CRÍTICA

Pájaros de verano

10

Por
19 de febrero de 2019

Los primeros minutos de Pájaros de verano son el mejor argumento posible de por qué el cine ha de verse en una sala a oscuras y proyectado sobre una gran pantalla, como también la casi totalidad de su idioma, el wayuunaiki, justifica la elección de la versión original con subtítulos. Los colores, el viento, la música, la fotografía y la apabullante puesta en escena de Ciro Guerra y Cristina Gallego nos trasportan a lo más profundo de La Guajira colombiana donde los requisitos para una pedida de mano –un ritual que tiene más que ver con el apareamiento animal que con las costumbres de la civilización– sirven de pistoletazo de salida para la bonanza marimbera, esa década en la que los clanes colombianos comenzaron a vender marihuana a los estadounidenses.

Lejos de la glamurización de Narcos, los responsables de El abrazo de la serpiente se cuidan de asentar las raíces tribales del narcotráfico, los dólares convertidos en dotes de collares y ganado, los sueños de muerte, los rudimentarios códigos, los palabreros, las plañideras, las supersticiones en forma de grillo, el implacable matriarcado. A través de la pareja protagonista, Pájaros de verano cuenta esa grieta que los gringos abren en el pueblo guajiro cuando sus primeros Cuerpos de Paz anticomunistas inyectan el capitalismo más salvaje entre los clanes de campesinos. Más allá del tratamiento del tiempo a través de sutiles elipsis y cambios de vestuario –esas gafas de sol que cada vez son más ostentosas–, y sobre todo, de la transformación de un paisaje abstracto que es a la vez material –las casas sin paredes se convierten en diáfanas mansiones encaladas–, Pájaros de verano tiene la meritoria audacia de adentrarse en los orígenes del narcotráfico hablando el idioma de sus fundadores.

El cine latinoamericano nos brinda una nueva obra maestra.

SINOPSIS:

Basada en una historia real que explica el origen del narcotráfico en Colombia, la película se sitúa en los años 70 cuando la juventud norteamericana abraza la cultura hippie y con ella a la marihuana. Esto provoca que los agricultores de la zona se conviertan en “empresarios” a un ritmo veloz. En el desierto de Guajira, una familia indígena Wayuu se ve obligada a asumir un papel de liderazgo en esta nueva empresa. La riqueza y el poder se combinan con una guerra fratricida que pondrá en grave peligro a su familia, a sus vidas y a sus tradiciones ancestrales.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR: ,

REPARTO: , , , ,

GUIÓN: ,

PAIS: Colombia

DURACIÓN: 125 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: BTeam

ESTRENO: 22 de Febrero de 2019