CRÍTICA

Uno para todos

8

Por
15 de septiembre de 2020

“TODO VA PARA NOTA”, dice el personaje de David Verdaguer en Uno para todos. En la nueva película de David Ilundain –tan distinta en apariencia a B pero tan afín en sus esencias–, el protagonista es un profesor interino que va recorriendo España cubriendo las bajas que le toque cubrir, ocupándose de una clase de primaria de la noche a la mañana. Su presentación no puede ser más concreta y a la vez más metafórica. Aleix llega de noche al pueblo del colegio donde trabajará ese curso. Aparca en la plaza y duerme en su coche desvencijado. Por la mañana, se lava en el lavabo de un bar y se presenta ante sus nuevos alumnos, chavales de sexto en los que dejará una honda huella.

Uno para todos es una magnífica película por múltiples razones. Para empezar, por su guion, ejemplar en su conflicto inesperado, en su naturalidad. Los guionistas construyen con humanidad a Aleix, un profesor que frente a sus alumnos tiene que resolver un problema con ejemplaridad y, a la vez, un hombre débil que en su vida personal no ha sabido enfrentarse a sus propias sombras. Verdaguer, elección de casting perfecta, aporta toda su ternura a este personaje que no se atreve a cogerle el teléfono a su madre desde que su padre murió y que se resigna a convivir con las insistentes goteras de la casa que ha alquilado para el curso porque sabe que todo en su vida es temporal.

Igual sucede con sus alumnos de sexto, absolutamente creíbles y bien definidos mientras el espectador está pendiente de la trama que avanza. Aunque cada uno tiene su propia personalidad, son personajes cercanos a los arquetipos escolares (la rebelde de la clase, el marginado, la inmigrante…) porque, precisamente, los arquetipos son importantes en esta historia, tanto como en la realidad de los colegios, donde muchos niños están más estigmatizados que nunca. Sin desvelar ese ingenioso conflicto que plantea Uno para todos, sí que conviene adelantar que el filme se convierte pronto en una saludable reflexión sobre el bullying que tan problemático se ha tornado en los últimos años. Cuando, dado ese giro de guion estupendo, los acosados se convierten en acosadores –¡como en Twitter!– Aleix ha de encontrar una manera de reeducar a sus alumnos. Sin sensiblerías, la clase apuesta por la creación conjunta de un videojuego en el que los personajes son ellos mismos. No superhéroes con superpoderes y capa, sino ellos mismos, con sus virtudes y defectos, con sus bellezas y fealdades.

“Qué rollo, que los personajes seamos nosotros”, dice uno de ellos pudiendo referirse a la propia película en la que aparece. Y tiene toda la razón. Cada vez se producen menos historias que hablen de nosotros, que retraten un pueblo español con una catedral preciosa pero con sus casas de ladrillo feas al lado. Y, sobre todo, películas que pongan en valor la educación. ¿Será casual que la productora de Uno para todos sea francesa? La crisis del COVID-19 ha destapado algo que llevábamos tiempo sospechando, que somos un país que prioriza las terracitas a las escuelas. Por eso, tal vez, el personaje de David Verdaguer educa a estos chicos en el respeto al otro –qué faltos vamos de eso en este país–, les cambia la vida, y, al acabar el curso, sigue siendo un profesor interino que llega a sus nuevos destinos en su coche destartalado.

Un guion estupendo que reivindica el poder de la educación.

SINOPSIS:

Aleix es un profesor interino que recorre España cubriendo las bajas que le corresponden. De esta forma, asumirá el rol de tutor de sexto de primaria en un pueblo desconocido para él. Cuando se entere que debe reintegrar a un alumno enfermo en el aula, se dará cuenta de un problema aún mayor: ninguno de sus compañeros quiere que regresa a las clases.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , , , ,

GUIÓN: ,

PAIS: España

DURACIÓN: 94 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: A Contracorriente

ESTRENO: 18 de Septiembre de 2020

Así trabajan los guionistas de tus comedias favoritas

Aprovechamos el éxito de 'Lo dejo cuando quiera' para poner cara a algunos de los responsables del género predilecto en el cine español

Qué es mejor, ¿estudiar o traficar? La duda que plantea ‘Lo dejo cuando quiera’

David Verdaguer, Ernesto Sevilla y Carlos Santos protagonizan esta comedia que se ha convertido en el mejor estreno español del año.

‘Lo dejo cuando quiera’ consigue el mejor viernes de 2019 para una película española

La nueva película de Carlos Therón, 'Lo dejo cuando quiera', bate un récord del cine español de 2019 en su primer día en taquilla

Así suena ‘El humo’ de Lola Indigo para la película ‘Lo dejo cuando quiera’

David Verdaguer, Ernesto Sevilla y Carlos Santo protagonizan esta comedia dirigida por Carlos Therón.