CRÍTICA

Mandy

9

Por
30 de octubre de 2018

Panos Cosmatos abre Mandy con más de una declaración de intenciones para dejar claro el ámbito de su segunda película. Hay un proyecto de epitafio (“Si muero, enterradme en las profundidades con un par de altavoces a los pies. Colocadme unos auriculares en la cabeza y rockandrolleadme cuando esté muerto”), una canción de King Crimson (Starless) a todo volumen, un monte cubierto de niebla rojiza y Nicolas Cage talando un árbol.

Así empieza este cantar de gesta moderno, ambientado en unos años 80 de leyenda, un universo encerrado en una crisálida de discos de heavy metal, literatura fantástica e imaginería de fantaterror donde Red (Cage) vive feliz con su pareja Mandy (Andrea Riseborough, vestal), tumbándose bajo las estrellas y hablando de Galactus. “Allí donde estuviera ella, estaba el Edén” decía Adán de Eva, según Mark Twain, y eso es Mandy para Red.

Ese paraíso personal, pulcramente representado, se ve arrasado por una secta satánica apoyada por íncubos moteros cuyo líder afirma que su propio álbum de folk suena mejor que los Carpenters. En efecto, un absoluto supervillano. La irrupción de estos renegados del diablo quiebra la historia secuestrando y asesinando a Mandy.

El romance metalero se transforma en un relato de venganza donde Cage emerge convertido en guerrero cimmerio, mastica y escupe el viaje del héroe de Joseph Campbell sobre un charco de sangre con restos de cocaína y, hacha en ristre, se lanza a la caza de demonios bajo el último score de Jóhann Jóhannsson, tan denso como las imágenes de Cosmatos.

Su matanza no es solo una violenta vendetta, es la aceptación completa del imaginario de la persona amada como manera de recordarla; una inmersión en su mundo tan volcánica como el dolor del duelo ante la pérdida. Es salir del infierno devorando planetas. Lo que Nicolas Cage lleva haciendo toda la vida.

Ponche de ácido lisérgico para matar amando: la anábasis de Nicolas Cage es un descenso a los infiernos interiores por el camino del amor y la barbarie.

SINOPSIS:

Ambientada en 1983, la película narra la historia de Red Miller y Mandy Bloom que viven aislados del mundo en el bosque. Sus vidas se verán truncadas, cuando el líder de una secta se obsesiona con Mandy y la secuestra. Red saldrá en busca de los miembros de la secta que se llevaron al amor de su vida con la intención de vengarse.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , ,

GUIÓN:

PAIS: EE. UU.

DURACIÓN: 121 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Surtsey

ESTRENO: 09 de Noviembre de 2018

Así ayudó Nicolas Cage a rodar ‘Adiós’ en Las 3000 Viviendas

Conseguir acceso para rodar en las zonas más peligrosas de Sevilla no era tarea fácil, pero ayuda tener a Nicolas Cage de tu lado.

Nicolas Cage va a interpretarse a sí mismo en una película demasiado loca para ser verdad

Se titula 'The Unbearable Weight of Massive Talent' e incluye viajes en el tiempo, traficantes de droga... y a Quentin Tarantino.

‘Color Out of Space’ podría ser la primera entrega de una trilogía inspirada en el universo de Lovecraft

Nicolas Cage protagoniza la próxima película de la productora SpectreVision, que planea seguir adaptando al terrorífico autor de Providence.

Sion Sono: Pasado, presente y futuro de un extremista

'El club del suicidio', 'Love Exposure', 'Himizu'… Repasamos la filmografía de un cineasta capaz de inquietar hasta a Nicolas Cage.