CRÍTICA

Un momento en el tiempo- Waves

6

Por
29 de enero de 2020

El director Trey Edward Shults ya demostró en Krisha (2015) y Llega de noche (2017) estar especialmente interesado en la fragilidad de la familia americana, y en su tercera película se sirve del retrato de una prole de Florida azotada por la tragedia para hablar de padres que infectan a sus hijos con su masculinidad tóxica, carencias económicas, sexismo, abuso de drogas, maltrato doméstico y, por supuesto, cómo el color de la piel condiciona todo lo anterior.

Shults deja claras sus enormes ambiciones de varias maneras: primera, dividiendo el relato en dos pasajes, cada uno de ellos con su propio lenguaje visual y sonoro –el primero es tenso y claustrofóbico, el segundo menos opresivo y más elegíaco–; segunda, tratando de abrumarnos con un maximalismo estilístico –movimientos imposibles de cámara, colores llamativos, más canciones que en una playlist de Spotify– que en ningún momento llega a justificarse del todo, en buena medida porque no parece responder a una verdadera estrategia estética.

Quizá su misión es distraer nuestra atención y evitar así que nos demos cuenta de la tendencia de Waves a manipular nuestras emociones y decirnos cómo debemos sentirnos. No es un recurso elegante pero sí muy eficaz: de haber adoptado un enfoque más pudoroso, es poco probable que Shults hubiera logrado implicarnos en las circunstancias de sus personajes tan intensamente como lo hace.

Es tan excesiva que resulta milagroso que no se desborde.

SINOPSIS:

Ambientado en Florida (Estados Unidos), el film narra la historia de una familia afroamericana afincada a las afueras de la ciudad y que se encuentra en un proceso de superación de una grave pérdida. Una historia repleta de perdón, compasión y sobre todo mucho amor, que nos muestra cómo en la oscuridad siempre quedan momentos de luz.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS: Estados Unidos

DURACIÓN: 135 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Universal

ESTRENO: 31 de Enero de 2020