CRÍTICA

Underwater

5

Por
30 de enero de 2020

Por encima de franquicias, remakes y súper héroes, la cartelera de estos últimos años también muestra una constante: la lucha sin cuartel entre los ex Crepúsculo Robert Pattinson y Kristen Stewart por convertirse en el actor/actriz más molongui del siglo XXI. Casi cada mes estrenan una película, hasta el punto de que un servidor empieza a considerar muy seriamente la posibilidad de que, efectivamente, sean vampiritos en la vida real, que no sé yo de dónde sacan el tiempo para rodar de no ser inmortales. Esta semana es el turno de Kristen, en un filme cuya única razón de ser –como el de muchas de las películas de ambos– es el añadir una línea más a su currículum. En este caso, se trata de demostrar que Stewart puede ser una heroína de acción contemporánea, encarnando a una versión millennial y subacuática de la Teniente Ripley, mítica protagonista de Alien (Ridley Scott, 1979) encarnada por Sigourney Weaver.

El estreno del filme se ha dilatado tres años, lo cual suele ser sinónimo de que no se sabía muy bien qué hacer con él. En su origen, el proyecto se aprobó por el prestigio técnico de su director y contar con un guion de la “black list”, el lugar al que van a parar los buenos guiones que se consideran irrealizables. Parece obvio que el que redacta la susodicha “lista negra” debe ser un familiar cercano del escritor… Porque lo que aquí se hace es, simple y llanamente, revisitar Alien sumergiéndolo debajo del agua sin ningún tipo de pudor.

No es que sea una mala idea per se. A fin de cuentas, la propia obra maestra de Ridley Scott fue vendida en su momento como Tiburón en el espacio”. En ambas monster movies, no solo el espacio (el pueblo de Amity Island, la nave Nostromo) eran fundamentales, sino también lo era el tiempo, que se estiraba jugando con el corazón del espectador. Si con respecto a las localizaciones, Underwater parece salir victoriosa, no ocurre lo mismo con las cuestiones del segundero.

En 2020, Hollywood parece convencida de que todos los espectadores sufren déficit de atención e impaciencia, así que no hay tiempo para zarandajas como la claridad expositiva y narrativa. Porque, ¿quién necesita desarrollo de personajes o motivaciones cuando puedes lanzar a un ejército de chopitos y chipirones contra tu heroína? Así que Stewart no ha acabado de lavarse los dientes y ya empiezan las carreras submarinas por el fondo del mar (o bajo el mar, que cantarían en La sirenita).

Eso es lo que más le interesa al director: mostrar su habilidad para representar los cuerpos bajo el agua. El resto le da un poco igual: siguiendo un esquema clásico de videojuego, los protagonistas van de pantalla en pantalla, de base a base, con descansitos para que la Stewart se luzca en su remedo de Sigourney. No lo hace mal, e incluso podríamos decir que lo hace mejor que en su mayor parte de apariciones cinematográficas pedantillas, pero bucear con tanto afán en un personaje tan icónico hace que tengamos la sensación de estar más ante una serie B, que ante una película de la envergadura que se le supone a esta Underwater.

Kristen Stewart se tira a la piscina… y no cubre demasiado.

SINOPSIS:

Una tripulación formada por seis integrantes queda atrapa en una instalación submarina bajo el mar como consecuencia de un seísmo. Su única oportunidad para sobrevivir será adentrándose en el mar en la búsqueda de una plataforma petrolífera abandonada. La misión se complicará cuando una serie de depredadores intenten acabar con sus vidas.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN: ,

PAIS: Estados Unidos

DURACIÓN:

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Disney

ESTRENO: 31 de Enero de 2020