CRÍTICA

Yo, Daniel Blake

8

Por
12 de octubre de 2016

Sobran los motivos. Tras un amago de retirada, a sus 80 años, Ken Loach ha vuelto a encontrar fuerzas para seguir haciendo cine. El impulso que le ha llevado a dirigir películas durante las últimas seis décadas sigue ahí: contar historias que revelen la injusticia, allí donde se produzca. Por eso, con la que sigue cayendo, su relato áspero, su martillo pilón contra los excesos del ultracapitalismo, su retrato de la clase trabajadora británica y su persistencia en un tipo de cine social convertido ya en cliché siguen plenamente vigentes. En Yo, Daniel Blake vuelven a ser perfectamente reconocibles las inquietudes del autor y los recovecos de su colaboración con el guionista Paul Laverty. Sus críticos podrán volver a decir que se repite, como ellos, pero seguir fiel a un estilo y a una (buena) idea hace que su cine nunca esté de más: la delgada línea que une a este Daniel Blake con muchos de los otros currantes sin suerte de su filmografía (Lloviendo piedras, Mi nombre es Joe, La cuadrilla, Buscando a Eric…) va aquí aligerada de humor, con un toque justo de emotividad (a la que se ha ido haciendo cada vez menos refractario con la edad, es cierto), algo de fútbol (eso siempre) y un laconismo que no hace prisioneros, ni siquiera ante el desbordante humanismo social de su propuesta. Loach también se había enfrentado al Estado a porta gayola antes, en las cloacas de Agenda oculta y ante los despiadados servicios sociales de Ladybird, Ladybird. Pero hay una novedad muy interesante: el sistema laboral que el estado moderno fomenta (aquí el británico pero vale para cualquier país de nuestro entorno) coloca a su protagonista ante un inexpugnable castillo kafkiano. Con el lenguaje distópico de Orwell como una lluvia fina. Burocracia y mercado se unen para ajusticiar a un carpintero cuyo único mal fue sufrir un infarto en un proceso inhumano. Lo que no sabían es que iban a encontrar una resistencia tan seria, tan quirúrgica y tan comprometida. De las películas de Ken Loach no nos moverán.

Fiel a su estilo adusto, apelando a su humanismo social, Loach volvió al cine, se enfrentó al estado kafkiano y ganó la Palma de Oro. Con 80 años, oiga.

SINOPSIS:

Por primera vez en su vida, víctima de problemas cardiacos, Daniel Blake, carpintero inglés de 59 años, se ve obligado a acudir a las ayudas sociales. Sin embargo, a pesar de que el médico le ha prohibido trabajar, la administración le obliga a buscar un empleo si no desea recibir una sanción. En el transcurso de sus citas al “job center”, Daniel se cruza con Rachel, una madre soltera de dos niños que tuvo que aceptar un alojamiento a 450 km de su ciudad para evitar que la envíen a un hogar de acogida. Prisioneros de la maraña de aberraciones administrativas actuales de Gran Bretaña, Daniel y Rachel intentarán ayudarse mutuamente.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN:

PAIS: Reino Unido, Francia, Bélgica

DURACIÓN: 100 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Caramel Films

ESTRENO: 28 de Octubre de 2016

Ken Loach se suma a los ataques a Marvel: “Esas películas son como hamburguesas”

Para el veterano director inglés, los filmes del estudio son 'cínicos ejercicios de marketing sin nada que ver con el arte del cine'.

[Festival de San Sebastián 2019] Palmarés completo

La 66 edición del prestigioso evento ha decidido entregarle la Concha de Oro a 'Pacificado', dirigida por Paxton Winters.

El cine social de la A a la Z

Wild Rose de Tom Harper está basada en dos ideas: la música y la clase social. Y en plena crisis de la lucha de clases es un buen momento para repasar el abecedario del género. 

Ken Loach apadrinará la 9ª edición de Atlàntida Film Fest

Del 1 de julio al 1 de agosto podéis ver los 110 filmes que conforman el Atlàntida Film Fest, una de las citas más singulares de la cinematografía mundial.