CRÍTICA

Nico, el reno que quería volar

6

Por
13 de diciembre de 2009

Los cuentos infantiles tienen una manera extraña (y cruel) de hacernos crecer. Están plagados de niños que acometen hazañas grandiosas porque algo los empuja a ello. Algo terrible. Y traumático. Ahí están Dumbo y Bambi sin madre, la Cenicienta con sus hermanastras, Blancanieves, y un largo etcétera de chavales que con entereza y valentía superan con entretenidas aventuras a sus familias disfuncionales.

Nico, un reno que quiere volar en el escuadrón de Papá Noel porque el padre que le abandonó trabaja allí, podría hacerse de este colectivo. Ahora bien, su guión dinámico, su apetecible estética y su elección de secundarios hacen que Nico, el reno que…, como el resto de los cuentos infantiles, merezca la pena. Porque lo que aprenden los pequeños, lejos de ser que la vida es perra, es que si quieres, puedes volar. Y que lo bonito es intentarlo. Aunque te cueste las risas de unas cuantas urracas puretas de
Nueva Orleans.

Andrea G. Bermejo

SINOPSIS:

Un cachorro de reno es abandonado por su padre, uno de los renos volantes de Papá Noel. Cuando crezca, el pequeño Nico irá a buscar a su progenitor.

Nico, el reno que quería volar

[NICO. LENTÄJÄN POIKA] INFANTIL / ALEMANIA, DINAMARCA, FILIPINAS, IRLANDA / 2008 / 80 MIN. / FILMAX. DIRECTOR: MICHAEL HEGNER, KARI JUUSONEN MÚSICA: STEPHEN MCKEON

ESTRENO: 13 de Diciembre de 2009

ETIQUETAS: