CRÍTICA

Matar a Dios

5

Por
13 de septiembre de 2018

El cine ha demostrado que una cena familiar puede devenir en la mejor reflexión sobre la condición humana, ya sea desde el drama (Agosto o Celebración), o la comedia irreverente, como la ópera prima de Casas y Pintó. Sus protagonistas recibe la visita de un vagabundo que asegura ser Dios y que les amenaza con acabar con la raza humana, no sin antes darles la oportunidad de salvar a dos personas. El filme se convierte en una crítica surrealista de los celos, el egoísmo o el rencor, explorados a través de un humor grotesco. Los directores intentan transgredir la comedia negra, evocando los primeros trabajos de Álex de la Iglesia, pero, pese a su originalidad y un reparto en estado de gracia, el ritmo se estanca entre subtramas y personajes que exceden por momentos lo caricaturesco.

Crítica feroz (pero con altibajos) de la condición humana.

SINOPSIS:

Una familia se prepara para celebrar el fin de año en una aislada casa en medio del bosque. De pronto irrumpe en la casa un misterioso vagabundo, es enano y dice ser Dios. El vagabundo amenaza con exterminar a la especie humana al amanecer: sólo se salvarán dos personas y ellos han sido los elegidos para escoger a esos dos únicos supervivientes. Ahora el destino de la humanidad recae en cuatro desgraciados que evidentemente van a querer salvarse. ¿A quién salvarías tú?

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR: ,

REPARTO: , , , ,

GUIÓN:

PAIS: España

DURACIÓN: 90 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Festival Films

ESTRENO: 21 de Septiembre de 2018