CRÍTICA

Mundo pequeño

8

Por
15 de marzo de 2013

¿Cuántos universos paralelos existen ahora mismo? Por lo menos dos. Y uno de ellos, el de Albert Casals, es mucho mejor que el tuyo. Podrías pensar que no, porque es un chaval de 20 años que está en silla de ruedas desde que tenía siete. Mundo pequeño (Món Petit), el emocionante documental de Marcel Barrero, que narra su viaje desde Barcelona hasta Nueva Zelanda junto a su novia Anna, y que en espíritu recuerda a la francesa Declaración de guerra, te demostrará lo contrario. En un oportuno macguffin, la pareja protagonista cruza el mundo sin dinero y haciendo autostop –para ser justos, ella abandona en medio del viaje, agotada por la energía de su novio–, para enseñarnos las cosas importantes de la vida. ¿Una historia de superación? También, como los tatuajes que se hace su protagonista a pesar de la fobia que ha desarrollado a las agujas por su enfermedad. Pero el auténtico documental de Barrero –”ayer nos pasaron muchas cosas pero no las filmamos. Si las hubiésemos filmado no nos hubiesen pasado”, dice Albert en un momento del metraje– es, sobre todo, una sacudida de conciencia, un alegato a la alegría y a la responsabilidad que tenemos con nuestra propia vida, con nuestra propia felicidad. Mientras que tú sigues aquí, enfurruñado con tus cuatro problemas, lo peor que le puede suceder a Albert es que le regalen un viaje organizado. Es hora de que empieces a cambiar tu universo paralelo. 

 

VEREDICTO:  Ni Gulliver ni Willy Fog. Aprende de los viajes de Albert.

SINOPSIS:

Albert y Anna viajan sin dinero y en silla de ruedas. Quieren ir a la otra parte del mundo, desde Barcelona hasta Nueva Zelanda.

Mundo pequeño

[Món petit] Documental / España / 2012 / Dir: Marcel Barrena / Guión: Marcel Barrena

ESTRENO: 15 de Marzo de 2013

ETIQUETAS: