CRÍTICA

Mistress America

10

Por
22 de octubre de 2015

“She was the last cowboy, full of failure and romance”, relata la literaria voz en off de Lola Kirke al final de la última película de Greta Gerwig y Noah Baumbach. El personaje al que interpreta la hermana de Jemima Kirke (Jessa en Girls), Tracy Fishko, es una alumna de Bernard, en primero de carrera, que se siente lacónicamente estafada ante lo que prometía ser la vida universitaria en Manhattan. Solitaria, sin amigos (“¿sabes esa sensación de estar en una fiesta en la que no conoces a nadie?”), con una roommate espantosa y escasamente motivada por el curso académico, al poco de comenzar Mistress America es víctima de un doble rechazo: primero, el chico con el que la hemos visto tontear se echa otra novia y, segundo, la sociedad de escritores en la que se muere por ingresar no le hace caso.

En este estado de cosas aparece Brooke Cardinas (la electrizante Greta Gerwig, échate a un lado Lena Dunham), su futura hermanastra, bajando unas concurridas escaleras del Great White Way, en Broadway, como una suerte de Norma Desmond joven y fascinantemente torpe. Esa merecida entrada triunfal queda eclipsada enseguida por el carisma de su protagonista, que además da título a la película. Decoradora de interiores freelance, monitora de spinning, cantante de una banda underground, tutora de niños y vecina de Times Square con medium particular, Brooke Cardinas es uno de esos personajes “larger than life” –¿entrepreneur lo llaman ahora?–, uno de los mejores que hemos podido ver en el cine en los últimos años y, por supuesto, un resumen perfecto de esa habilidad de Baumbach para hacer que nos caigan simpáticos los tipos más imperfectos. Brooke recuerda al insolente Jeff Daniels en Una historia de Brooklyn, es naif como Frances Ha, y a la vez tiene un aire a Ben Stiller en Greenberg, pues ambos están muy seguros de sí mismos por los motivos equivocados. En general, su personalidad enérgica y contagiosa –contagia a toda la película– es tan arrolladora (“estar cerca de ella era como vivir en Nueva York”) que la joven Tracy Fishko no tarda en caer rendida a sus pies.

Si la intensidad intelectual y vivencial de la vida universitaria ha resultado ser una falsa promesa, Tracy se aferra a la agitada agenda de su autodidacta hermanastra (“esa fue la primera palabra que me enseñé a mí misma”) y a su rompedor caracter para comprometerse con una esperanza nueva: no importa que los veinte no sean lo que nos prometieron; la panacea es la vida adulta. Algo que no tardará en desmontarse como lo que es, una falacia, coincidiendo con el acto más veloz y divertido de Mistress America.

A la caza de inversores para el nuevo y flamante proyecto de Brooke, ¡un restaurante en el que te puedes cortar el pelo!, ella, Tracy y una inverosímil troupe viajan a Greenwich, Connecticut, para pedirle dinero a su némesis, la estirada Mamie Claire (Heather Lind), presúntamente culpable de haberle robado a su ex novio, un par de gatos y la idea para un negocio de camisetas con el que se ha hecho millonaria. Es allí, rodeados de un pacífico paisaje otoñal, donde los personajes de Mistress America bordan esta screwball comedy moderna con diálogos rápidos y altamente absurdos que, sin embargo, convergen en el clímax de la película, el descubrimiento del relato –la película, en esencia, es eso, un magnífico y poderoso relato de los que abren las puertas a cualquier sociedad– que Tracy ha escrito sobre su embriagadora hermanastra y que pone en evidencia que su vida, en el fondo, es tan decepcionante como, entre otras cosas, el idealizado paso por la facultad.  No sólo eso. “Sólo puedes entender lo que es querer algo de verdad a partir de los 30 años”, explica condescendiente Brooke en algún momento de Mistress America, pues si la decepción a los veinte consiste en que las cosas no son como te hubiese gustado que fueran, a los treinta se convierte en otra más amarga si cabe: que las cosas tal vez ya nunca sean.

Noah Baumbach y Greta Gerwig firman a cuatro manos el gran relato americano del siglo XXI.

SINOPSIS:

La vida de Tracy (Lola Kirke), una joven solitaria y muy poco popular estudiante de primer año sufre un completo cambio cuando aparece en escena la impetuosa y aventurera Brooke (Greta Gerwig), una treintañera que se va a convertir en su hermanastra, pues la madre de Tracy está a punto de casarse con el padre de Brooke.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: ,

GUIÓN: ,

PAIS: Estados Unidos

DURACIÓN: 84

EDAD RECOMENDADA: na

DISTRIBUIDORA: Fox (20th Century Fox/Hispano Fox Film)

ESTRENO: 20 de Noviembre de 2015

‘Mujercitas’: Greta Gerwig ha inspirado a Saoirse Ronan a dirigir sus propias películas

La actriz interpreta a Jo en la adaptación de esta novela de Louisa May Alcott, y al igual que su personaje está desarrollando inquietudes creativas.

‘Mujercitas’: Emma Watson esconde dos mil ejemplares de la novela en 38 países distintos

La actriz ha querido promocionar la nueva adaptación de Greta Gerwig con esta curiosa iniciativa y una nota personalizada acompañando a cada libro.

“Aún nos queda mucho por hacer”: Saoirse Ronan habla sobre la ausencia de mujeres en las nominaciones de los Globos de Oro

La actriz es candidata a Mejor Actriz por su participación en 'Mujercitas', dirigida por una Greta Gerwig que no ha recibido nominación a Mejor Dirección.

Globos de Oro 2020: 5 directoras que deberían estar nominadas

Mientras llueve cera sobre los premios por olvidarse de las mujeres cineastas, recordamos a las autoras con más méritos para ganarse una candidatura.