CRÍTICA

Memorias de un hombre en pijama

4

Por
30 de diciembre de 2018

Siete años después de la irrupción, en plena meseta de la animación española, de ese lúcido unicornio llamado Arrugas, volvemos a encontrarnos con la adaptación de un cómic de Paco Roca (aunque, en este caso, el cuadrúpedo sea más bien asno). Las peripecias de un dibujante inseguro y vagamente woodyalleniano son la percha para presentarnos un tibio muestrario de ocurrencias peterpanescas, escenarios trasnochados (esos amigos rijosos), lugares comunes tirando a noventeros (esa banda sonora) y otras jaimitadas con bastante poca gracia. Y es que, aunque asome un Hemingway de tebeo, ni se roza el larguero de las crisis personales y creativas de, por ejemplo, American Splendor. Al menos, la calidad del trazo, cierto espíritu crítico y algún guiño nostálgico evitan el desastre total.

Desangelada colección de viñetas misóginas y desaliñadas.

SINOPSIS:

Es la historia de Paco, un cuarentón soltero empedernido, que en la plenitud de su vida consigue su sueño infantil: trabajar desde casa y en pijama. Pero cuando creía haber encontrado el súmmum de la felicidad, irrumpe en su vida Jilguero, la chica de la que se enamora, que tendrá que luchar por permanecer al lado de un hombre cuyo máximo objetivo vital es quedarse en casa en pijama. Estamos ante una comedia de situación ingeniosa, con chispa, que usa la ternura y el humor para contar con una sonrisa entrañable lo difícil que es relacionarse con los demás, sobre todo, en las distancias cortas.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN: , ,

PAIS: España

DURACIÓN: 90 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Begin Again

ESTRENO: 04 de Enero de 2019