10 películas que tuvieron sus propios videoclips

En los 80 y los 90, un 'blockbuster' no era nada si no promocionaba el 'temazo' de su BSO con un vídeo musical. Estos ejemplos van de lo genial a lo incalificable.

Por
20 de septiembre de 2014

En estos tiempos que corren, cuando la MTV ya sólo tiene de musical el nombre y YouTube marca su ley, es difícil creer que esto pudiera ser cierto. Pero lo fue, de verdad de la buena: durante los 80, y sobre todo durante los 90, un blockbuster no era nada si no tenía su propio videoclip, que daba a conocer el tema principal de su banda sonora (compuesto, faltaría más, por la estrella del pop más en boga en el momento) y, de paso, promocionaba el filme mediante su rotación intensiva en canales especializados o a través de otra especie casi extinguida ya: los programas musicales de la TV generalista. Hoy, en CINEMANÍA, nos hemos levantado nostálgicos, de modo que os ofrecemos una ristra de videoclips cinéfilos que van de lo genial a lo incalificable, tanto en lo que se refiere a lo musical como a lo visual.

Los cazafantasmas (1984)

La canción: Pues cuál va a ser: Ghostbusters, de Ray Parker Jr. Nominada al Oscar, dos veces disco de oro y dos de platino… Y acusada de plagio en un par de ocasiones.

El vídeo: Harold Ramis, Ivan Reitman, Dan Aykroyd y compañía aprovecharon bien sus agendas para este clip: mientras, en su rol de espectro, Parker acosa a una modelo, celebrities como John Candy, Peter Falk (Colombo), Chevy Chase y la cantante Irene Cara aparecen para exclamar “Ghostbusters!” en plan karaoke Y, como broche final, el cantante y los protagonistas del filme (en traje de faena, pero sin mochilas de protones) se marcan un paseíto bailón por Nueva York: ojo a la estampa inigualable de Bill Murray bailando break.

Los Goonies (1985)

La canción: Apenas se deja oír en la película, pero Cindy Lauper captó todo el espíritu gamberro y aventurero de los protagonistas con The Goonies ‘R’ Good Enough. Curiosamente, el tema no escaló demasiado alto en las listas, y sólo llegó al número 1 en Japón.

El vídeo: ¿Se dejan ver Corey Feldman, Josh Brolin, Ke Huy Quan y los demás Goonies en este superclip de siete minutos largos? Pues sí, pero no son los únicos protagonistas: durante la mayor parte del metraje, la Lauper (quien, todo sea dicho, se llevó a matar con el director Richard Donner) huye despendoladamente de un grupo de estrellas de la lucha libre famosas en la época (entre ellas, André el Gigante), de su propia señora madre (en el rol de una bruja marina) y de las mismísimas Bangles, vestidas de piratas. Una vez terminada la canción, además, el mismísimo Steven Spielberg se permite un breve cameo.

Top Gun (1986)

La canción: Con la siempre amanosa ayuda de Giorgio Moroder en la composición y la producción, el grupo de tecnopop Berlin obtuvo su mayor hit con Take My Breath Away, una baladita electrónica que, para colmo, se llevó el Oscar y el Globo de Oro.

El vídeo: Será que a Tony Scott le quedaba ya poco presupuesto, o que Tom Cruise y una Kelly McGillis aún dentro del armario no estaban para cameos. El caso es que el vídeo de Take My Breath Away se limita a mostrarnos a la cantante Teri Nunn y sus compañeros haciendo poses entre aeroplanos desguazados, mientras el montaje de rigor intercala fragmentos del filme con las mencionadas estrellas haciéndose arrumacos y Val Kilmer poniendo cara de chulo. Algo limitado, desde luego, pero más ochentero, imposible.

Batman (1989)

La canción: ¿Qué hubiera ocurrido si Tim Burton hubiese cedido ante los productores de su bat-película, empleando los temas de Prince en lugar de los de su querido Danny Elfman para la banda sonora? Tras escuchar este Batdance dan ganas de comprobarlo, aunque sólo sea por el morbo.

