el mundo odiaba las cintas VHS, pero su dominio sobre el mercado del cine en casa fue absoluto y longevo: una vez despachados sus competidores (como el Video 2000 o el Beta) el formato aguantó casi 22 años a la cabeza del negocio. El dvd, que comenzó a comercializarse en 1995, todavía colea con salud. Pero el Blu-ray, el formato de alta definición que debería haber supuesto un nuevo estándar para los cinéfilos domésticos, podría correr una suerte muy distinta tras ocho años de trayectoria: según un estudio de la firma PwC (conocida por sus labores de notariado en los Oscar), ya puede fijarse el momento en el que el streaming y el vídeo bajo demanda superarán en beneficios a los formatos físicos, y esa fecha es 2016.

Si nos fiamos de dicho análisis, que nos llega vía Variety y Slashfilm, dentro de dos años los formatos online se habrán impuesto comercialmente al metacrilato por primera vez. Pero el auténtico apocalipsis llegará en 2018, cuando (siempre según las estimaciones de PwC) los beneficios de los formatos físicos habrán caído un 28%, un declive que acabará resultando en su desaparición a medio plazo. Y, mientras tanto, los beneficios del VOD y similares habrán experimentado una subida que podría cifrarse en 12.500 millones de euros, consolidándose como el medio favorito del público. Como base para este pronóstico, el informe apunta que las ganancias de los servicios de streaming superaron por primera vez los mil millones de dólares (735.800 millones de euros) el año pasado.

¿Estamos ante una estimación realista? Y, de ser así, ¿podríamos aplicarla al caso de España? Carlos Grande, gerente de la asociación de mayoristas de vídeo ANEMSEVI, no lo ve así ni de lejos: “Si la gente cree que 2016 supondrá el fin del formato físico, se enteran mal”, nos dice. Según Grande, cuya agrupación reúne a 24 distribudoras, es cierto que el mercado del dvd y el Blu-ray “está complicado”, pero su visión del asunto tiende más a la coexistencia que a una eliminación sin paliativos. “Habrá un trasvase de consumidores que prefieran pagar por descargar, o suscribirse a un servicio de VOD”, explica, dando por hecho que a los discos aún les queda tela que cortar. Para ello, se apoya en datos del informe European Video Yearbook correspondiente a 2013, según los cuales (y pese a una caída global del mercado) Alemania y Reino Unido rondaron los 100 millones de alquileres de películas. Carlos Grande también proporciona datos de la British Video Association: esta institución asegura que 22 millones de ciudadanos británicos compraron al menos un dvd el año pasado, mientras que sólo 3,3 millones de ellos se suscribieron a una agencia de VOD el año pasado.

El coleccionismo, ¿la salvación?

El gerente de ANEMSEVI considera también que en el mercado español “la distribución por internet no acaba de cuajar”, algo que no se correspondería a una falta de aprecio hacia el streaming, sino “a la piratería y a la desidia de las instituciones”. “El VOD no se impondrá mientras haya un canal paralelo y gratis”, remacha. Enrique Costa, director de distribución de Avalon, opina de forma similar: “Al menos el 90% del cine doméstico que se consume en España es pirata”, nos dice. Pero cuando le comentamos la posibilidad de una hipotética desaparición del formato físico, su respuesta es de lo más aguda: “En el caso de la música, ¿siguen existiendo los discos de vinilo?”.

La respuesta, claro, es “sí”. Hablamos de un formato al que muchos dieron por muerto con la comercialización masiva del compact disc, y que sin embargo ahora está en pleno auge gracias, en parte, al fetichismo de los coleccionistas y, por otro lado, a una suma de calidad y márketing. De esta forma, según Costa, “el vinilo se consume por su sonido, porque su mayor tamaño gusta a los aficionados y también porque ahora, cuando te compras un disco, suele llevar incluida una copia digital legal que te permite escucharlo en el iPad”. El fundador de Avalon cree que, de la misma manera, “en el caso del dvd y el Blu-ray hay que ofrecer un valor añadido: si nosotros sacamos una edición bien cuidada de Bajo el peso de la ley, de Jim Jarmusch, sabemos que alguien la va a comprar”. De hecho, lo que más preocupa a Enrique Costa es que la caída del mercado sea tal que “acabemos ingresando tan poco que no podamos gastar para ofrecer ese valor”.

