CRÍTICA

Los 50 son los nuevos 30

5

Por
08 de junio de 2018

Por medio de una maniobra astuta, que justifica de por sí el trabajo creativo en la distribución cinematográfica, el anodino título original de esta comedia francesa (Marie-Francine) demudó en el mucho más específico, y generacional, Los 50 son los nuevos 30. Un legítimo anzuelo que cuando menos estira en dos décadas el target de edad a quien va dirigido el filme, y que engancha también a los ‘viejóvenes’ (doy fe). Tras el disfraz, se dice, una de las comedias románticas más exitosas en lo que va de temporada en Francia, dirigida y protagonizada por Valérie Lemercier, quien se acompaña en el reparto de nombres como los de Patrick Timsit, Hélène Vincent, Philippe Laudenbach o Denis Podalydès (al que hace muy poco hemos podido disfrutar en El buen maestro).

De la noche a la mañana, una bióloga se encuentra sin trabajo y con la sorpresa de que su marido la ha abandonado por una joven treintañera. Aparentemente fuera de la edad de merecer, a la mujer no le quedará otro remedio que regresar a casa de sus padres, y aceptar la encomienda de un despacho de cigarrillos electrónicos que, voilà, se encuentra haciendo esquina con un restaurante cuyo chef atraviesa también una crisis existencial. Y aunque el romance es inevitable, lo descabellado de las situaciones, la retórica de los diálogos y lo atropellado del montaje es cortesía de una cineasta que cuando rueda desmejora su trabajo como actriz.

Tan chauvinista y fullera como un discurso de Marine Le Pen.

SINOPSIS:

De la noche a la mañana, Marie-Francine se queda sin marido, quien la deja por una mujer más joven, y sin trabajo, por lo que no le queda otro remedio que volver a casa de sus padres a los 50 años. Todo cambia cuando conoce a Miguel, un chef que está pasando por lo mismo que ella.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: ,

GUIÓN: ,

PAIS: Francia

DURACIÓN: 95 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Caramel Films

ESTRENO: 15 de Junio de 2018