El vídeo: A este clip no se asoman ni Michael Keaton ni esa Kim Basinger embarcada, por entonces, en un breve romance con el músico. Y, vistos los resultados, casi que da igual: ataviado a medias como el álter ego de Bruce Wayne, a medias como Joker, el hijo más polifacético de Minneapolis preside un aquelarre del despropósito en el que bailarines y coristas ataviados a guisa de los personajes del filme protagonizan mareantes evoluciones. Vamos, un intento de Prince por demostrarnos que, si se lo propone, él puede ser más grande que Dios, que Gotham City y que Jack Nicholson juntos.

La familia Addams (1991)

La canción: Hoy lleva largo tiempo en la ruina, y casi nadie se acuerda de él salvo para hacer chistes, pero a comienzos de los 90 MC Hammer era una superestrella. Lo bastante popular, de hecho, como para que su tema Addams Groove gozara de un videoclip a todo lujo. Y de un ‘Razzie’ a la Peor Canción, también.

El vídeo: Agraciado por la presencia del tenebroso clan al completo (Christina Ricci, Jimmy Workman, Christopher Lloyd, Anjelica Huston y un Raúl Juliá que incluso llega a cruzar su espada con el rapero), el clip de Addams Groove parece una colección de estereotipos noventeros. Desde que la cabeza de Hammer sale rebotando por la mansión tras un oportuno guillotinamiento a manos de Miércoles Pugsley, todo es un festín de morphing digital, hombreras gigantescas, figurantes vestidos de color fosforito y bailes espasmódicos. Sólo echamos de menos que Cosa se adhiera fuertemente a la boca del ídolo para así hacerle callar de una vez por todas.

Terminator 2: El juicio final (1991)

La canción: Allá por 1990, los miembros de Guns N’Roses fueron invitados a cenar en la mansión del mismísimo Arnold Schwarzenegger. Según explicó el cachas austríaco durante el ágape, resultaba que tanto él como James Cameron estaban encantados con You Could Be Mine, una canción que la banda angelina había grabado para su álbum Use Your Illusion II, y querían emplear el tema en la banda sonora de cierta secuela sobre cyborgs asesinos. Comprensiblemente, Axl Rose, Slash y compañía aceptaron la oferta.

El vídeo: ¿Cómo recompensaron Cameron y ‘Arnie’ la amabilidad de Guns N’Roses? Sencillo: mandando a un T-800 para que les asesinara en plena actuación. Mientras la banda se prodiga en poses malotas y guitarreo sleaze metal, un Schwarzenegger fusca en mano se abre paso entre el público del concierto, sufriendo ciertos problemillas técnicos debido al exceso de decibelios. Bien sea debido a dichos inconvenientes, o porque los secuaces de Skynet son muy rockeros en el fondo, el Terminator acaba decidiendo que masacrar a los Guns sería “un desperdicio de munición”, perdonándoles la vida. Vistos los resultados de Chinese Democracy, lo mismo dicha clemencia no fue oportuna.

Los tres mosqueteros (1993)

La canción: ¿Era posible una alianza más improbable que la de Charlie Sheen, Chris O’Donnell, Kiefer Sutherland Oliver Platt para dar vida a los personajes de Alejandro Dumas? Pues sí: la unión vocal de Sting, Rod Stewart y un Bryan Adams en plena fiebre bandasonorística (dos años antes, el canadiense había obtenido un éxito con su tema para Robin Hood: Príncipe de los ladrones) a fin de dotar a este filme con un baladón a la altura. Su título: All For Love.

El vídeo: A fin de entonar lo de “amor para todos, y todos para el amor”, los tres cantantes prefirieron no recurrir a una gran puesta en escena: al fin y al cabo, ellos eran rockeros ‘auténticos’ que sólo necesitaban un escenario, una banda de acompañamiento y (en el caso de Stewart) un par de litros de acondicionador capilar. De este modo, tras intercambiar parabienes y calentar un poquito la voz, el trío se lanza a interpretar ese tema compuesto por Addams, Michael Kamen y John ‘Mutt’ Lange que habría de mantenerse durante tres semanas en la cima del hit parade estadounidense. Bueno, también se permiten un receso para alternar con unas chatis vestidas a la usanza del siglo XVII. Pero, dado el esfuerzo, se lo perdonamos.