dvd_blu-ray

Por lo demás, Enrique Costa predice un mercado en el que los formatos físicos seguirán ahí, pero viéndose obligados a nadar y guardar la ropa: “Se dejará de editar muchos títulos y de venderse películas a precio regular: quedarán las ediciones de coleccionista, por un lado, y las series baratas, por el otro”. Es interesante contrastar sus declaraciones con las de Jesús Usero, de la revista Acción. Empedernido coleccionista de películas (“Tengo unos 4.000 dvd y 500 Blu-ray”, confiesa) Usero cree que hacer pronósticos sobre la supervivencia de tal o cual formato “es como intentar acertar el parte meteorológico”, y que la victoria definitiva del streaming está demasiado supeditada a factores estructurales: “¿Qué hará quien no tenga banda ancha?”, se pregunta. “¿Y quien no disponga de una plataforma digital, o no pueda pagar la suscripción?”. Al igual que Enrique Costa, este experto considera que los soportes en metacrilato “dan una sensación de posesión que no tienes con lo otro, y no dependes de cosas que no son controlables, como la conexión a internet”.

Claro que Jesús Usero sí admite un escenario en el que ni siquiera el coleccionismo mantendría al formato físico: “Si las ventas en nuestro país siguen siendo tan desastrosas es posible que nos encontremos con el hecho de que en España no sea rentable y tengamos que comprar todo fuera”, comenta. Algo que entronca con uno de los grandes males, según él, de la distribución videográfica en España: los precios. “Si el dvd ya nos parecía caro, lo del Blu-ray en España no tiene nombre”, dice, algo con lo que Carlos Grande no coincide ni de lejos. Según el gerente de ANEMSEVI, “los precios medios de cada país están en los anuarios, y el español [2,35 euros por un alquiler, según su informe] no está por encima de lo habitual en Europa”, afirma.

El incierto porvenir de los discos azules

Ahora bien: comenzábamos este informe hablando del Blu-ray, y con él vamos a terminarlo. Porque si hay algo en lo que están de acuerdo nuestros tres entrevistados es en que los discos azules no han barrido del mapa al dvd como algunos pronosticaban hace menos de dos lustros. ¿Por qué? Según Jesús Usero, el Blu-ray “requiere de un enorme desembolso, no sólo necesitas un aparato nuevo, también una tele decente, incluso un equipo de sonido y las películas son terriblemente caras”. Además, el periodista considera que dicho formato no ha supuesto una revolución comparable a las que trajeron el VHS (“Poder grabar lo que veías por televisión”) y el dvd, con su mayor calidad de imagen, su acceso a la versión original y sus extras. Para Enrique Costa, el Blu-ray “no ha conseguido la trascendencia que debiera”, mientras que Carlos Grande aporta cifras: “Ahora mismo, la proporción de ventas entre dvd y Blu-ray está en un 70/30 a favor del primero”, indica. Con un agravante: “Las pérdidas de venta en dvd no suponen más ventas en dvd ni en streaming”. Culpa una vez más, nos dice, de la piratería.

Para un informe sobre formatos de alta definición, las respuestas de nuestros expertos nos dejan con un panorama que tiene muy poco de definido. Si (en el caso español, recordemos) las plataformas de VOD no acaban de despegar, el dvd no acaba de morir y el Blu-ray no despega, ¿qué nos depara el futuro? En los meandros de la conversación con Carlos Grande surge el recuerdo del HDDVD, un formato que presuntamente iba a sustituir al dvd y que acabó quedando en agua de borrajas pese a que “se vendieron reproductores, y todo”. Y el representante de los mayoristas concluye: “No tengo claro si el formato físico va a desaparecer, pero es que yo tal vez pertenezco a otro mundo”.

Todos los días, a todas horas, noticias de cine y series de televisión en CINEMANÍA

Un cineasta aleman carga contra los DVDs piratas que se venden en España

Jörg Buttgereit anuncia en Facebook que ha conseguido que Amazon deje de vender las ediciones españolas de dos de sus películas

Galería: ¿Qué portadas tendrían las películas actuales en VHS?

Vale, la calidad del Blu-Ray es insuperable como formato para disfrutar del buen cine en casa, sin embargo ¿no echáis de menos el estilo retro del VHS?

¿Es sano ver películas en la cama?

Mientras las retinas gozan, las vértebras y los nervios pueden sufrir: te enseñamos la forma más saludable de compaginar los filmes con el colchón y la almohada.