CRÍTICA

Los europeos

7

Por
31 de agosto de 2020

Manda narices que este verano carcelario, cuando las playas y el turismo se han convertido en fruto prohibido y vector de la peste, sea la estación elegida para estrenar la adaptación de la novela playera e ibicenca de Rafael Azcona. Una ocasión y unas circunstancias que, precisamente por lo incómodas, se adecúan muy bien al principio básico que el guionista de Plácido seguía en sus mejores historias, como esta misma: no es solo que al protagonista de Los europeos, un Raúl Arévalo que derrama pusilanimidad como si fuera caspa, le salga mal todo lo que puede salirle mal, sino que su idiosincrasia de varón ibérico frustrado y malfollado contribuye a volver ese “todo” aún peor.

Llevando a la pantalla esta fábula, generosa en tristeza y vergüenza ajena, Víctor García León da de lado su aspecto más tópicamente azconiano (el comentario bilioso sobre la apertura al turismo, el bikini y las divisas) para quedarse con la peripecia sentimental y sórdida que articula la segunda parte del libro. Así, el director y los guionistas optan por un tono más cercano a la delicadísima Más pena que gloria que a la farsa grotesca de Selfie, librándonos de hacer frente a un Berlanga de imitación pero también privando a Los europeos de esa vertiente satírica que tal vez nos hubiese ayudado a entenderla mejor y hubiera vuelto más humanas las reacciones de un personaje principal al que este crítico no puede sino detestar con toda su alma… tal vez por reconocerse demasiado en él. España es lo que tiene.

La caza del bikini vista por un Azcona lleno de melancolía.

SINOPSIS:

España, finales de los años 50. Miguel y Antonio son dos solteros treinteañeros, quienes viajan a Ibiza movidos por el mito sexual de las turistas europeas y la ilusión de libertad. Allí, nada será como ellos esperaban.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , , , ,

GUIÓN:

PAIS: España

DURACIÓN: 89 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Orange TV

ESTRENO: 31 de Agosto de 2020