Batman Forever (1995)

La canción: El primer filme de Batman con Joel Schumacher como director fue también una de las primeras películas en contar con un ‘soundtrack album’. Es decir, un disco reunido a base de canciones ‘inspiradas’ por la película, pero que no aparecían en su banda sonora. Dicho esto, dejemos claro que Hold Me, Thrill Me, Kiss Me, Kill Me sí figuró en el filme propiamente dicho, y que U2 fueron nominados al Globo de Oro gracias al tema.

El vídeo: Para sus fans, los U2 son unos superhéroes del mundo del rock, mientras que sus detractores les ven más bien como supervillanos. Ambos bandos quedaron satisfechos con este clip de animación, en el que Bono aparece en la guisa de dos álter egos bajo los que gustaba entonces de presentarse. El ególatra pero heróico The Fly y el satánico McPhisto se persiguen mutuamente por los tejados de Gotham mientras The Edge y compañía se marcan un concierto en una azotea y Enigma hace una intervención sorpresa. Concluido semejante baile de identidades, uno se queda con la duda de quién merece más una temporadita a la sombra en el Asilo Arkham.

Men In Black (1997)

La canción: Ahora resulta fácil olvidarlo, pero el Will Smith de los 90 era una estrella del rap que había recurrido a la interpretación como forma de liquidar sus cuentas con Hacienda. Así las cosas, muchas películas protagonizadas por ‘The Fresh Prince’ contaron con su correspondiente tema, y con clips como este en el que Will se marca su canción homónima.

El vídeo: Ser una fuerza de élite, inmersa en el secreto y dedicada a combatir invasiones alienígenas no impide a los Hombres de Negro disfrutar de esparcimientos musicales. Aquí, sin ir más lejos, el Agente J descubre que esa alien al que se ha dedicado a perseguir tiene buena voz y mucho ritmo en el cuerpo, con lo que la cosa acaba en una elaborada coreografía. Por desgracia, las cosas del oficio son las que son, y tras habernos deleitado con semejante derroche de talento debemos aceptar una descarga del neuralizador, como todo hijo de vecino. Sin rencores, Will: lo único que nos pesa es que tu compadre Tommy Lee Jones no participase en el bailecito.

Los ángeles de Charlie (2000)

La canción: Las modas musicales habían cambiado, y las audiovisuales, también. A comienzos de este siglo, si querías expresar musicalmente las cualidades de tres superagentas dispuestas a todo, tenías que llamar a Destiny’s Child para que se marcasen un temazo como Independent Women, Pt. I.

El vídeo: Aparte de una invocación inicial a Cameron Diaz, Lucy Liu Drew Barrymore, y de las obvias escenas intercaladas en el clip, no entendemos demasiado ese “Campo de entrenamiento para Ángeles de Charlie” en el que participan aquí Beyoncé y sus dos compañeras. Según el momento del vídeo en el que nos fijemos, podemos concluir que las Destiny’s están presidiendo un consejo de administración, ejerciendo como go-gos en una discoteca o tomando un curso de caída libre, pero lo que es ejercer como heroínas, poquito. En cualquier caso, la canción sigue siendo memorable, y el vídeo uno de los últimos exponentes de una moda que, con el correr de los dosmiles, no haría sino diluirse.

Schwarzenegger se burla del tamaño del cuchillo de Stallone

Trolleo testosterónico: el austríaco aprovecha el estreno de 'Rambo: Last Blood' para meterse con su amigo... Y Stallone le responde.

10 películas censuradas tras el 11-S

Escenas eliminadas, retoques digitales, retrasos en el estreno... Todos estos filmes pasaron por estos tragos (y algunos más) tras el atentado contra las Torres Gemelas

A James Cameron le gustaría que ‘Terminator: Destino oscuro’ fuera el inicio de una nueva trilogía

El film que dirige Tim Miller y trae de vuelta tanto a Linda Hamilton como Arnold Schwarzenegger quiere darle a la saga la continuación que merece.

‘Terminator: Destino oscuro’: Arnold Schwarzenegger y Linda Hamilton se reencuentran en el nuevo tráiler

La película de Tim Miller ('Deadpool') llegará a la cartelera el próximo 31 de octubre.